fbpx

Ya se puede frenar el avance de la miopía en los más pequeños

Un estudio publicado en 'The Lancet' por la oftalmóloga infantil Carolina Picotti determinó que la miopía en niños sufrió una progresiva aceleración durante el confinamiento en casa.
Jueves, 19 de mayo de 2022
0

Ya se puede frenar el avance de la miopía en los más pequeños.

La aceleración de la miopía en los niños durante la cuarentena se debió a la falta de sol en la retina: sus rayos liberan dopamina, un neurotransmisor que evita que el globo ocular agrande su tamaño, previniendo así el aumento de la miopía. Los participantes en dicho estudio, con una edad entre los 5 y los 18 años, aumentaron una media del 40% la progresión de la miopía en el año en que, por la pandemia, tuvieron que quedarse encerrados en casa.

Este dato sirve para ejemplificar cómo la miopía ya se la considera como la pandemia silenciosa del siglo XXI. Si no se adoptan las medidas necesarias para revertir el proceso, la OMS advierte que en el año 2050 la mitad de la población de todo el planeta tendrá miopía. Precisamente, Federópticos ha iniciado una campaña de sensibilización en la que promueven el cuidado visual de los pequeños, adoptando soluciones visuales que puedan frenar el desarrollo de la miopía.

Federópticos realiza un llamamiento a todas las familias con niños y adolescentes para que, al menos una vez al año, acudan a uno de sus centros y ópticos-optometristas titulados puedan aconsejar acerca de diferentes medidas de prevención

Hábitos para una buena salud visual

El confinamiento no ayudó a revertir la tendencia en el aumento del desarrollo de este trastorno de la visión, pero es tarea de todos el fomentar buenos hábitos de salud entre los más pequeños: a que los niños realicen más tareas al aire libre durante todo el año se le suman, como por ejemplo:

  • Asegurarse de que haya una buena iluminación en interiores en las horas de estudio y lectura o cualquier actividad de visión próxima.
  • Se debe mantener una distancia frente al papel o la pantalla de al menos 35 o 40 centímetros y hacer pausas eventuales para relajar la vista.
  • Limitar el uso intensivo de las pantallas de móviles y televisión
  • Alimentación rica en vitamina D y baja en grasas saturadas y colesterol.
  • Revisar al menos una vez al año en un centro especializado de Federópticos.
Frenar el avance de la miopía

A día de hoy ya se puede controlar y frenar el avance de la miopía. Federópticos pone al servicio de las familias una serie de soluciones prácticas para que niños y adolescentes puedan vivir sin el miedo a desarrollar miopía magna:

  • Lentes oftálmicas de desenfoque periférico. Estas lentes aportan una mayor eficacia ya que no solo ayudan a obtener una visión correcta sino que ralentizan la progresión de la miopía. Es un tratamiento no invasivo y totalmente seguro para el niño y adolescente.
  • Lentes de desenfoque variable. Lentes de contacto, fáciles de manejar y aplicar, disponibles en formato de día, mes o trimestre. Sus ventajas son: mayor libertad en actividades como jugar o hacer deporte, ya que reduce la dependencia de las gafas, un muy fácil manejo y, sobre todo, previene el desarrollo de trastornos visuales en el futuro.
  • Lentes Orto-K. Una técnica reversible y totalmente segura que permite la corrección de la miopía mientras el niño y adolescente duermen. Sin cirugías de ningún tipo. Las lentes Orto-K consisten en unas lentes correctoras de diseño único que durante el sueño moldean ligeramente la córnea de quien las lleva puestas, y de este modo frenan la miopía. Llevarlas puestas mientras se duerme elimina la molestia de llevar gafas o lentillas durante todo el día.
0
Comentarios