fbpx

La Generalitat incorporará al profesorado vulnerable al Covid el 11 de enero

Desde la Conselleria se sostiene que su sustitución durante el primer trimestre fue una "medida excepcional" mientras se evaluaba la conveniencia de una baja o de una vuelta adaptada.
EfeMartes, 22 de diciembre de 2020
0

Cataluña, como Canarias, ha retrasado la vuelta al cole al 11 de enero.

La Conselleria de Educación ha comunicado al personal considerado especialmente sensible ante la Covid-19 que a partir del próximo 11 de enero deberá reincorporarse a su labor en el centro educativo al que esté destinado.

En un correo electrónico al que accedido Efe, les comunica que “de acuerdo con los criterios que establecen el Departamento de Salud y el Ministerio de Sanidad, y una vez valorado por la Unidad de Medicina del Trabajo, se determina que pueden seguir con su labor en los centros educativos, sin estar en contacto con personas sintomáticas” y “en consecuencia, deberán incorporarse al centro educativo donde tienen destino el próximo 11 de enero”.

Para llevar a cabo la tarea en el centro educativo, “de acuerdo con los servicios de prevención de riesgos laborales, se deberán cumplir con rigor algunas medidas preventivas” añade la carta, enviada el pasado 18 de diciembre.

Medidas preventivas

Entre ellas, la Conselleria cita que se deberá garantizar una distancia física interpersonal de 1,5 metros en cualquier zona de uso común, usar mascarilla FFP2 durante toda la jornada laboral, a la que se añadirá pantalla facial en el caso de que la tarea implique posibles salpicaduras de fluidos biológicos.

También se indica que no se deberán compartir cubiertos u otros objetos de uso personal si no están debidamente lavados, que se deberá asegurar la higiene de manos y de objetos propios del puesto de trabajo, así como mantener una buena higiene de síntomas respiratorios y una ventilación adecuada en el puesto de trabajo.

La Conselleria también ha indicado a los afectados que “como persona especialmente sensible, no pueden hacer acompañamiento en la gestión de casos ante una persona que empieza a desarrolla síntomas compatibles con la Covid en el centro educativo”.

Ante la sospecha de un brote de Covid por parte de los servicios epidemiológicos, o bien cuando haya un caso positivo que pueda ser contacto estrecho, la Conselleria prevé que el equipo directivo informe a la persona afectada de los cambios organizativos que considere para evitar el contacto.

Si se registra algún cambio en el estado de salud de la persona “se deberá rellenar la declaración responsable para que la unidad de Medicina Laboral del Servicio de Prevención de riesgos laborales proceda a revisar el grado de vulnerabilidad”, especifica la Conselleria, que añade en la carta que la información también se ha enviado a la dirección del centro educativo correspondiente.

Rechazo sindical

La comunicación ha despertado el rechazo de algunos colectivos como CSIF, que ha afirmado haber recibido gran cantidad de comunicaciones por parte de docentes afectados, donde “muestran su preocupación, indignación y sorpresa” ante esta decisión.

“Atendiendo a la evolución desfavorable de la pandemia, nos preocupa de forma extraordinaria” la medida, que “está generando angustia y miedo en el colectivo afectado”, ya que “los expone, innecesariamente, a un grave riesgo para su salud”, dado que “para enero se espera un repunte de contagios”, ha indicado CSIF en un comunicado, y ha añadido que “no es momento de correr riesgos estando a un paso de la vacuna”.

Además, junto a otras organizaciones como el sindicato docente Ustec han denunciado que la nueva situación lleva implícita la finalización del contrato de las personas sustitutas, que no percibirán ningún ingreso entre el 21 de diciembre y el 11 de enero de 2021, fecha en la que tampoco tienen garantizado un nuevo destino.

Ustec, mayoritario en la Pública catalana, ha exigido mantener los contratos de este personal, que “ha trabajado igual que todo el mundo en unas condiciones adversas y sin ninguna medida de prevención durante el primer trimestre”, y “se merecen el mantenimiento de sus contratos durante el periodo no lectivo de Navidad”.

Medida "excepcional"

La Conselleria de Educación ha señalado que el nombramiento de sustitutos en los centros educativos para el personal sin baja médica que se declaró vulnerable a la Covid-19 “fue una medida absolutamente excepcional” que “acaba al finalizar este primer trimestre”.

Según la Conselleria, desde finales del curso pasado, se han hecho valoraciones a miles de trabajadores de los centros educativos que alegaron ser vulnerables a la Covid-19.

La “alta concentración de casos por resolver supuso adoptar de manera muy excepcional y por un periodo de tiempo corto” cómo sustituir a personas especialmente sensibles sin baja médica “mientras se valoraba la conveniencia de una posible incapacidad temporal médica o la adaptación al puesto de trabajo”.

La Conselleria ha indicado que el nombramiento excepcional para sustituir a estos docentes que alegaron ser vulnerables mientras no disponían de baja médica, “implica pagar dos nóminas para un mismo puesto de trabajo” y es “una situación excepcional no prevista que no se puede mantener en el tiempo con recursos públicos”.

0
Comentarios