fbpx

Los docentes no respaldan la evaluación del curso pasado

La enseñanza a distancia también les ha resultado más complicada que a los alumnos, según un informe.
Rubén VillalbaMartes, 12 de enero de 2021
0

Más de la mitad de los profesores asegura que ha tenido dificultades para adaptarse a la enseñanza virtual | © STOCK ROCKET

El informe Volvemos a clase de la Fundación SM analiza la percepción y el desarrollo de la labor docente durante el confinamiento. Una de las principales diferencias respecto a los alumnos reside en la valoración que hacen del sistema de evaluación del curso pasado: solo el 35% lo valora positivamente, frente al 85% del alumnado. La explicación puede hallarse, según el estudio, en dos cuestiones. Una, en el proceso de adaptación a la enseñanza virtual, que para los docentes redujo la motivación y el esfuerzo de los estudiantes. La segunda, en las dificultades técnicas de la evaluación a distancia para garantizar su fiabilidad.

Otro de los aspectos en los que difieren alumnos y profesores es en la adaptación al modelo de Educación en remoto: mientras que el 69% de los estudiantes no tuvo dificultades para aprender mediante esta modalidad, un 64% de los docentes admite que le resultó difícil desenvolverse en ella. El estudio concluye que ambas opiniones están interrelacionadas, en el sentido de que “ha sido el esfuerzo de los profesores por gestionar y acertar en la enseñanza a distancia, lo que ha permitido que los alumnos se hayan sentido satisfechos del funcionamiento del nuevo sistema”.

El modelo presencial es también la opción preferente para los docentes (95%), aunque en mayor medida que para los alumnos (75%). También coinciden en que se aprende más en el centro escolar que en el domicilio, si bien los profesores (90%) manifiestan un mayor respaldo. El informe concluye que “son diferencias muy significativas”, atribuyéndolas al distinto grado de esfuerzo que les han supuesto a unos y a otros, y a las diferentes interpretaciones del sentido de la enseñanza presencial.

Difícil conciliación

Por otra parte, el estudio proporciona datos relevantes que permiten dibujar el escenario en que han tenido que desempeñar su labor el profesorado durante el confinamiento. Más de la mitad (un 54%) asegura que dedicaba siete horas o más a la actividad docente, especialmente los de Secundaria y Bachillerato, donde el porcentaje alcanza el 60%. En consecuencia, el 55% admite que tuvo “bastantes o muchas dificultades” para conciliar la vida laboral y familiar. En este sentido, y a diferencia del alumnado, la relación con sus familias durante la cuarentena se mantuvo igual e incluso experimentó un desgaste en el 13% de los casos.

De este modo, los docentes revelan que vivieron una situación socioemocional complicada. El 77% se sintió “muy agobiado por las exigencias laborales”, mostrando incluso mayor preocupación que por la situación sanitaria (61%). Un 68% también manifiesta que la nueva forma de enseñar le generó bastante estrés. En este caso, se aprecia una mayor incidencia en los maestros de Infantil y Primaria (70%) que en los profesores de Secundaria (60%) y FP (58%).

Nuevas metodologías

Pese a este clima, una amplia mayoría (un 80%) asegura que se sintió apoyado tanto por sus compañeros de profesión como por el equipo directivo de su centro. También se muestran positivos al hacer balance de sus capacidades durante la cuarentena: el 75% considera que ha sido capaz de ayudar a todos los alumnos que lo necesitaban y el 70% que ha dado una respuesta adecuada a sus necesidades educativas. Su valoración es también positiva en lo que respecta a sus nuevas destrezas: el 80% afirma que ha aprendido nuevas estrategias de enseñanza y que ha mejorado su manejo de la tecnología.

En esta línea, el 65% de los docentes encuestados asegura que va a introducir nuevas metodologías en sus clases. Priorizan tres ejes de actuación: el bienestar emocional de los alumnos (57%), potenciar el uso de las tecnologías (46%) y dar más énfasis a que los estudiantes aprendan a aprender (39%). También abogan por una adaptación del currículum y del sistema de evaluación.

0
Comentarios
  1. Irene
    13 de enero de 2021 08:59

    Nadie comenta que una de las razones por las que la evaluación fue negativa fueron las palabras de la señora ministra que garantizaba que nadie suspensiese si llevaba bien el curso. Los profesores hicimos lo indecible para modificar los criterios de evaluación y recuperar a ese alumnado que hizo más bien poco, perjudicando, porque ésto es así, a aquellos que lo habían dado todo y más.

    Tampoco se habla de la cantidad de burocracia sobrevenida de la administración para justificar que estábamos haciendo nuestra labor.