Los españoles, los europeos que menos idiomas saben

En un 2001 consagrado por la Comisión Europea como Año europeo de las lenguas, casi la mitad de los europeos no habla más que su lengua materna.
Miércoles, 18 de abril de 2001
0

Más de 150 representantes de autoridades locales y regionales, gobiernos nacionales, organizaciones internacionales y ONG han asistido a la conferencia Diversidad Lingüística: una oportunidad para las ciudades y regiones europeas organizada por el Comité de las Regiones europeo y el Consejo de Europa. Bajo la conclusión de que es necesaria una acción unificada para promover la diversidad lingüística en el viejo continente, la Declaración Final adoptada por los participantes solicita a los gobiernos nacionales que promuevan la enseñanza de, por lo menos, dos idiomas en la escuela; a las autoridades locales y regionales, que desarrollen su identidad cultural y faciliten el uso de las lenguas minoritarias y, a la Comisión Europea, que refuerce sus programas de aprendizaje de idiomas.

Según una encuesta sobre las habilidades lingüísticas de 16.000 ciudadanos europeos, el inglés está camino de convertirse en la lengua de la Unión: cada vez más personas –casi un 70 por ciento– aceptan la idea de que todos los habitantes del continente deberían aprender inglés, lengua que más del 40 por ciento de los europeos conoce como idioma extranjero y en la que casi la mitad asegura ser capaz de mantener una conversación.
Curiosamente, los británicos son los europeos con menos capacidad de aprender un idioma extranjero: alrededor del 66 por ciento no habla ninguno –la media en Europa está en el 47 por ciento–. Los mejores en idiomas son los luxemburgueses –2,2 por ciento de monolingües– y los alemanes (más del 80 por ciento habla inglés). Además, casi nueve de cada diez neerlandeses y ocho de cada diez suecos pueden mantener una conversación en una lengua diferente a la suya. A la cola figuran Francia –cuatro de cada diez–, España, Italia, Portugal, Irlanda y Gran Bretaña.

En lo que respecta a los sistemas educativos, Francia ha sido pionera en acelerar la introducción de las lenguas vivas en la enseñanza Primaria, mediante una iniciativa que deberá entrar en vigor en 2002, aunque este curso se examinará de manera experimental a los alumnos sobre su competencia lingüística. Por su parte, el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, solicitaba nada más llegar a la presidencia reglas que impidan que los estudiantes de su país permanezcan más de tres años en programas bilingües de enseñanza: la ciudad de Nueva York ya está introduciendo alternativas para sus casi 200.000 alumnos.

Según el ultimo estudio sobre La enseñanza de las lenguas extranjeras en el medio escolar europeo publicado por Eurydice, en los sistemas educativos europeos conviven más de 40 lenguas nativas y, aunque las autoridades de cada país reconocen el dominio de la lengua oficial, la preservación y promoción del resto se han convertido en una prioridad.

“La necesidad de otorgar a los ciudadanos europeos del siglo XXI las competencias lingüísticas apropiadas” –reza el estudio– “ha generado el reforzamiento de la enseñanza obligatoria de los idiomas a una edad precoz en la mayoría de países, el aumento del tiempo que se dedica a esta materia y el incremento de la oferta de idiomas. Todo ello, junto a los nuevos métodos de enseñanza, exige revisar la formación inicial y continua de los profesores de idiomas”. Y concluye: “casi todos los programas de estudios consideran la capacidad para comunicarse como el principal objetivo de la enseñanza de los idiomas extranjeros”.  

0