Ainara Zubillaga: “Aunque la vuelta sea en septiembre el centro no va a abrir como cerró”

En este primer informe Fundación Cotec sitúa el foco más allá de lo inmediato, en cómo será el post Covid en las aulas.
Saray MarquésMartes, 28 de abril de 2020
0

Ainara Zubillaga, coautora del informe. FUNDACIÓN COTEC

De la noche a la mañana, Ainara Zubillaga, directora de Educación y Formación de Fundación Cotec, pasó de promover el consenso en Educación de la mano de Toni Roldán y Antonio Cabrales a analizar el impacto de la Covid-19 en el sistema educativo, desde casa, con tres hijos en edad escolar.

A día de hoy, ¿qué escenario ve más factible?
—La vuelta en mayo la veo complicada. En junio parece que se baraja, pero no me parecería raro que fuera en septiembre.

Aunque se pudieran abrir los centros en mayo plantean entender este último trimestre y el curso que viene como unidad, salvo en los cursos de fin de ciclo.
—Sí, nos encontramos ante una oportunidad, derivada de la necesidad, de analizar el currículum: no solo la cantidad de contenidos, su estructura, la relación entre ellos. Esto estaba sobre la mesa del Ministerio. Se puede aprovechar para reformularlo en vez de optar por adaptaciones para salir del paso este tercer trimestre. El impacto importante viene el curso que viene, ahí muchos alumnos y alumnas se la juegan en términos de aprendizaje. Estamos ya en un punto en que la mirada tiene que ser hacia lo que está por venir.

"

Nos encontramos ante una oportunidad de analizar el currículum: no solo la cantidad de contenidos, su estructura, la relación entre ellos

"

¿Cómo se evaluaría?
—Al unir el tercer trimestre y el curso próximo la evaluación sería diagnóstica, para identificar aprendizajes que son necesarios y no se han adquirido.

¿Es clara la orden para el cierre de este curso?
—El Ministerio ha dado un marco que compartimos, pero han sido unas directrices muy generales. Ha habido comunidades que se han “rebelado” un poco, y esto tiene un peligro. Si la cabeza que coordina no marca unas directrices y se deja en manos de las comunidades se pueden producir desigualdades a raíz de distintas políticas autonómicas y decisiones de cada centro en virtud de su autonomía. Habría estado bien que el Ministerio hubiera marcado, respetando las competencias autonómicas y de los centros y claustros, unas orientaciones más claras en torno a la evaluación y a la reformulación curricular.

"

Si la cabeza que coordina no marca unas directrices y se deja en manos de las comunidades se pueden producir desigualdades

"

¿Ve factible un PROA post Covid, que costaría 2.000 o 3.000 millones de euros?
—Son decisiones que dependen del Gobierno e incluso de las directrices europeas. Pero más que nunca en esta situación el impacto se va a ver a posteriori. Si como país no decidimos ahora invertir lo necesario en el sistema educativo para intentar mantener la cohesión y no ahondar en brechas de equidad los costes van a venir después y bastante peores. La política es priorizar, y en una crisis esa priorización es más complicada y necesaria. El sistema sanitario tiene una serie de demandas que en una emergencia como esta han de estar por delante de una manera muy evidente, pero la falta de inversión en Educación afecta cuando ya haya pasado el tiempo al posicionamiento como país, al modelo productivo, al tipo y calidad del empleo. Si no se afrontan los costes educativos derivados se incrementarán las brechas del futuro.

¿Cómo será la vuelta?
—Va a haber una parte de gestión y Educación sanitaria muy importante que se deberá incorporar en la cultura y dinámica de los centros. Por eso en el informe planteamos el quinto escenario, la posibilidad de que se reabran y, por un rebrote, se tengan que volver a cerrar, para hablar de la necesidad de anticiparnos, de que no nos pase como ahora. Esto es algo que nadie vio venir, se ha salido como se ha podido y bastante bien se está saliendo, pero debemos aprender qué nos vale y qué no.

Creo que la parte sanitaria va a tener más impacto en la dimensión educativa del que somos conscientes. Aunque la vuelta sea en septiembre, el centro no va a abrir como se cerró. Si las recomendaciones sanitarias obligan a una distancia de seguridad entre niños esto va a influir en una reivindicación tradicional de los profesores, la ratio, los tipos de agrupamiento, pero también en las metodologías, los espacios, en cómo se comparten.

0
Comentarios