fbpx

La escuela confesional confía en que la Religión no quede como una “maría”

Pese a que los borradores de desarrollo de la LOCE establecen que la Religión sea evaluable pero no computable a efectos de promoción, la ministra se reserva sorpresas.
Miércoles, 19 de February de 2003
0

Los profesionales de la Educación saben que tan importante como la Ley de Calidad son los decretos posteriores que la desarrollen. Así, después de conocer los seis primeros borradores referentes tanto al calendario de aplicación de la nueva Ley como a los aspectos académicos correspondientes a la Educación Preescolar, y las enseñanzas de Infantil Primaria, Secundaria y Bachillerato, se han dado a conocer los anexos de estos decretos que definen más concretamente los contenidos de cada área y materia y cuyo conocimiento es fundamental para los docentes. (Véanse las páginas de legislación).
Entre las novedades en los contenidos de las nuevas materias destaca la dicotomía en el área de Sociedad, Cultura y Religión (asignatura de carácter obligatorio y evaluable), que constará de dos opciones: una confesional, cuyos contenidos en el caso de la Religión católica dependerán de la Conferencia Episcopal, y otra opción no confesional, aún no definida por el Ministerio de Educación y Cultura.

No obstante, para el sector confesional de la enseñanza lo más importante, además de los contenidos, es que la Religión no quede como una “maría” y piden que se compute a efectos de evaluación y de promoción. En concreto, exigen al MECD la modificación del texto en el que se especifica que las calificaciones obtenidas en la evaluación de la asignatura de Sociedad, Cultura y Religión no computarán a los efectos previstos en los artículos 16 y 19 del Real Decreto, precisamente los que afectan a la promoción de curso y titulaciones.
En este sentido, el secretario general de la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza (FERE), Manuel de Castro Barco, señala que “la Religión debe tener el mismo peso en el currículum que las demás asignaturas”. Asimismo, el presidente de EyG, Néstor Ferrera, defiende la libertad de que haya una opción no confesional para quienes no deseen ningún tipo de enseñanza religiosa pero también confía, en que “todas las asignaturas tengan el mismo peso”.

Por su parte, el presidente de la Confederación de APAS Concapa, José Manuel Contreras, valora “la calidad y el esfuerzo que preconiza la LOCE, si bien considera que no es de recibo que las asignaturas sean o no evaluables en función de no se sabe que criterios, y este es el caso de la enseñanza de la Religión”. 

Por su parte, desde el Ministerio de Educación y Cultura se afirma que están estudiando todas las opciones, por lo que no descartan que finalmente la asignatura de Sociedad, Cultura y Religión pueda ser computable a efectos de promoción o repetición de curso en caso de que un alumno tenga otras dos materias no superadas.

Aumenta la demanda en los centros católicos

Cerca de 1.300.000 alumnos españoles estudian en colegios dirigidos por la Iglesia católica, que cuenta con un total de 5.197 centros educativos.

No obstante, se establecen diferencias en los porcentajes totales de alumnos que optan por la Religión ya que mientras en los centros educativos católicos se pasa de un 77,98% en el curso 1997-98, a un 78,18% en el curso 1999-00, en el caso de los centros públicos el porcentaje de alumnos que optan por la Religión cae alarmantemente sobre todo en la etapa de Bachillerato.

0