Mercedes Hernández: “Hemos trabajado en los tres modelos de enseñanza por si ocurren contratiempos”

La directora del centro explica cómo han afrontado la vuelta al British Council School, teniendo en cuenta la nueva normalidad en la que considera que hay que empoderar a los niños.
Dolores Sánchez JaimeMartes, 15 de septiembre de 2020
0

La entrevistada Mercedes Hernández, directora del British Council School. BRITISH COUNCIL SCHOOL

Tras un largo periodo de confinamiento de la Educación, este año, sin duda, la vuelta al colegio ha generado más incertidumbre y nervios que nunca. Para conocer cómo han vivido y planificado los centros este retorno a las aulas tan atípico y condicionado por el Covid-19, desde MAGISTERIO hablamos con Mercedes Hernández, directora del British Council School, la cual nos explicó cómo han reorganizado el colegio acorde a las medidas higiénico-sanitarias.

¿Desde cuándo lleváis planificando la vuelta al colegio?
—Llevamos trabajando desde mayo en cuestiones como el número de grupos o los espacios. Había que plantear ciertos temas con tiempo, teniendo en cuenta el número de estudiantes, el espacio y el número de grupos.

¿Qué medidas se han adoptado para garantizar la seguridad sanitaria del centro?
—La planificación empezó con lo que es el edificio en sí, mirando las ratios de los distintos espacios y generando, dentro de lo que era la estructura, más espacios y espacios más amplios con el fin de mantener la distancia de seguridad. Otro tema fue la señalización para facilitar la circulación dentro del edificio y, a su vez, se hizo una valoración de riesgo para todas las actividades curriculares y extracurriculares, ya que queríamos adecuarlas a las medidas higiénico-sanitarias relacionadas con el Covid-19. De igual modo, todas las aulas cuentan con dispensadores de gel, material de limpieza y hay aulas que, por el concepto burbuja, se utilizan exclusivamente por un grupo de niños. También contamos con limpieza adicional de las aulas, e incluso, los alumnos cuentan con materiales de limpieza para darles esa sensación de control y seguridad. Por otro lado, otro pilar de esta organización ha sido la formación de todos.

"

Hemos generado más espacios y espacios más amplios para mantener la distancia de seguridad

"

¿A qué formación se refiere?
—Por un lado, la formación del personal para que sepan cómo operar, planear e implementar los protocolos y las medidas acordes al curso escolar. Por otro lado, la formación de las familias a través de sesiones virtuales e informativas que comenzaron en junio y que se han realizado también en agosto y a principios de septiembre. Y, por último, la formación de los estudiantes, tanto virtual, como presencialmente, para explicarles cómo tienen que comportarse y por qué. Además, durante el curso académico, hemos seleccionado algunas oportunidades para integrar aspectos relacionados con el Covid-19.

¿Algún ejemplo?
—Un ejemplo es el programa de Educación Social y Personal, en el cual hemos añadido algunas unidades específicas dentro de la Educación para la Salud con el fin de reforzar algunos mensajes en relación a la transmisión del virus, a la responsabilidad individual dentro del grupo social. Es decir, en lugar de crear una asignatura específica para el Covid-19, la hemos integrado dentro de lo que ya teníamos como oportunidades específicas.

Por lo tanto, ¿estáis también trabajando el bienestar emocional de los alumnos?
—Sí, es muy importante, ya que los niños, en algunos casos, no se sienten participantes y solo sienten que hay restricciones y pautas. Hay que empoderarles en este sentido, generando una situación en la que ellos vean que tienen cierto control, que entienden lo que pasa y que lo que hacen es una cosa buena para ayudar a todos. No obstante, para todo esto se necesita invertir tiempo y hacerlo con recursos acordes al curso escolar.

"

Hay que empoderar a los alumnos para que vean que tienen cierto control de la situación

"

¿Por otro lado, ¿cuál va a ser la ratio en las aulas?
—Entre los más pequeños, un grupo tiene acceso a tres espacios. Tiene acceso a su aula, tiene también acceso a un aula que está al lado y en la cual pueden comer o echar la siesta, y luego tienen acceso a una tercer área de aprendizaje externo donde pueden jugar con su propia arena, con su propia agua. Es decir, hemos mantenido las mismas ratios añadiendo espacio adicional. Entre los más mayores, funcionamos con el metro y medio de distancia de seguridad y, por este motivo y para conseguir que todos los estudiantes tuvieran acceso a las mismas asignaturas, a todas las optativas que habían elegido, tuvimos que crear aulas adicionales.

¿El modelo de enseñanza que se va a seguir es presencial?
—Sí, porque es un compromiso que hemos mantenido con las familias siempre que fuera viable. No obstante, hemos trabajado en los tres posibles escenarios por si ocurren ciertos contratiempos como cuarentenas. En este sentido, hemos instalado cámaras 360º o micrófonos en las aulas para que, desde casa, el alumno pueda participar en clase, interactuar con sus compañeros, es decir, para que se sienta más integrado en el aula, aunque físicamente esté en casa. Hemos instalado este tipo de tecnología en los espacios para estar preparados.

Un tema importante es la figura del coordinador Covid, ¿quién va a asumir esta responsabilidad?
—La parte médica la llevará a cabo nuestra enfermera jefe, pero el equipo de incidencia cuenta con otras personas. Por ejemplo, hay representación docente porque tenemos que ver cómo los programas educativos se adecuan a la incidencia del Covid-19. También tenemos personal de recursos humanos porque somos muy conscientes de que tenemos un equipo de profesionales al que hay que cuidar. En este sentido, todos nos reunimos y hablamos de las diferentes áreas en las que tenemos que responder de manera diferente porque es una cuestión sanitaria muy importante.

¿En caso de que un profesor sea positivo, ¿cuentan con una plantilla de sustitución?
—Sí. Siempre tenemos profesores adicionales de apoyo para poder responder con personal cualificado que pueda dar clases al nivel que merecen nuestros estudiantes.

Y la Educación Física, ¿cómo se va a gestionar?
—Lo que perseguimos es que cada estudiante cree su propia burbuja con su propio material, es decir, una experiencia individualizada que ocurre con otros estudiantes en un espacio, casi siempre, al aire libre.

Por último, ¿cómo afrontáis este nuevo curso tan atípico?
—Teniendo en cuenta los valores del colegio y las competencias que queremos trabajar con nuestros alumnos, esperamos ser creativos, mostrar resiliencia y cuidado en todo lo que hacemos y enfrentarnos a los retos con confianza y con un sentido de comunidad a través de la flexibilidad. Es una oportunidad para aprender todos juntos.

"

En el caso de un positivo, contamos con profesores adicionales para poder responder con personal cualificado

"
0
Comentarios