fbpx

La lectura resiste en las generaciones más jóvenes

El último barómetro de la lectura en España refleja un aumento de los niños lectores de entre 6 y 9 años y la continuidad de un porcentaje alto del hábito lector hasta los 14 años.
Adrián ArcosMartes, 27 de abril de 2021
0

Hoy los libros tradicionales tienen que luchar contra grandes fuerzas digitales y electrónicas, contra las redes sociales, contra un mundo sobradamente audiovisual… Sin embargo, al contrario de lo que muchos piensan, la lectura resiste estoicamente en las generaciones más jóvenes. Así lo demuestran los últimos estudios publicados por diversas organizaciones con motivo del Día Internacional del Libro, celebrado el pasado viernes.

Según el informe de Hábitos de lectura y compra de libros en España 2020, realizado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), el porcentaje de niños lectores de entre 6 y 9 años ha crecido dos puntos (del 86,8% en 2019 al 88,8% en 2020) y, a partir de los 10 años, la lectura sigue ocupando un papel protagonista. El tiempo medio de lectura a la semana suele rondar las tres horas.

A pesar de la disminución de interés conforme van creciendo, el porcentaje de los 10 a los 14 años sigue siendo muy alto, con un 79,8% de lectores frecuentes en esta franja de edad y 10,6 libros leídos de media al año. Sí es cierto que a partir de los 15 años, el porcentaje de lectores frecuentes baja hasta el 50,3%, pero vuelve a subir ligeramente a partir de los 18 años, así como el número de libros leídos al año.

64%

de los padres considera que para fomentar la lectura en casa, la mejor forma es que los vean a ellos leyendo

Según un estudio de Toluna, compañía especializada en investigación online, el 39% de los padres españoles afirma que a sus hijos les encanta leer no solo por obligación sino también por ocio, un 15% solo lo hace por obligación, y el 13% solo por ocio.

Para fomentar la lectura en casa, el 64% de los padres considera que la mejor forma es que los vean a ellos leyendo, seguido de los padres que dejan elegir a los niños los libros siempre que sean acordes a su edad, otros les leen en casa y un pequeño porcentaje deja que elijan el libro independientemente de la edad recomendada. Solo un 4% declara que no hace nada respecto a la lectura de sus hijos.

Los especialistas están de acuerdo en que leer es un hábito que difícilmente se adquiere en la edad adulta. Eloise Duarte, directora del área de Inglés en Secundaria y Bachillerato de The British School of Barcelona, explica cómo crear ese hábito en edades tempranas a veces no es una tarea fácil para muchas familias y educadores: “Los hábitos empiezan en casa desde una edad muy temprana. Cuanto antes podamos acostumbrar a un niño a escuchar y leer libros, mejor”.

“Debido a la gran cantidad de dispositivos y estímulos que nos rodean, es importante dar prioridad a la lectura. Además, leer es un pasatiempo ideal para pasar tiempo de calidad juntos en casa”, señala Duarte.

"

El momento de empezar a enseñar a los niños la buena costumbre de leer es, directamente, desde que nacen

"

Suzanne Barchers, miembro del Consejo Asesor Educativo de Lingokids, asegura que “el momento de empezar a enseñar a los niños la buena costumbre de leer es, directamente, desde que nacen”. Ella recomienda “leer en voz alta a los bebés” ya que, “aunque no entiendan las historias al principio, sí que responden a la cadencia de la voz y empiezan a sentar las bases del habla, y posteriormente de la escritura”.

“Muy pronto los padres también podrán empezar a ir a la biblioteca con sus hijos –en todas hay secciones para ellos– o buscar en internet listas de libros infantiles o álbumes ilustrados que les gusten y les llamen la atención, para que puedan ir forjando su propia biblioteca: una estantería que esté a su alcance y cuyos libros puedan mirar y ‘manosear’ cuanto deseen. Seguro que es algo que recordarán con mucho cariño durante toda su vida”, explica la responsable de Lingokids. Eso sí, advierte de que “es importante que, como padres, pongamos cuidado en las recomendaciones de edad de los editores, ya que ellos son los expertos y los que tienen claro qué contenidos, dibujos o tipos de lenguaje son apropiados para cada edad”.

Suzanne Barchers también anima a los padres a que reconozcan a los autores favoritos de sus hijos, porque “eso reforzará su amor no solo por los libros, sino también por personajes o estilos más concretos”. Asimismo, recomienda “evitar los tópicos o estereotipos y, si aparecen, hacerles preguntas sobre ello para enseñarles a mirar con ojos críticos”. Y recuerda que “en la variedad está el gusto –aventuras, animales, familia, cuentos tradicionales…–, al menos en las primeras etapas, ya que más adelante ellos mismos tendrán claras sus preferencias lectoras”.

Un niño debería leer él solo a diario cinco minutos por cada curso escolar: 5 minutos si está en 1º de Primaria, 10 en 2º, 15 en 3º, etc.

La norma general que utilizan los expertos es que un niño debería leer él solo a diario cinco minutos por cada curso escolar: 5 minutos si está en 1º de Primaria, 10 en 2º, 15 en 3º, etc. Pero, por supuesto, “la lectura ha de ser siempre una actividad placentera y voluntaria, sin convertirla en una obligación”, indica Barchers.

Por su parte, Eloise Duarte recalca que “la lectura no solo ayuda a alimentar la imaginación y entretener a los más pequeños, sino que les ayuda a desarrollar su capacidad intelectual y la creatividad”. Y puntualiza que “leyendo mejoramos las destrezas técnicas de la escritura, como la gramática y la puntuación, y también amplía nuestro vocabulario, lo que facilita la comprensión de otras materias, como, por ejemplo, las ciencias”. Además, “leer ejercita el cerebro y establece nuevas conexiones mejorando la atención, la memoria, y la concentración”.

0
Comentarios