COMUNIDAD DE MADRID. El nuevo decreto de Bachillerato fomentará la formación en valores

La Consejería de Educación trabaja sobre un currículo de Bachillerato que ajustará este nivel a las enseñanzas mínimas marcadas por el Ministerio. En la imagen el viceconsejero de Educación, Juan González Blasco.
Miércoles, 13 de marzo de 2002
0

El Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid. analizó la semana pasada el borrador de decreto de Bachillerato que le ha remitido la Consejería de Educación, que tiene la intención de publicar en el Boletín Oficial de la Comunidad el nuevo currículo de estas enseñanzas antes de un mes. El viceconsejero de Educación, Juan González Blasco, ha explicado que el desarrollo del currículo “prestará especial atención a la formación en valores de los jóvenes” para fomentar el respeto a los derechos humanos y la Educación cívica a los alumnos.

El viceconsejero explicó que los jóvenes madrileños accederán al primero de los dos cursos de Bachillerato a partir de los 16 años “con carácter general” y que esta nueva etapa contará con cuatro modalidades: Artes, Ciencias de la Naturaleza y de la Salud, Humanidades y Ciencias Sociales y Tecnología. Todos los centros, según la nueva normativa por publicar, deberán impartir al menos dos de estas modalidades de Bachillerato.

Las materias comunes del primer curso serán Educación Física, Lengua Castellana y Literatura I, Filosofía I y Lengua Extranjera I, mientras que las de segundo curso serán Filosofía II, Lengua Castellana y Literatura II, Historia y Lengua Extranjera II.

Otras de las novedades que introducirá las nueva normativa es la introducción de la Historia como materia común para todos los tipo de Bachillerato y las referencias en los temarios a temas específicos de la Comunidad Autónoma de Madrid. En referencia a este tema, González Blasco explicó que se estudiarían aspectos de nuestra región “más como recurso metodológico” que como necesidad de reafirmar históricamente unas señas de identidad de nuestra comunidad.

Máximo de 4 años

El viceconsejero de Educación también explicó que otra de las condiciones que establecerá el nuevo decreto consiste en que los alumnos matriculados en horario diurno podrán permanecer en el Bachillerato durante un máximo de cuatro años. Los alumnos de primero podrán promocionar a segundo con dos materias pendientes y si la evaluación negativa afecta a más de dos materias, repetirán curso. Juan González explicó que se entendía por materias “aquellas que tienen la misma denominación en los dos cursos”. El decreto añade que, si al terminar el segundo curso de Bachillerato, el alumno tuviera pendientes más de tres materias de ambos cursos, deberá repetir todo segundo y las que le quedan de primero.

El viceconsejero resaltó que el temario de Historia del Arte será muy amplio con materias sobre el cine, las nuevas tecnologías, el patrimonio artístico, además de visitas a museos y exposiciones. De la misma manera, el nuevo Bachillerato fomentará de manera transversal “la Educación moral, cívica, para la paz, igualdad entre las personas de distinto sexo, ambiental sexual y de la salud, del consumidor, vial e intercultural”.

Comedores

La Consejería de Educación también informó que aconsejará a los comedores de los centros docentes no universitarios implantar la dieta mediterránea con limitaciones en el consumo de sal y grasas pero con incremento de cereales y legumbres, según los consejos de la Federación Española de Nutrición.
La Orden de los comedores afectará a los centros docentes públicos no universitarios de Educación Infantil, Primaria, Especial y ESO aunque “no será de aplicación lo establecido a las Escuelas de Educación Infantil de primer y segundo ciclo ni a otros centros que presten el servicio en la modalidad de gestión directa”, según el viceconsejero.

La Federación Española de Nutrición señala que el comedor debe ser “un marco en el que día a día los niños adquieran unos mejores hábitos alimentarios y conozcan, de forma práctica, las normas para una óptima alimentación y nutrición durante toda su vida” y resalta que el responsable del servicio de comedor deberá conocer “los gustos y preferencias de los niños, los alimentos que más les atraen y, de este modo, tener la oportunidad de mezclarlos con otros que puedan obtener nutrientes de interés que no sean tan apetecibles”. 

0