fbpx

CCOO propone un calendario escolar que respete las necesidades de todo el alumnado y de los equipos docentes y directivos

Desde la organización explican que se añade una semana y media al curso escolar sin razones educativas de peso, mantiene medidas impopulares como las evaluaciones extraordinarias en junio y no atiende a las necesidades del día a día en los centros educativos.
RedacciónMiércoles, 18 de mayo de 2022
0

La Federación de Enseñanza de CCOO Madrid ha elaborado una alternativa al calendario escolar de la Consejería de Educación para el próximo curso. Alegan que la propuesta “no responde a la realidad de las necesidades educativas e impone a alumnado, y a equipos docentes y directivos unos tiempos desiguales e innecesariamente largos”.

Reclaman tres variaciones: que se retrase el inicio de curso para que el calendario se ajuste a los 175 días lectivos mínimos que indica la LOE unificando el inicio de curso el día 12 de septiembre; que las festividades locales que coincidan con periodos de vacaciones sean trasladadas a periodos lectivos para que en todas las localidades se disponga del mismo número de días lectivos, y que se equipare el calendario de las escuelas Infantiles al calendario de los centros de Educación Infantil y Primaria para evitar un aumento innecesario de días lectivos que no esté respaldado por criterios educativos.

Cansancio del profesorado y alumnado

CCOO advierte que el calendario escolar que propone la Consejería de Educación no deja tiempo material al profesorado para la preparación del curso, en un momento en el que esta preparación se vuelve imprescindible con la llegada de los nuevos currículos en verano.

Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO de Madrid,  acusa a a Consejería de Educación de recurrir a la ampliación de días lectivos “como medida de coste cero para aparentar que se preocupan por la calidad educativa, y así evitar implementar medidas estructurales y de consenso, como inversión en plantilla, construcción de centros públicos y una bajada inmediata de las ratios en todos los cursos, entre otras”.

Otra de las críticas se refiere a “la duración de los trimestres es extremadamente desigual, con una diferencia en la duración que no responde a ninguna razón de peso”. Por ejemplo, detalla Galvín, “el último trimestre contaría, únicamente, con 53 días lectivos, mientras que el primer trimestre tendría 70″.

Galvín añade que “los días no lectivos y festivos se reducen respecto al año pasado y se distribuyen de manera aleatoria y desigual a lo largo del curso, lo cual contribuirá al cansancio del profesorado, que ya de por sí sufre una permanente sobrecarga de trabajo y burocracia, y del alumnado”.

El calendario escolar que propone la Consejería de Educación no deja tiempo material al profesorado para la preparación del curso, en un momento en el que esta preparación se vuelve imprescindible con la llegada de los nuevos currículos en verano

Alumnado público

El mantenimiento de las evaluaciones extraordinarias en junio es otra de las críticas que hace CCOO al calendario escolar. Este año, la Consejería ha decidido retrasar la valuación ordinaria aún más, hasta el 14 de junio, de manera que entre la evaluación ordinaria y la extraordinaria se dispone de una semana. “Es un calendario que no tiene en cuenta los tiempos reales de estudio y preparación de estos exámenes, y que por lo tanto ignora las necesidades educativas del alumnado madrileño. Sin embargo, los centros privados-concertados no están obligados a cumplir con esas fechas, creando un doble rasero que limita mucho más las oportunidades del alumnado público”.

En definitiva, “se trata de un calendario muy mal organizado, que no atiende a las necesidades del profesorado ni a las educativas ni a los tiempos necesarios. Ni los equipos directivos y docentes tienen tiempo de preparar el curso antes de la primera semana de septiembre ni el alumnado tiene tiempo de preparar la convocatoria extraordinaria en junio. Es un calendario innecesariamente largo que, paradójicamente, no deja tiempo y espacio para lo importante”.

Isabel Galvín "

Es un calendario innecesariamente largo que, paradójicamente, no deja tiempo y espacio para lo importante

"
0
Comentarios