Los docentes demandan más habilidades digitales ante un curso incierto

El profesorado reclama más formación en competencia digital, metodologías activas y mecanismos de evaluación, además de crear redes para compartir experiencias y prácticas.
Adrián ArcosMartes, 22 de septiembre de 2020
0

© IURIIMOTOV

La suspensión preventiva de la Educación presencial alteró radicalmente los planes previstos para los últimos meses del pasado curso 2019-20. Por mencionar solo tres cuestiones de gran relevancia, el cierre de las escuelas implicó, en primer lugar, una transición forzosa hacia la Educación a distancia, imprevista en todos los sentidos (formación, competencia, recursos, etc.) y con importantes consecuencias en el aprendizaje de los estudiantes.

En segundo lugar, las estructuras organizativas de la escuela se han demostrado firmemente ligadas a la presencialidad. Y por último, el cierre de centros supuso un reto para el principio de equidad, ya que la pandemia ha puesto en evidencia las dificultades para acceder a la enseñanza en línea por parte de muchas familias y estudiantes y la complejidad de la inclusión y la atención a la diversidad en un contexto virtual.

En consecuencia, existen diversos escenarios educativos a lo largo de este nuevo curso 2020-21 –apertura total, asistencia de estudiantes con diversos grados de presencialidad o cierre total– y cada escenario conlleva implicaciones de gran calado que afectan al aprendizaje y la enseñanza.

¿Qué papel tienen los docentes en esta nueva coyuntura? El estudio Panorama de la Educación en España tras la pandemia de Covid-19: la opinión de la comunidad educativa –realizado por un grupo de investigadores de las Universidades de Granada (UGR) y Málaga (UMA) y coordinado por el profesor e investigador de la UGR, Fernando Trujillo– muestra las preocupaciones predominantes entre los profesores españoles de cara al presente curso.

Son muchos los docentes que hablan de una revisión en profundidad del currículo, una auténtica poda para acordar los objetivos y contenidos fundamentales

El estudio refleja cómo, además de la reivindicación por unas condiciones para el aprendizaje y la enseñanza seguras en los centros educativos, el profesorado muestra su deseo de formarse en estos momentos de crisis. Además de la comprensible formación para mejorar su competencia digital docente o para reforzar sus estrategias de enseñanza en contextos virtuales o semipresenciales, el profesorado reclama formación en metodologías activas o en procedimientos de evaluación, feedback y seguimiento del alumnado más allá del rendimiento académico. También defiende la necesidad de crear redes entre docentes –dentro de los centros o entre los centros– para compartir sus experiencias y prácticas.

Precisamente, sobre colaboración entre docentes habla la coordinadora de Educación de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), Tamara Díaz Fouz, en el documento La escuela que viene. Reflexión para la acción es un proyecto conceptualizado, elaborado por Fundación Santillana. Para ella, “que la profesión docente es una profesión muy solitaria (“cada maestrillo tiene su librillo”), ha quedado evidenciado ante la dificultad de impulsar soluciones o propuestas más colaborativas, al tiempo que se ha podido constatar el compromiso del profesorado con sus alumnos, con su formación y bienestar”.

En paralelo a la demanda de formación, se aprecia una reconsideración por parte del profesorado de competencias y aprendizajes que hasta ahora tenían que ver con contenidos más transversales y que con frecuencia quedaban injustamente relegados por el papel central de contenidos más académicos: el aprendizaje autónomo del alumnado, las competencias digitales, la promoción de la salud o la necesidad de una comprensión lectora alta.

En este sentido, son muchos los docentes que hablan de una revisión en profundidad del currículo, una auténtica poda para acordar los objetivos y contenidos fundamentales a los cuales deben apuntar en la docencia de este nuevo curso.

Mejorar las competencias del profesorado

Para combatir estas preocupaciones el profesorado muestra su interés por mejorar su competencia docente en tres ámbitos: estrategias para la docencia a distancia y semipresencial, mecanismos de evaluación justos y adecuados para la situación actual y procedimientos para fomentar la autonomía del alumnado. Para ello verbalizan la necesidad de ajustar el currículo, personalizar las oportunidades de aprendizaje y la acción tutorial y reforzar la competencia digital del alumnado.

