Los docentes y el Covid-19: a vueltas con la tecnología

0

© ALINA

Durante los largos meses de confinamiento se ha hablado mucho del importante papel que han jugado los docentes en la transición “forzosa” a la enseñanza online tras el cierre de los colegios. Precisamente hoy la ministra Celaá ha resaltado que “tanto los docentes como los estudiantes han demostrado su compromiso y capacidad de adaptación, que es muestra de su inteligencia” en su discurso inaugural de la Cumbre Internacional sobre la Profesión Docente 2020. En realidad, no se ha inaugurado dicha reunión de la que España iba a ser el país anfitrión, porque ha sido cancelada por el Covid-19, pero supongo que nunca hay que desperdiciar una buena ocasión para dar un discurso. De otra forma no se entiende.

La noticia me ha recordado una pregunta que me ha surgido una y otra vez durante estos larguísimos meses de confinamiento: ¿qué medidas ha puesto en marcha el Gobierno para apoyar a los docentes durante la crisis del Covid-19 y para enfrentar un curso escolar lleno de incertidumbres? En el discurso se ha destacado la labor del Ministerio en el desarrollo del portal “Aprendo en casa” y la programación educativa en colaboración con RTVE “Aprendemos en casa”.

Pero eso no contesta mi pregunta. Yo me refiero a las herramientas con las que cuentan los profesores para abordar la transición digital. Y no me refiero a los ordenadores e internet, me interesa centrarme en la formación que reciben para aprender a utilizar la tecnología para mejorar los procesos de aprendizaje. Ya sabemos que llenar las clases de ordenadores no soluciona nada.

¿Qué medidas ha puesto en marcha el Gobierno para apoyar a los docentes durante la crisis del Covid-19 y para enfrentar un curso escolar lleno de incertidumbres?

Según los datos de TALIS (Teaching and Learning International Survey) de la OCDE, una encuesta dirigida a docentes y directores de centros educativos, sólo un 38% de los docentes en España ha recibido formación en el uso de la tecnología en la enseñanza, comparado con una media del 56% de los docentes en la OCDE. Si nos comparamos con los países que han sido más efectivos en la transición a lo digital durante esta crisis, porque en gran medida ya estaba hecha, las cifras son aún más llamativas: el porcentaje de profesores que han recibido formación en el uso de la tecnología alcanza el 65% en Australia, 75% en Inglaterra y el 88% en Singapur.

Como consecuencia de la falta de formación, sólo el 36% de los profesores en nuestro país se siente preparado para enseñar empleando la tecnología, por debajo de la media de la OCDE y de los países en los que el nivel de formación es mejor.

Como todas las preguntas subjetivas, aquellas que tienen que ver con la percepción de los propios docentes de su nivel de preparación, tienen trampa. Los docentes de países en los que el nivel de rendimiento de los alumnos es bajo, y en los que la evolución a lo digital está aún en etapas muy iniciales, tienden a tener la percepción sesgada de que están bien preparados. Este es el caso de México o Turquía donde más del 70% de los profesores cree estar bien preparados para el empleo de la tecnología en el aula, a pesar de su bajo nivel de formación. Probablemente perciben que su preparación es suficiente para el nivel de exigencia en competencias digitales que tiene su sistema educativo, que es baja.

Como consecuencia de la falta de formación, sólo el 36% de los profesores en nuestro país se siente preparado para enseñar empleando la tecnología

Este sesgo de percepción probablemente ayude a explicar por qué los docentes en España creían en 2018 que no tenían grandes necesidades de formación en el uso de la tecnología. En España sólo el 15% de los docentes contestaron que tenían necesidades de formación, un nivel muy parecido al de Singapur. Muy probablemente se debe a que el sistema educativo en España no había avanzado en el uso de la tecnología en el aula, por lo que los docentes no sentían necesidades acuciantes de formación en este ámbito. Lo contrario de lo que ocurre en Singapur donde el empleo de la tecnología en el aula ya estaba muy extendido y por tanto los profesores sentían la necesidad de mejorar su formación aún más, a pesar de que ya era muy buena.

Un sistema educativo que promueve el uso de la tecnología genera la percepción entre sus profesores de que necesita un mayor nivel de formación, mientras que los profesores que trabajan en entornos que no han progresado en el proceso de digitalización no sienten esa necesidad. Esta interpretación la corrobora el hecho de que mientras que en España el 21% de los directores afirman que en sus centros el equipamiento de ordenadores es una limitación, sólo el 2% de los directores en Singapur están de acuerdo.

Volviendo al discurso de la ministra, en el que se felicita por los obstáculos superados, estos datos ponen de manifiesto que ya en 2018 los docentes en España tenían un nivel de formación en el uso de la tecnología muy inferior al de otros países y, por tanto, no se sentían preparados para incorporar la tecnología a la enseñanza. Aunque en ese momento no tenían la percepción de que eso fuese un déficit importante, el cierre de colegios habrá resultado muy difícil a aquellos que no tenían las herramientas básicas para afrontar un cambio tan radical.

Un sistema educativo que promueve el uso de la tecnología genera la percepción entre sus profesores de que necesita un mayor nivel de formación, mientras que los profesores que trabajan en entornos que no han progresado en el proceso de digitalización no sienten esa necesidad

Pero esta situación está lejos de estar superada. Lo más probable es que en el próximo curso escolar la necesidad de mantener las medidas de distanciamiento social suponga la implementación generalizada de modelos blended que combinen la educación online con la presencial. Es más, es fundamental prepararse con antelación frente a la posibilidad de que nuevos rebrotes lleven al cierre temporal de colegios.

Un componente fundamental de dicha preparación consiste en apoyar al profesorado, ofreciendo una formación adecuada en el uso de la tecnología en la enseñanza. No hay adaptación posible sin formación. Y no hay tiempo que perder.

 

 

0
Comentarios
  1. Los docentes y el Covid-19: a vueltas con la tecnología – Cibaeño
    3 de junio de 2020 07:28

    […] fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); }(document, 'script', 'facebook-jssdk')); Fuente Aqui 0 comentarios 0 […]