fbpx

Guía práctica de cómo abordar la transformación digital de un centro educativo

Es esencial contar con un socio tecnológico que acompañe al centro en todo el proceso, desde la conectividad hasta el despliegue de las herramientas.
Belén EspejoJueves, 5 de noviembre de 2020
0

La transformación digital educativa requiere tomar decisiones no solo tecnológicas, sino también pedagógicas. © PAPER_OWL

La Covid-19 ha tenido un fuerte impacto en todos los ámbitos de la sociedad y el entorno educativo no ha sido una excepción. Muchos centros educativos se han visto en la necesidad, en pocas semanas, de pasar de un modelo 100% presencial a un entorno totalmente virtual, poniendo en marcha de manera rápida mecanismos de contingencia para dar continuidad al aprendizaje.

El regreso presencial a las aulas ha requerido la puesta en marcha de diferentes iniciativas para adaptar las condiciones sanitarias en los centros, como la limitación del aforo, la creación de grupos burbuja o la definición de nuevas normas relacionadas con uso del material. A pesar de que la vuelta se ha llevado cabo con relativa normalidad, es evidente que nuestro sistema educativo se enfrenta a un momento decisivo: un punto de inflexión que marca el comienzo de una nueva senda de transformación digital con el objetivo de aprovechar al máximo las posibilidades que ofrece la tecnología.

Sin embargo, en estos días aún se perciben las secuelas que han dejado varios meses de confinamiento, donde se ha puesto de manifiesto la existencia de una doble brecha digital que amenaza el acceso universal a la Educación. En primer lugar, la que afecta a las familias con dificultades para acceder a entornos de conectividad a internet y a los dispositivos digitales necesarios, y que en muchos casos ha derivado en pérdida de aprendizaje por parte de los alumnos. En segundo, la que afecta aún a una parte significativa de los centros y de la comunidad educativa, donde todavía no existen capacidades necesarias para desenvolverse con garantías en un nuevo entorno digital.

Hacia un modelo híbrido

Sin duda, se trata de un enorme reto que lleva de la mano grandes oportunidades, como el acceso a innovadores contenidos que hayan sido diseñados para un nuevo entorno digital atractivo y motivador para los alumnos, la posibilidad de desarrollar las capacidades digitales y potenciar la implicación de las familias y el resto de la comunidad educativa, o la capacidad de personalizar la ruta de aprendizaje a las necesidades de cada alumno, potenciar su talento natural y mejorar sus resultados académicos.

Nos encontramos frente a la oportunidad de reinventar la manera de enseñar y de aprender: un cambio estructural con fuerte impacto en los hábitos del día a día de los centros educativos, donde la tecnología será una herramienta esencial, pero, sin duda, no la única ni la más importante. El reto reside en poder desarrollar un modelo híbrido, donde se potencie al máximo lo mejor de los dos mundos: la metodología pedagógica tradicional y las ventajas de las nuevas herramientas digitales.

Sin embargo, no todos los centros se enfrentan a este reto en las mismas condiciones de partida. Cada centro cuenta con un diferente grado de madurez digital: algunos centros ya han avanzado los primeros pasos en su transformación, ya que cuentan con equipos tecnológicos y están desarrollando contenidos adaptados a este nuevo entorno. Pero otros muchos no disponen aún de plataformas digitales ni colectivos docentes formados en los nuevos recursos y, por lo tanto, tampoco han adaptado su metodología pedagógica al nuevo entorno digital.

Llegados a este punto, hay varias cuestiones que debemos tratar de responder: ¿cómo abordar la transformación digital de un centro educativo? ¿Cuáles deben ser los primeros pasos? ¿Qué decisiones hay que tomar? En primer lugar, tendremos que reforzar la experiencia presencial de aprendizaje digitalizando los centros educativos; dotar de la infraestructura de conectividad y medios audiovisuales necesarios para transformar por completo la experiencia de aprendizaje en los centros. Por otra parte, será necesario dotar, tanto a alumnos como docentes, de nuevas herramientas para desarrollar y extender esa nueva experiencia: dispositivos y plataformas digitales de aprendizaje donde se integren e impulsen herramientas de colaboración en entorno educativo, que estén accesibles desde el centro educativo, pero también desde el hogar.

Pero no sólo habrá que tomar decisiones tecnológicas, sino también pedagógicas. En este sentido, es preciso transformar las dinámicas, las rutinas de aprendizaje y la gestión del día a día, para lo cual será necesario adaptar la metodología, rediseñar los contenidos y transformar otros procesos educativos, como el de evaluación académica. Por último, se requiere reforzar las capacidades digitales del colectivo docente y del resto de la comunidad educativa, en un modelo estructurado de mejora continua, que permita balancear el uso de herramientas tradicionales y virtuales, impulsando la transformación cultural del entorno educativo y garantizando la continuidad del aprendizaje en cualquier situación.

Experiencia integral

Es muy relevante poder contar con un socio tecnológico que acompañe al centro educativo en el momento de emprender esta aventura y en Telefónica Empresas podemos garantizar una experiencia integral, desde la conectividad de los centros hasta el despliegue de las herramientas, la entrega de dispositivos y servicios de soporte integral 24×7 para los alumnos, profesores y centros, así como disponer de una metodología de transformación adaptada al entorno educativo, donde no debe faltar una primera fase de análisis de la situación de partida, que tendrá como objetivo determinar el grado de madurez digital del centro en cuanto a infraestructuras, herramientas y capacidades digitales. 

Partiendo de esta base, el siguiente paso será definir la identidad digital del centro, su nueva forma de enseñar y de aprender, donde la tecnología deber ser un medio, pero no el fin. Esta fase es crucial a la hora de diseñar el nuevo modelo educativo y de seleccionar la tecnología más indicada para hacerlo posible. En esta oferta se deben definir indicadores objetivos para valorar el grado de avance de la transformación.

A continuación, y una vez que la tecnología está desplegada, será necesario realizar una pequeña prueba de concepto en un escenario acotado, con el objetivo de poner a prueba el modelo definido y realizar las correcciones que sean necesarias de forma previa a un despliegue masivo en el resto del centro. En esta fase de implantación, será indispensable dedicar tiempo y esfuerzo para gestionar el cambio para asegurar la adopción de las nuevas herramientas, así como un buen uso de estas, que garantice tanto la seguridad de los alumnos como la implicación de toda la comunidad educativa.

Sin duda, se trata de una transformación profunda; un antes y un después para el modelo educativo tradicional, donde tanto docentes como alumnos evolucionan para adoptar roles diferentes: los primeros, como mentores y artífices de nuevas experiencias y dinámicas educativas; los segundos, como auténticos protagonistas de su propio aprendizaje.

Si quieres más información de cómo digitalizar tu centro, escríbenos a educacion@telefonica.com

Belén Espejo. Consultora en Educación de Telefónica Empresas

0
Comentarios
  1. Resumen de prensa 16 noviembre 2020Escuelas Católicas Castilla y León
    16 de noviembre de 2020 08:25

    […] Guía práctica de cómo abordar la transformación digital de un centro educativo […]