fbpx

ASTURIAS. Los centros abren pronto, y los padres lo agradecen

Los niños ya no tienen que esperar en la puerta del colegio a que éste abra: ahora pueden entrar antes para desayunar en el centro y aguardar allí el inicio de las clases.
Miércoles, 12 de February de 2003
0

El Ayuntamiento de Gijón ha habilitado un plan que permite la apertura de los colegios a las 7’30 de la mañana, media hora antes de lo habitual hasta ahora. De esta manera se evita que los niños esperen en la puerta de los centros hasta las 8’00, hecho que se daba con frecuencia hasta la entrada en vigor de esta medida.

Desde el día 9 de enero, los alumnos de Educación Infantil y Primaria de entre 3 y 12 años pueden esperar dentro de sus colegios hasta que empieza su jornada lectiva. Según Dulce Gallego, concejala de Desarrollo Local, Formación para el Empleo y Mujer, esta iniciativa ha sido un éxito “no tanto por el número de niños que se están beneficiando de ella, que son más de 100, sino por su importancia como medida conciliadora entre la vida laboral de los padres y los horarios de sus hijos”. También ha ayudado a la buena aceptación del programa el hecho de que comenzara a funcionar en enero, propiciando que los padres tuvieran en cuenta este servicio a la hora de organizar su tiempo para el nuevo año.

No todos los colegios de Gijón están adelantando la apertura de sus puertas, aunque son la mayoría. Gallego apunta que “se ha tenido cuidado para que la medida esté presente en todos los distritos de la ciudad y no haya zonas enteras del municipio que se queden sin este servicio”. Por otra parte, no hay que cumplir ningún requisito específico para beneficiarse de él. Para mayor flexibilidad, los padres podrán utilizar este servicio por meses completos o en días concretos.

36 empleos creados

En cada centro los niños están al cargo de dos cuidadoras. En total son 36 las mujeres que, a través de un plan de empleo que recibe ayuda de la Unión Europea, han encontrado trabajo como responsables de los alumnos que llegan temprano al colegio. “Estas mujeres pasaron por un cursillo formativo tras ser contratadas para garantizar que los niños reciban un un servicio adecuado”, señala la concejala. También se encargan de atender a los chavales que quieran desayunar en el colegio. Gallego explicó que “por un precio de 0,85 euros al día podrán tomar leche, cacao, zumo de naranja, cereales, galletas o tostadas”.

Gijón no es el único municipio en el que se está desarrollando iniciativas de este tipo. En las poblaciones de Avilés, San Martín del Río Aurelio y el concejo de Carreño también existen planes similares que están experimentando un éxito dispar. En el caso concreto de Gijón, la experiencia que impulsó la implantación de este plan en la ciudad fue “Súbete al verano”, un programa de actividades para jóvenes que se realizaban durante las vacaciones. Gracias a esta campaña, los alumnos podían disfrutar de su tiempo libre en el colegio, lo cual ayudaba a los padres que no podían atenderles debido a su trabajo. 

0