fbpx

Manuel Corredoira: “Aquí aprovechamos la Lomce para reforzar las Matemáticas dos horas semanales”

Galicia ha sido la gran triunfadora del último PISA. Eso dicen sus 510 puntos en Ciencias, 9 más que la segunda (Castilla y León) y 40 más que la última (Canarias). El director general de Educación de Galicia nos acerca las principales líneas de actuación de la comunidad.
José Mª de MoyaMartes, 18 de febrero de 2020
0

Manuel Corredoira lleva más de 20 años diseñando la política educativa gallega. XUNTA DE GALICIA

En esta entrevista conversamos con el artífice del “milagro gallego” en PISA y en otros indicadores educativos. Aunque, como verán por sus respuestas, poco hay de milagroso en los ingredientes de su receta: estabilidad normativa, formación ah hoc del profesorado y refuerzo escolar.

¿Cómo valora los resultados de Galicia en PISA?
—Como los frutos de años de progreso continuado manteniendo una línea de trabajo, con convicción y apostando por estrategias que aborden problemas educativos como son trabajar la diversidad, los refuerzos, el plurilingüismo o impulsar las Matemáticas, que en PISA 2006 se vio como nuestro punto débil.

Mejoran en Matemáticas (de 494 a 498 puntos) y se mantienen en Ciencias (510), y son de las pocas comunidades que lo hacen.
—Sí, Galicia se mantiene en un nivel de excelencia en un contexto en que las demás no mejoran, ni las comunidades en el caso de España ni los países en el de la OCDE. Es cierto que las variaciones de pocos puntos no son tan importantes, pero es significativo que Galicia, en su momento, aprovechando la Lomce, reforzara las Matemáticas con dos horas más a la semana en Primaria y también en ESO, y que ahora hayamos mejorado en esa competencia. En Ciencias siempre hemos sido fuertes y seguimos siéndolo. Tenemos programas de apoyo en todos los niveles, Bachillerato de excelencia científica, estamos trabajando la robótica, la programación… Y hemos preservado las líneas de apoyo al profesorado, lo que incluye una importante red de centros de formación, que con la crisis se ha mantenido al tiempo que se creó un Centro Autonómico de Formación e Innovación en Santiago de Compostela. También hemos apostado por la formación en centros.

Van camino de convertirse en la “Finlandia española”… ¿Otras claves de sus buenos resultados?
—También es positivo que desde 2009 haya estabilidad política porque esto contribuye a que haya estabilidad educativa. Es evidente, y lo estamos viendo ahora, que cada vez que hay un Gobierno nuevo que pretende hacer cambios, la comunidad educativa se resiente de alguna manera. En Educación los cambios tienen que ser medidos y asegurarse de que cumplen el objetivo que se pretende: que la calidad educativa y la atención al alumno sean lo mejor posible. Eso aquí lo tenemos muy claro tanto en las políticas a medio como a largo plazo, con programas de mejora educativa, de apoyo a los alumnos y a los centros con más dificultades. Antes lo hacíamos a través del Programa PROA, hoy lo hacemos con contratos programa, pero el objetivo es el mismo: reforzar las competencias básicas.

Habló antes de la Lomce como oportunidad… A pesar de las críticas que ha recibido, ¿le deben parte de su éxito?
—Sí, de un lado la mayor autonomía que otorga a los centros les permite definir unas líneas educativas y que la formación del profesorado se adecue a lo que el propio centro demanda. Además, implantamos la Lomce procurando que no supusiera un salto, que se mantuviera aquello que era positivo y a lo que los centros estaban acostumbrados. Abordamos los currículos de la manera más competencial posible, relacionando las competencias, los estándares y los objetivos de las materias. También desde el principio apostamos con fuerza por la Formación Profesional Básica, que permite que los alumnos que tienen o han tenido más dificultades sigan integrados en el sistema educativo. Creemos que esta etapa, de dos cursos, mejora los PCPI, de uno. Este curso tenemos ya 5.000 alumnos y vemos que la ley del actual Gobierno la mantiene con la misma estructura, lo que creo que es un reconocimiento de que es una buena herramienta.

¿No afectó la crisis y los recortes?
—En 2009 se redujo el horario del profesorado de Primaria de 25 a 21 horas y uno de los primeros acuerdos a los que se llegó fue volver a las 25 horas. Los refuerzos y apoyos se han mantenido porque se ha dispuesto de la plantilla adecuada. Más aún, el número de profesores de PT y AL se ha incrementado de manera exponencial, porque apostamos por una escuela inclusiva en que el centro ordinario sea el de referencia y los de Educación Especial sean solo para los casos en que en verdad se necesitan, por supuesto siempre de acuerdo con las familias. La crisis no ha hecho mella en los recursos educativos destinados a los alumnos. En su momento sí es cierto que hubo una bajada de salarios, pero el número de profesores en ningún momento bajó.

En Secundaria, el incremento del horario de 18 a 20 horas nos permitió una mayor atención al alumnado con la misma plantilla pero con más dedicación. La ratios máximas de alumnos por aula nunca han subido de los niveles precrisis, 25 en Primaria y 30 en Secundaria, lo que creemos que también está siendo un factor importante de los buenos resultados. De hecho, tenemos la ratio por profesor más baja de España con 10,3. Aquí, recortes en recursos de atención al alumnado, no ha habido.

Y los salarios, ¿se han recuperado?
—Sí, a base de los incrementos de los últimos años. Galicia ahora mismo está en una posición en la parte media-alta de retribuciones, mediante el acuerdo que se firmó hace dos años. Y es la comunidad con la tasa de interinidad más baja de España, en torno a un 7%.

¿Cómo afrontan la próxima derogación de la Lomce?
—Los partidos actuales en el Gobierno sienten que tienen la exclusiva de la regulación educativa y que cualquier cosa que haga otro Gobierno, en este caso el del PP, no tiene legitimidad. Es derogar porque sí, no por la mejora. El Gobierno es el que hay y con estos bueyes hay que arar… Nuestra apuesta siempre ha sido avanzar hacia un consenso educativo. Y en su momento parecía que se podía lograr.

0
Comentarios