En el documento de Fundación Santillana participa también la directora del Grupo Edutec, Lucia Acurio, que se refiere al conjunto de competencias que tiene que desarrollar el docente para ser motor del nuevo paradigma educativo, empezando por orientar al estudiante como ciudadano digital, como gestor autónomo de su aprendizaje, capaz de autoevaluar su desempeño.

Según Acurio, “el docente digital es aquel que se apropia de las estrategias didácticas como la flipped classroom, el aprendizaje basado en proyectos en el marco de Steam, que propicia el aprendizaje cooperativo, o las comunidades virtuales de práctica, y más, mucho más, en ese quehacer diario que le enfrenta a nuevos desafíos.

El estudiante tiene que desarrollar, aceleradamente, la capacidad para gestionar sus aprendizajes con autonomía, y tomar conciencia de cómo se desenvuelve en el día a día con dispositivos digitales y conectado en línea, para que la transferencia del entorno físico al virtual se produzca de manera sana y coherente

Para Carola Silvero, experta argentina en gestión en Tecnologías de la Información y de la Comunicación, “es imprescindible que como docentes empecemos a pensar y proponer el cambio: desde pensar qué es realmente importante que los estudiantes aprendan, cuál es la manera más asertiva de comunicarnos con ellos, qué tipo de actividades puedo proponer desde la virtualidad para que aquello que pretendo enseñar sea aquello que mis estudiantes quieran aprender, cómo hago para que mi espacio de enseñanza virtual no se convierta en una aula tradicional que profundice la exclusión, o qué hago cuando mis estudiantes no tienen todos las mismas posibilidades de acceso a la tecnología o a la conectividad”.

La enseñanza presencial garantiza la igualdad, promueve de manera más efectiva el aprendizaje, y posibilita mejores explicaciones y atención personalizada

Sin embargo, en relación con el desempeño de la enseñanza presencial y virtual, la tendencia más evidente que se plasma en el estudio de la UMA y de la UGR es la reivindicación de la presencialidad por parte del profesorado. La enseñanza presencial no es solo un deseo o una añoranza del tiempo previo al confinamiento, sino que se concibe como una necesidad por diferentes razones: según el profesorado, la enseñanza presencial garantiza la igualdad, promueve de manera más efectiva el aprendizaje, posibilita mejores explicaciones y atención personalizada y permite desplegar todo el potencial educador de los centros educativos.

Tamara Díaz, de la OEI, nos recuerda que “la tecnología ha mostrado sus luces y sombras, y se ha reafirmado el valor central que la escuela tiene, no solo para el aprendizaje o el desarrollo social de los alumnos, sino también como igualador o nivelador social”.

También desde la OEI, Paula Barros, coordinadora de Educación de esta organización en Portugal, considera que “la modernización de la escuela requiere un enfoque sistémico y colaborativo sobre la infraestructura física y la organización espacial, el modelo de gobernanza y la gestión, la autonomía y la descentralización, la adaptación curricular (incluida la prevención-reducción de riesgos y respuesta a crisis), modelos de evaluación, formación docente (inicial y continua) o digitalización, quizás hacia un proceso educativo híbrido con nuevos espacios, enseñanza colaborativa e interdisciplinariedad para la creación de ecosistemas educativos. 

0
Comentarios
  1. #7: El show «TIC educativo» debe continuar – ParaDocentes
    27 de septiembre de 2020 20:58

    […] TIC en educación van a coger más impulso que nunca. Por eso, los docentes estamos demandando más formación y más recursos en competencias digitales. Además de crear redes para compartir experiencias y […]

  2. Ana Isabel Nieto Labrosa
    5 de octubre de 2020 14:48

    Hola:
    Veo que queremos avanzar en un mundo, que a muchos se nos queda un poco grande, como el de la tecnología y
    todo lo relacionado a “online”.
    De manera que tenemos que seguir apostando por clases presenciales porque tan importante es aprender y avanzar, como el tener contacto y sociabilizar con la gente.