fbpx

Maestros con vocación y formación

La Universidad Francisco de Vitoria, ubicada en Pozuelo de Alarcón (Madrid), lanza para el curso 2005-06 las titulaciones de Maestro: Especialidad de Educación Infantil,: Especialidad de Educación Primaria: y Especialidad de Educación Física, con un nuevo enfoque sobre la preparación y visión que el educador ha de tener para realizar su vocación, en medio de los actuales cambios sociales de los que la escuela es un reflejo.
Miércoles, 1 de June de 2005
0

Autor: Marta SERRANO

La Universidad privada Francisco de Vitoria, de Madrid, prevé formar a partir del próximo curso académico a los futuros maestros desde la base y la consideración del maestro como educador y formador. Se trata de formar maestros técnicamente cualificados que, durante sus años de formación, aprenda n a conocer a los alumnos (para detectar el potencial individual de cada uno y colaborar en su máximo desarrollo), a enseñar con metodologías de vanguardia que estimulen la creatividad y de quien aprende, a manejar a los mejores recursos informáticos y, entre otros aspectos, a saber atender y responder la diversidad cultural.

Inglés será una materia obligatoria para todos los estudiantes durante los tres años de duración de la carrera. En ella, no sólo incrementarán sus conocimientos en el idioma, sino que aprenderán estrategias y recursos que faciliten su enseñanza a los niños.

Estudiar Magisterio en la Universidad Francisco de Vitoria implica la posibilidad de obtener dos titulaciones simultáneamente. La universidad ha contemplado en la organización de estas carreras que, a partir de 2º, se cursen aquellas materias que corresponden a otras especialidades, de tal forma que en cuatro años se puedan obtener dos títulos. Los títulos propios que ofrece son:

1. Especialista en Diagnóstico e Intervención en Necesidades Educativas Específicas. Por necesidades educativas específicas se entiende aquellas insuficiencias en la adquisición de conocimientos debidas a la influencia de problemas madurativos y emocionales, así como a la existencia de impedimentos externos al individuo. Estas dificultades (dislexia, dislalia, discalculia, sobredotación, hiperactividad…) se relacionan directamente con la manifestación de los aprendizajes escolares. Por ello, es muy importante que el maestro sepa diagnosticar dichas situaciones e intervenir, en colaboración con otros profesionales, de la forma más oportuna para su superación.

2. Especialista en Atención Temprana. Uno de los objetivos de la educación es mejorar la calidad de vida de los niños con déficits congénitos o adquiridos en la primera infancia (0-6 años). En estos casos, es muy importante la labor de un maestro preparado para desarrollar un tratamiento específico para cada niño que presenta determinadas dificultades en su desarrollo, siendo conscientes de que con su labor se contribuye decisivamente al desarrollo de sus capacidades potenciales.

3. Especialista en Actividades Físicas, de Tiempo Libre y Animación Sociocultural. Un ámbito de desarrollo del maestro es el de las actividades físicas, de tiempo libre y de animación sociocultural. Esta labor consiste en diseñar, programar, poner en práctica y evaluar actividades educativas y socioculturales para la infancia y la juventud en el tiempo libre. Su actuación puede desarrollarse en núcleos urbanos, rurales y en la naturaleza. Con esta formación el maestro tiene la posibilidad de obtener además los títulos oficiales de Monitor de Tiempo Libre y de Coordinador de Tiempo por la Escuela de Recreación, Aire Libre y Recreación (ERALYA).

4. Especialista en Dirección y Gestión para la Calidad de los Centros Educativos. La dirección es uno de los temas más controvertidos en el campo educativo, debido a causas que le afectan directamente como los cambios en el sistema de acceso a la dirección de un centro educativo; las nuevas exigencias legislativas, la necesidad de profesionalizavión y la gestión de centros educativos, etc.
Isabel SANTOS

“Los maestros asistirán a clase de dramaturgia y oratoria”

¿Qué definición daría de lo que ha de ser hoy un maestro?
Un maestro es, en esencia, un educador y un formador. Su labor en el aula ha de ir más allá de la instrucción, de ser un mero transmisor de conocimientos. Esta función básica es necesario complementarla hoy más que nunca con el dominio de herramientas de enseñanza y aprendizaje, que se adapten a la nueva realidad de las escuelas y que respondan a las competencias marcadas por el Libro Blanco de la Agencia Nacional de la Calidad y la Acreditación (Aneca).

