Jitsi: una buena alternativa para las clases a distancia

La plataforma permite videollamadas gratuitas y de código abierto con una interfaz muy intuitiva.
Adrián ArcosMartes, 5 de mayo de 2020
0

Como vemos en el reportaje Apps de videollamadas, las aulas de la cuarentena, Jitsi es la aplicación que mejor puntuación obtiene en todos los parámetros analizados. Jitsi es un servicio de videoconferencias libre, gratuito y de código abierto que funciona a través de un navegador web y, si se desea, en el caso de dispositivos móviles, a través de la app Jitsi Meet –para Android o IOS–.

No es necesario registrarse ni por parte de quien convoca la videollamada ni para quien participa, todo puede hacerse mediante un enlace. Además, permite mostrar el escritorio o aplicaciones de cualquiera de las personas participantes, que pueden hacerlo mediante vídeo, audio o chat de texto.

A primera vista, comprobamos que, con esas características, puede resultar muy útil para la enseñanza a distancia. Luis Miguel Iglesias, profesor de Matemáticas y miembro del Consejo Asesor del Proyecto Estalmat de Andalucía, asegura que “Jitsi ofrece múltiples potencialidades de uso en el ámbito educativo, desde opciones en comunicación con otros docentes –reuniones de equipos educativos, coordinación de equipos directivo y otros órganos colegiados en el ámbito de la organización escolar– y con los alumnos, ofreciendo la posibilidad de impartir clases virtuales”.

En un artículo escrito para el Centro Nacional de Desarrollo Curricular en Sistemas no Propietarios (Cedec), Iglesias afirma que, tras valorar distintas herramientas, se decantó por implementar en su centro la herramienta Jitsi. Para el profesor, “lo mejor de todo es que no tienes que instalar absolutamente nada. Con apenas unos clics puedes comenzar tu reunión telemática con Jitsi“.

"

Es una herramienta que cumple sobradamente los requisitos necesarios para ser usada en el ámbito educativo

"

Iglesias recomienda su uso, ya que “es una herramienta que cumple sobradamente los requisitos necesarios para ser usada en el ámbito educativo, incluso si el centro dispone de los medios técnicos y humanos para desplegar su propio servidor que aloje las videoconferencias”.

Y más allá de la dicotomía software libre versus privativo/comercial, el profesor considera que “es una app intuitiva, libre –con todo lo que implica su filosofía, más allá del gratis total– y segura  –garantizando nuestra privacidad y la de nuestros alumnos–”.

El uso de esta plataforma se ha extendido más allá del ámbito educativo, llegando incluso a ser adoptada por el Gobierno de España para gestionar las ruedas de prensa. Es por ello que el profesor Iglesias pide a las administraciones educativas que desplieguen servidores de acceso para los centros educativos, siguiendo la línea iniciada por otras como EducaMadrid o la Universidad de Granada.

Qué nos permite Jitsi

En un artículo escrito para el Cedec, el profesor Luis Miguel Iglesias enumera las principales utilidades de la aplicación:

  1. Establecer una sesión de videoconferencia con un grupo identificado.
  2. Grabar la sesión.
  3. Ver a todos los participantes en la reunión.
  4. Compartir cualquier contenido de cualquier participante con el resto –toda la pantalla, una aplicación en concreto o, incluso, una única pestaña del navegador–.
  5. Posibilidad de utilizar un Chat entre los participantes.
  6. Solicitar el turno de palabra levantando la mano.
  7. Interesante también la opción de compartir un vídeo desde YouTube y verlo simultáneamente varias personas, para poder establecer un análisis o un debate posterior.
  8. Poder silenciar a quien se incorpora e incluso a todos los participantes al mismo tiempo mientras el profesor o un estudiante interviene.
  9. Posibilidad de configurar la calidad de la imagen entre alta, media o baja, o solo audio para garantizar la continuidad de la sesión, en caso de bajo ancho de banda en la conexión.
0
Comentarios