Manu Velasco: “Hay que reconocer el gran esfuerzo de todos para salvar nuestro sistema educativo”

Manu Velasco acaba de presentar su primer libro: 'Soñando personas', un trabajo prologado por Ángeles Caso, donde demuestra su capacidad de jugar con las palabras.
Diego FranceschLunes, 8 de junio de 2020
0

Manu Velasco.

Manu Velasco no necesita presentación puesto que tiene sobrada fama entre sus compañeros de profesión por su dedicación y generosidad. Se define a sí mismo como “maestro con los pies en la tierra y la cabeza en las estrellas” y cuenta con miles de seguidores en sus redes sociales y blogs, donde comparte reflexiones y recursos para mejorar la docencia: elblogdemanuvelasco.com y ayudaparamaestros.com. En esta entrevista exclusiva nos habla de su experiencia docente en estos meses de confinamiento y de lo mucho que echa de menos a sus alumnos.

Además, acaba de publicar su primer libro: Soñando personas (Loyola) que promete ser todo un éxito, como todos sus proyectos anteriores. Un trabajo donde demuestra su capacidad de jugar con las palabras. Su maestría “en observarlas, acariciarlas, doblarlas, darles forma y convertirlas en aviones de pa(labras)pel que despegan, vuelan y aterrizan justo en el sitio en el que tú necesitas”, como dice la escritora Ángeles Caso en el prólogo.

En 2018 recibió uno de los Premios Magisterio a los Protagonistas de la Educación y también fue segundo Mejor Docente de España en 2017, en los galardones que entrega cada año Educa Abanca.

Pregunta. ¿Cuál es tu idea de la educación?
Respuesta. —Es una idea sencilla. Creo en una educación que permita que nuestros alumnos, cuando abandonen las aulas, se vayan con la cabeza llena de conocimientos útiles, con las manos repletas de competencias y con el corazón más grande.

¿Crees que hay que cambiar muchas cosas para que ese modelo educativo se instale en nuestras aulas?
—En mi opinión, para conseguir cualquier mejora educativa es imprescindible que se reduzca la ratio y que se aumenten los recursos humanos y materiales. Sin esos cimientos es difícil construir un modelo educativo estable.

¿Cómo has vivido la experiencia de enseñar desde casa?
—Pues como todos mis compañeros, haciéndolo lo mejor posible con lo que tengo a mi alcance e intentando no desfallecer por la falta de criterio de determinados responsables educativos y por la excesiva burocracia.

“Para conseguir cualquier mejora educativa es imprescindible que se reduzca la ratio”

¿Vamos a un modelo híbrido presencial y a distancia o no?
—Este modelo ya existe, sobre todo en la enseñanza universitaria. En otras etapas educativas como Educación Infantil y Educación Primaria no lo veo viable ni aconsejable. Puede servirnos en estos momentos, pero estos meses nos han demostrado que para educar es necesario el contacto y mirar a los ojos.

¿Qué falla en nuestra relación profesor-alumno?
—Cada profesor intenta tener la mejor relación posible con sus alumnos y, puestos a generalizar, en este caso me quedo con que no falla nada o con que falla muy poco. En caso de fallar algo, cada profesor es muy consciente de ello e intenta remediarlo lo antes posible.

¿Y los padres, se pueden implicar más?
—Creo que en estos momentos están haciendo incluso más de lo que pueden hacer. Habría que empezar por reconocer el gran esfuerzo que está realizando toda la comunidad educativa para salvar nuestro sistema educativo. Familias, alumnos y docentes están dando una lección ejemplar de adaptación y de trabajo en equipo que se debe poner en valor.

¿Qué pides a la actual ministra de Educación, Isabel Celaá?
—Simplemente le pediría que aproveche esta ocasión para que la reducción de ratios que va a provocar esta pandemia se quede para siempre. Si queremos una educación personalizada y de calidad, si queremos que lo primero sean las personas, debemos disminuir la ratio y aumentar el profesorado. A partir de aquí, ya podríamos hablar de todo lo demás: metodologías, competencia digital, innovación educativa, etc.

¿Crees que hay que derogar la Lomce y aprobar la nueva ley?
—Asistimos atónitos a un baile de leyes que no tiene ningún sentido. Urge una alianza educativa que nos lleve a un proyecto educativo que otorgue mayor autonomía y que involucre a todos. No se debería hacer una ley educativa sin tener en cuenta y sin escuchar la voz de los que más saben de educación: docentes, alumnos y familias.

“Urge una alianza educativa que otorgue mayor autonomía y que involucre a todos”

¿Qué echas de menos estos días?
—Cambiaría la pregunta por: “¿A quién echas de menos estos días?”. A mis alumnos de 2º y 3º de Educación Primaria.

¿Cómo vas a evaluar el curso?
—Con sentido común, con responsabilidad y de una manera justa.

En estas circunstancias, ¿nos hemos dado cuenta de que son las nuevas tecnologías una herramienta imprescindible para enseñar?
—Son un recurso más que puede ayudarnos y enriquecer nuestra práctica educativa, pero teniendo siempre muy presente que las nuevas tecnologías son un gran tren capaz de llevarnos a sitios maravillosos, sabiendo en todo momento que las vías por las que circula ese tren siempre se llamarán pedagogía. Las nuevas tecnologías deben estar al servicio de la pedagogía, nunca al revés.

¿A quién admiras en educación?
—No hay tarea más incierta que educar. Eso genera en nosotros una gran inseguridad. Por ese motivo los docentes hemos de reconocernos como aprendices permanentes de esas personas que tanto pueden enseñarnos: niños, compañeros y familias. Es impensable evolucionar sin un aprendizaje continuo. Por este motivo, admiro a mis compañeros, a mis alumnos y a mis familias.

¿Cómo crees que volveremos a las aulas en septiembre?
—Pues estoy contemplando un poco de improvisación. Puedo entender todas las medidas que se proponen, porque la salud y la seguridad deben prevalecer, pero en ningún momento se habla de lo realmente importante para poder llevar estas medidas a cabo. Es necesario que se dote a todos los docentes y a todos los centros educativos de los recursos necesarios para esta situación y, sobre todo, y, ante todo, son necesarios más docentes. Me da pena la situación que se avecina, ya que el contacto estará limitado y los niños aprenden jugando, compartiendo, experimentando…

“No hay tarea más incierta que educar. Eso genera en nosotros una gran inseguridad, por eso somos aprendices permanentes”

Curriculum vitae

  • 2004: Maestro. Manu es maestro de Educación Física desde 2004, Maestro de Infantil desde 2006 y Maestro de Lengua Inglesa desde 2008. En 2014 obtiene el Grado en Educación Primaria (mención en Educación Física) y en 2018 el Máster en Diseño Tecnopedagógico.
  • 2001: Bloguero. Tiene miles de seguidores en sus blogs www.elblogdemanuvelasco.com y
    www.ayudaparamaestros.com donde comparte recursos y reflexiones para mejorar la docencia.
  • 2018: Premio Magisterio. Manu recibió el Premio Magisterio 2018, además de los premios Mejor Docente de España 2017 y Mejor blog de E-Learning 2017, entre otros.
0
Comentarios