Se concede el concierto a un centro al que antes con los mismos requisitos se le negó repetidamente

El caso del centro barcelonés “Súnion” ha reavivado la polémica sobre los conciertos. El Departamento de Educación negó reiteradamente el concierto educativo a este centro alegando que su oferta de plazas no cubría necesidades de escolarización, una condición que justifica la financiación pública de una empresa privada del sector de la enseñanza.
Miércoles, 20 de diciembre de 2000
0

Autor: Marta SERRANO

En el mes de octubre de 1999 “Súnion” presentó un recurso de reposición, y en mayo de 2000 le fue concedido el concierto con efectos retroactivos. ¿La razón? La contraria por la que se le había negado: en un barrio donde no faltan plazas públicas, “Súnion” si cubría esta vez necesidades de escolarización.
El mismo problema ha surgido en Asturias, donde la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (Fapas) ha declarado a MAGISTERIO que los conciertos deberían aplicarse sólo donde fuera imprescindible. La crisis surgió a finales del curso pasado cuando el gobierno del Principado anunció su intención de suprimir unidades concertadas de varios centros gijoneses. El asunto se cerró con la victoria de los centros concertados. Para la Fapas el conflicto se intensificará en el 2001, fecha en la que deben renegociarse los conciertos educativos en Asturias. En opinión de Constantino García Noval, presidente de Fapas, los conciertos deben aplicarse sólo donde la demanda lo haga imprescindible, como indica la LOGSE.
Una opinión que comparten los sindicatos cántabros CC.OO, FETE-UGT, CSI-CSIF y ANPE, que mostraron su oposición a que la Consejería de Educación amplíe los conciertos con el sector privado porque según explicó el secretario general de CC.OO, José Manuel Marañón “el dinero público debe ser para la enseñanza pública”.
En Castilla y León los sindicatos aún no se pueden creer que la Consejería de Educación haya concertado unidades en niveles no obligatorios mientras la Junta afirma que seguirá con la misma política de conciertos.
Por su parte en Mérida, la Mesa de la enseñanza Privada Concertada se ha constituido sin presencia de los padres que reclaman su derecho a participar en temas como el de los conciertos.

0