ASTURIAS. La justicia cambia de opinión y favorece a la Consejería

Se cambian las tornas. El TSJA ha emitido una sentencia en la que aprueba el recorte de unidades escolares por parte de la Consejería, que anteriormente había paralizado.
Miércoles, 29 de noviembre de 2000
0

Autor: Rebeca MARÍN

El que ríe el último ríe mejor. Cuando la Consejería pensaba que la derrota en el tema de los recortes de unidades escolares estaba más cerca, la suerte, o la justicia en este caso, se ha puesto de su lado.

Desde finales del curso pasado, cuando la Viceconsejería tomó la decisión de recortar varias unidades en centros concertados de la comunidad debido al descenso del número de alumnos escolarizados, el conflicto ha ido tomando distintos carices. Tras la medida seis de los centros concertados, tres de Gijón (Inmaculada, Corazón de María y Ursulinas), dos de Oviedo (Ursulinas y Loyola) y uno de Avilés (San Fernando) recurrieron la resolución del Departamento. A raíz de estos recursos, a finales del mes de junio, el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) paralizó de forma cautelar la supresión de aulas en estos centros. En el caso del colegio de “Corazón de María”, el recurso se resolvió por la vía administrativa, por lo que se decidió el archivo de la causa. El enfrentamiento se prolongó durante varias semanas en el pasado verano hasta la sucesión de varias resoluciones, unas jurídicas obligando a la suspensión de la propuesta, y otras de carácter administrativo, desde el Principado, que anulaban la aplicación inmediata para no enturbiar el inicio del curso 2000-2001. La primera sentencia del tribunal, que echaba por tierra los planes de la Consejería, se basaba en que “el derecho a la libre elección de centro docente es una consecuencia de la libertad de enseñanza”.

La Justicia rectifica

Pero donde “dije digo digo Diego”, o eso parece ser lo que ha hecho la Justicia estos días apoyando la decisión de la viceconsejería. La sala segunda de lo Contencioso Administrativo del TSJA dictó sentencia el pasado día 10 de este mes sobre el recurso contencioso-administrativo presentado por un grupo de padres del colegio “Inmaculada” de Gijón contra la decisión de reducir dos unidades de Primaria. La sentencia desestima dicho recurso, en el que se alegaba que la medida de Educación vulneraba el derecho a la libre elección de centro, considerando que “el derecho de libre elección no constituye un derecho de carácter absoluto que excluye, entre otros, criterios de selección”.

La sentencia, según el viceconsejero, José Luis Iglesias Riopedre, “despeja de obstáculos” las decisiones legales futuras del Gobierno. Pero, de momento, no tendrá consecuencias en los centros porque “la viceconsejería no va a interrumpir el ritmo de las clases a mitad de curso”, según aseguró Riopedre.

Por su parte, el abogado José Miguel García Marín, que tramitó el recurso de la suspensión en nombre del Colegio de “La Inmaculada”, ha destacado que la sentencia “no tiene consecuencias inmediatas”, ya que existe una resolución de la Consejería, con fecha de 24 de julio del presente año, que anula la aplicación de los recortes. Marín ha subrayado que todavía está pendiente la negociación del concierto para el próximo curso escolar, “por lo que habrá que esperar”.
 

0