La población de 25-64 años que estudia vuelve al nivel de antes de la crisis

El porcentaje de personas de entre 25 a 64 años que sigue algún tipo de educación o formación en España aumentó a partir de 2008 para ir descendiendo después, pero la tendencia vuelve a cambiar y en 2019 se ha llegado al 10,6%, cifra similar a la de antes de comenzar la crisis.
Lunes, 24 de febrero de 2020
0

La heterogeneidad del colectivo poblacional considerado, de 25 a 64 años, hace que su participación en la formación también sea bastante dispar. Así, se observa el descenso de la participación en la formación a medida que se incrementa la edad.

La población de 25 a 29 años, con un 25,5%, es la que presenta un porcentaje más alto, y significativamente distanciado del siguiente grupo de edad, 30 a 34 años (14, 9%) y 35 a 44 años (11,1%). Los grupos de 45 a 54 años, con 8,5%, y de 55 a 64 años, con 4,8%, presentan los porcentajes más bajos.

Lo señala la reciente estadística “Nivel de formación, Formación permanente y abandono” del Ministerio de Educación, basada en la Encuesta de Población Activa (EPA), y para publicar estos porcentajes el departamento que dirige Isabel Celaá tiene en cuenta a las personas que reconocen haber seguido algún tipo de formación cuatro semanas antes de ser entrevistados para la estadística.

Precisamente, la ministra se ha referido esta semana en el Congreso a la importancia de la formación permanente: “El derecho a una formación permanente ha de configurarse como un valor irrenunciable de país”. “Las personas, desde sus edades más tempranas hasta los momentos más tardíos de su desarrollo han de ver en la Educación su instrumento más preciado para poder desarrollar su proyecto de vida“, añadió.

La población de 25 a 29 años, con un 25,5%, es la que presenta un porcentaje más alto, y significativamente distanciado del siguiente grupo de edad, 30 a 34 años (14, 9%)

La población adulta que se forma se ha mantenido varios años con un porcentaje similar, oscilando entre el 10,7 y el 10,8% (de 2005 a 2009), mejorando las cifras en los años siguientes y llegando al 11,4% en 2013. Los últimos datos conocidos sobre España, que suponen 0,2 puntos más que en 2018, son más bajos que los de la media de la UE, el 11,1%.

Por países (con datos de 2018), destaca Suecia, donde el 29,2% de su población en el citado tramo de edad estudia, seguida por Finlandia con el 28,5% y Dinamarca, 23,5%. Sin embargo, porcentajes más bajos que la media española se pueden ver en Alemania (8,2%) o Italia (8,1%); aunque los países europeos con los peores porcentajes son Rumanía (0,9%) y Bulgaria (2,5%).

El aprendizaje permanente es precisamente uno de los principios marcados por la UE y en nuestro país la Educación para las personas adultas se imparte en centros específicos, está integrada en centros de otro tipo de enseñanzas o a través de actuaciones diversas.

Durante el curso 2017-18, los adultos recibieron formación permanente en 1.470 centros específicos (1.427 públicos y 43 privados), en 423 centros dedicados a otro tipo de enseñanzas (384 públicos y 39 privados) y se produjeron 467 actuaciones (452 en centros públicos y 15 en centros privados), según el informe 2019 sobre el estado del Sistema Educativo del Consejo Escolar del Estado. Por sexos, en España las mujeres siguen más cursos a edad adulta que los hombres, pues el porcentaje de ellas es del 11,7% frente al 9,5% de ellos.

Otro dato destacable de la estadística de Educación es que a mayor nivel de estudios aumenta el porcentaje de personas que siguen estudiando: el 17,6% de los que tienen Educación Superior continúan formándose frente al 3,7% de los que no llegan a contar con el Bachillerato.

En la mayoría de comunidades aumentó el número de personas adultas que seguía alguna formación excepto en Aragón, Cantabria, Comunidad Valenciana, Madrid y La Rioja.

0
Comentarios
  1. Noticias | Del 22 al 27 de febrero - UCETAM
    24 de febrero de 2020 10:02

    […] ⇒ Leer más ⇐ […]