¿Qué le ha llevado a la Universidad Francisco de Vitoria a incluir las titulación de Magisterio en su programa de carreras?
Las razones han sido varias pero todas nos llevan a dar respuesta a una realidad social, que demanda profesores cada vez más cualificados en aspectos muy concretos. En cuanto a las razones que nos han movido a lanzar esta titulación en primer lugar, la Fundación FIDES, promotora de la Universidad Francisco de Vitoria, tiene una amplia experiencia en área educativa, desde el nivel de Infantil hasta la formación para empresas y ocupacional, pasando por la universidad.
Unido a esta experiencia están las conclusiones e inquietudes recogidas a lo largo de las diferentes ediciones del Máster en Dirección, Gestión y Evaluación de Centros Educativos, puesto en marcha por nuestra universidad hace ocho años. Otra razón sería la necesidad de contar con maestros con una formación acorde a exigencias que marcará el nuevo espacio de Educación Superior en la Unión Europea, a partir de 2007.

¿En qué se va a diferenciar un titulado en la Universidad Francisco de Vitoria de otro de cualquier otro centro de estudios de formación Superior?
Esperamos que en muchos aspectos que le distingan como persona y como profesional. Será un maestro que vivirá con entusiasmo su vocación y, por ello, compartirá con sus alumnos el fascinante camino de aprender y descubrir cosas nuevas. Sabrá ser creativo para sacar lo mejor de cada niño y para adaptarse a la realidad de la escuela, sea cual sea ésta. En definitiva, él mismo se sentirá y comprobará que está capacitado para realizar plenamente su vocación de educador y formador.

¿Cómo van a lograr este resultado?
Con un programa académico muy ambicioso acorde a lo que se le va a exigir y va a necesitar el maestro de la nueva realidad social española y, también, europea. El estudiante de Magisterio de la UFV va a aprender a enseñar de la mano de metodologías de vanguardia; por ejemplo, tendrá la oportunidad de asistir a sesiones de dramaturgia y oratoria para que pueda contar con herramientas de expresividad como apoyo en clase.
También tendrá a su alcance el conocimiento del amplio abanico de posibilidades que la informática tiene aplicada a la enseñanza, pero también al aprendizaje, ya que los niños se ven inmersos desde pequeños en un entorno eminentemente audiovisual que influye en su forma de percepción.
Éstas y otras habilidades las pondrán en práctica desde el primer día. La parte práctica de las asignaturas se realizará in situ en un colegio, en la situación real de un aula. Por ejemplo, si ha aprendido métodos para Didáctica de Ciencias Naturales, podrá asistir a una clase de esta materia y comprobar que en sus manos está que cada clase sea única para cada niño, porque aprendió divirtiéndose. Este contacto directo en la escuela se intensifica en el último curso con el Practicum de 320 horas exigido.

¿Qué peso va a tener la formación humana en el plan de estudios?
La formación humana va a estar presente a lo largo de toda la carrera. La Universidad Francisco de Vitoria es una universidad católica en la que la formación en valores está presente en todas sus titulaciones, a través de asignaturas como la Cátedra de Responsabilidad Social, Antropología Fundamental y Aplicada o Ética Social.
En el caso de Magisterio, esta preparación humana y personal cobra especial relevancia. En primer lugar porque el maestro es un referente fundamental para el niño que crece en conocimientos, pero también como persona. Por ello, el maestro, por su propia vocación, ha de serlo de forma integral en lo que dice, hace y transmite. Ante esto, igual que no podemos dejarlo sin aprender a manejar un ordenador o sin saber inglés, tampoco podemos dejar al futuro profesor sin esa base de valores sociales y cristianos que le permitan una mejor comprensión de la realidad y de la persona.
Por otro lado, son valores asociados a una enseñanza de calidad cada vez más exigida y buscada por las familias y, también, por los propios docentes. Con esta propuesta de formación en valores, la universidad sale al paso de éstas y otras necesidades que nuestra sociedad está planteando como nuevos retos del siglo XXI.

¿Qué retos se le plantea al maestro hoy?
Los retos vienen marcados por la realidad actual de las escuelas, reflejo de los cambios que se están dando en nuestra sociedad. Estos cambios requieren maestros cada vez más preparados en cada ámbito de su formación personal, y sobre todo maestros que se adapten a la gran diversidad cultural que exixte hoy. Por un lado es necesario trabajar con los niños menos capacitados pero, al mismo tiempo el maestro tiene también que saber atender a los más capacitados. Un maestro, en definitiva, tiene que hacer que el proceso de enseñanza aprendizaje sea intenso, apasionante en definitiva.
 

0