fbpx

Cuando profesores y alumnos hacen un centro educativo más eficiente

Los alumnos del IES "Vista Alegre" (Madrid) han construido, junto con su profesor, un sistema extractor accionado por un sensor de CO2 no solo para luchar contra la Covid-19, sino para hacer del centro un lugar más eficiente.
Aitor Caballero CortésJueves, 7 de July de 2022
0

El profesor Antonio García-Casarrubios, junto a la maqueta del extractor de CO2 que han diseñado sus alumnos.

Adentrándose en el frondoso parque de los Jardines de los Palacios de la finca de Vista Alegre, declarado Bien de Interés Cultural, se encuentra un instituto con el mismo nombre que el parque, paralelo al palacio al que hace referencia los jardines del entorno. Siendo este lugar frecuentado como lugar de recreo por la alta burguesía del siglo XVIII, este uso ha pasado a mejor vida para dar paso a la impartición de conocimientos. Pero no solo eso, sino que esas cuatro paredes de las aulas ven como un adolescente crece, se forma, se encuentra así mismo y se desarrolla como persona, con la colaboración de sus compañeros en el camino, los docentes.

Acompañando a los alumnos del 2º curso del ciclo de formación de Grado Medio de Instalaciones de telecomunicaciones estaba Antonio García-Casarrubios, que fue quien inició y coordinó todo el proyecto. En los centros educativos, al igual que en las empresas, la gestión y los costes son el enemigo principal contra el que luchar, y eso promovió a García-Casarrubios a iniciar esta medida.

El Covid-19 ha sido un foco de gasto para muchas entidades educativas a lo largo del invierno. El hecho de tener que mantener las ventanas abiertas con temperaturas rondando en ocasiones los 0 grados centígrados suponía que las calefacciones funcionaran al máximo rendimiento, y ni por esas lograba calentar el aula lo suficiente como para no ver a alumnos y docentes con los abrigos puestos. En búsqueda del menor mal, tanto para el bienestar de todos y para un consumo más eficiente y responsable, este centro de Vista Alegre se lanzó a hacer un estudio topográfico para averiguar cuáles eran las zonas en las que más calor se escapaba hacia el exterior.

Alumnos y centro, beneficiados mutuamente

“El coste estimado de los motores de los extractores nos hace ahorrar miles de euros respecto al gasto en calefacción” afirma el docente, el cual habla orgulloso del trabajo sus alumnos. Y no es para menos, ya que gracias a su trabajo, su centro ha podido disfrutar de tener las ventanas cerradas en las aulas en las que se instaló este proyecto piloto durante el invierno, evitando un despilfarro energético y corriendo un riesgo mucho más ínfimo frente al Covid, renovando el aire cada vez que sobrepasaba los 900 ppm de CO2.

“Los alumnos no es que hayan formado parte, sino que son los autores de este trabajo” cuenta García-Casarrubios, que cree que de este tipo de proyectos no solo se beneficia el centro, sino también los propios estudiantes. “Era un trabajo evaluable como otro cualquiera, aplicando toda la teoría recogida a lo largo del año” explica el docente, que afirma que estas prácticas de beneficio mutuo serán el futuro de la sostenibilidad de los colegios e institutos de todo el país. Porque, según incide este profesor, “nadie pierde, al contrario: los alumnos aprenden cómo se trabaja en un oficio, se les prepara para la vida laboral, y además son proyectos útiles, ellos mismos ven el provecho de su trabajo duro”.

Antonio García-Casarrubios, profesor del IES "Vista Alegre" "

Muchos chicos llegan desmotivados a las clases, pero cuando haces proyectos de este tipo y participan, les vuelve la ilusión, les gusta

"

Aparte de esos beneficios, los profesores evidencian que las sensaciones de los alumnos cambian cuando se involucran en estos trabajos. “Muchos chicos llegan desmotivados a las clases, pero cuando haces proyectos de este tipo y participan, les vuelve la ilusión, les gusta“afirma García-Casarrubios. Pudimos comprobarlo de primera mano por cómo algunos alumnos se acercaban al oír hablar a Antonio del extractor, se interesaban por el tema, hacían preguntas.

Es por ello, que el docente anima a sus compañeros a proseguir con esta educación más práctica en todo tipo de ámbitos, ya que mediante estos proyectos no aprenden solo la lección de una materia, sino que plantea una educación en la que se involucren más competencias, en la que las asignaturas se relacionen entre sí. Él mismo, dice, lo ha implementado en este trabajo del extractor, ordenando a los alumnos que hicieran una memoria del proceso para trabajar además la redacción y la ortografía, que considera “claves” en cualquier empleo.

0
Comentarios