fbpx

Recuperar el tiempo de instrucción perdido por el cierre de colegios

Un total de 185 países cerraron temporalmente los centros para intentar frenar el impacto de la Covid-19.
Alba BartoloméMartes, 11 de mayo de 2021
0

Los alumnos rezagados y de entornos desfavorecidos se han visto más afectados por el cierre de colegios. © INNA

Desde hace más de 15 años la institución académica Esade, con la colaboración del Banco Sabadell, publica dos veces al año un prestigioso Informe económico y financiero que tiene como fin mejorar el debate público.

El informe del primer trimestre de 2021 se publica en un momento económico excepcional ocasionado por la eclosión de la pandemia el pasado año 2020 y analiza la coyuntura económica española, europea y global y las brechas sociales causadas por la crisis como, por ejemplo, la educativa.

Almudena Sevilla, Jorge Sainz e Ismael Sanz son los encargados de analizar el impacto negativo que el parón escolar tuvo en el aprendizaje de todos los alumnos y de analizar las iniciativas implantadas para intentar paliar esta pérdida como, por ejemplo, los programas de tutorías en pequeños grupos, una de las intervenciones educativas más rentables y con mayor apoyo en la evidencia empírica.

Cierre de centros

Un total de 185 países cerraron temporalmente las escuelas para intentar frenar el impacto de la Covid-19, según datos de la Unesco. Al producirse el cierre de los centros educativos en marzo de 2020, comenzaron a surgir las primeras estimaciones de la posible pérdida de aprendizaje que supondría para los alumnos.

En el mes de abril, los profesores Burgess y Sievertsen ya avanzaban que esta pérdida podría llegar al 6% de la desviación estándar, alrededor de un quinto de lo que un alumno aprende en un curso.

Esta predicción se basaba en estudios de interrupciones previas de las clases por reformas educativas, causas meteorológicas o huelgas de docentes, entre otras. Señalaban que el impacto iba a ser heterogéneo, con un efecto limitado entre los alumnos de entornos favorecidos, pero elevado entre los alumnos rezagados y desfavorecidos, que contaban con menor apoyo académico por parte de sus padres, menos recursos tecnológicos y habilidades no cognitivas, como la motivación o la perseverancia.

El impacto de la pandemia ha sido heterogéneo, con un efecto elevado entre los alumnos con menos recursos tecnológicos y menor apoyo familiar

En septiembre de 2020, Maldonado y De Witte, profesores de la Universidad de Leuven en Bélgica, analizaron las pruebas realizadas por alumnos de 6º de Primaria en el periodo 2015-2020 en la red de centros católicos de escuelas flamencas de Bélgica, donde los colegios estuvieron cerrados alrededor de tres meses, y encuentran que los estudiantes del grupo de 2020 han experimentado una pérdida de aprendizaje significativa en todas las materias evaluadas. Por ejemplo, en Matemáticas la pérdida se sitúa en el 18,6%, más de la mitad de lo que se aprende en un curso escolar, y en Lengua, en el 28,6%.

En Países Bajos el impacto del cierre de los centros, que duró alrededor de ocho semanas, es menor. En febrero de 2021, Engzell, Frey y Verhagen, profesores pertenecientes a distintas instituciones, evaluaron los efectos del cierre de colegios en una muestra de 350.000 alumnos, el 15% de los centros educativos de Primaria en Países Bajos. Los resultados revelan una pérdida de aprendizaje equivalente al 8% de la desviación estándar.

En Alemania, un estudio sobre la Educación online en las distintas etapas educativas concluyó que no beneficia a todos los alumnos por igual. El aprendizaje de los alumnos de Primaria se ralentizó al mismo tiempo que las desigualdades aumentaban. De hecho, los alumnos aprendieron más del doble de rápido en la Educación presencial de las semanas previas que en la online durante el confinamiento. Por el contrario, el ritmo de aprendizaje de los estudiantes de Secundaria no se vio alterado.

Tutorías en pequeños grupos

La Educación se enfrenta ahora a la enorme tarea de ayudar a los estudiantes a recuperar el tiempo de instrucción perdido y, sobre todo, a conseguir que la brecha educativa se reduzca.

Mathew A. Kraft y Grace T. Falken, profesores de la Brown University en Estados Unidos, propusieron la implementación de tutorías de pequeños grupos de refuerzo y apoyo a los alumnos rezagados para compensar la pérdida de aprendizaje por el cierre de los centros.

Programa Nacional de Tutorías en pequeños grupos de Kraft y Falken. Un plan para ampliar la tutoría en las escuelas públicas.
Programa Nacional de Tutorías en pequeños grupos de Kraft y Falken. Un plan para ampliar la tutoría en las escuelas públicas.

Una  medida educativa que tiene beneficios más allá de apoyar el desarrollo académico de los estudiantes: pueden mejorar el desarrollo socioemocional de los alumnos, su apego y asistencia a la escuela y exponer a los estudiantes a compañeros mayores que pueden servir como mentores. La tutoría podría proporcionar valiosas oportunidades de empleo y experiencias para los jóvenes.

Se cree que las tutorías en pequeños grupos podrán compensar gran parte de las pérdidas de aprendizaje por el cierre de los centros educativos

Sin embargo, para que las tutorías en pequeños grupos tengan los resultados que buscamos tienen que cumplir una serie de requisitos: llevar a cabo un riguroso proceso de selección de tutores con Educación superior, contratar a tutores que trabajen a tiempo completo a lo largo del año académico con el mismo grupo de alumnos, formar a los tutores sobre las mejores prácticas docentes y proporcionarles apoyo continuo y coordinar los esfuerzos entre los docentes y tutores, analiza Kraft.

En el blog de economía Nada es Gratis, donde colaboran múltiples profesionales del sector, se proponía en julio de 2020 la constitución de tutorías de media hora diaria por 12 semanas en pequeños grupos de cinco alumnos en horario extraescolar. Estimaban un coste de 770 euros por cada grupo y que beneficiaría al 40% de los alumnos, un porcentaje amplio para incluir a todos los posibles estudiantes perjudicados académicamente por el cierre de los centros.

El efecto promedio de los programas de tutoría sobre el rendimiento académico es mayor que, aproximadamente, el 85% de otras intervenciones educativas y equivale a subir a un estudiante desde el percentil 35 de la distribución del rendimiento al 50.

Una propuesta “importante y muy efectiva, financiada por PROA+” y que se ha puesto en marcha durante este curso, explica Ismael Sanz. 

0
Comentarios
  1. Noticias | Del 10 al 14 de Mayo de 2021 - UCETAM
    14 de mayo de 2021 10:44

    […] MAGISNET […]