“El alumno viene con los conocimientos adquiridos; nosotros enseñamos a ser maestros”

El decano de Magisterio de Valencia recuerda que en el Grado se enseña a ser maestros, por lo que reducir la formación a un examen sobre por dónde pasan los ríos es análisis “muy pobre”. Apuesta por el trabajo colaborativo entre docentes.

Elena SaizJueves, 11 de abril de 2013
0

Manuel Monfort es decano de la facultad de Magisterio de Valencia desde hace poco más de un año. Actualmente es profesor en los Grados de Maestro y en los Másteres de Profesorado de Educación Secundaria y de Investigación en Didácticas Específicas. Habla con MAGISTERIO sobre la polémica del nivel de conocimientos que tienen los maestros, la implantación del nuevo modelo plurilingüe, los sistemas de acceso y evaluación del profesorado.

¿Qué opinión le merece la realización del test de conocimientos a profesores, realizado en Madrid en 2011 y del que se han conocido los resultados recientemente, con un 86% de suspendidos?
Una prueba de conocimientos la puedo ver aceptable, no sólo en maestros, sino en cualquier otro tipo de ámbito laboral y puede ser necesaria. Pero pensar que una prueba de conocimientos está dando una medida de lo que es la formación de maestros… es un poco pobre. Aquí no enseñamos cuáles son las provincias por las que pasa un río, ni siquiera enseñamos lengua, aquí la gente viene con su lengua, con sus conocimientos adquiridos. Aquí enseñamos a ser maestros, en ese proceso, evidentemente, sí se detecta que un alumno tiene un bajo conocimiento general será atendido a lo largo de su proceso de evaluación, pero esto no es una medida de los títulos de Magisterio. No podemos evaluar los planes de estudio de esta forma.

¿Se estudia a lo largo de la carrera de Magisterio lo que luego se exige en una oposición docente?
No puede decirse que no se haya estudiado, porque hay temas relacionados con el conocimiento de las leyes, con el de-sarrollo de programaciones, la Educación Primaria en los diferentes bloques de contenido… todo eso se trabaja y se estudia aquí en la universidad, donde se enseña a programar y a utilizar métodos; y todo eso forma parte de las pruebas fundamentales.

¿La oposición es un mecanismo adecuado para la selección del profesorado?
Mi opinión respecto al tema es como en Finlandia. La selección de su profesorado no pasa por una oposición como las que se hacen aquí. Dan un peso muy importante en el cómo se desarrollan, en una conversación, en cómo abordan problemas, cuáles son las características personales relacionadas con la profesión, y esas entrevistas aquí ni se hacen, ni se tienen en cuenta, ni están en ningún baremo de ningún sitio. Además, la formación de un maestro en Finlandia es equiparable a la de un médico o un ingeniero aquí. Por eso me interesa.

¿Hay algún tipo de examen de aptitudes para saber si el aspirante está capacitado para ser profesor?
Nosotros aquí formamos maestros. Es difícil decir que un estudiante no puede ser maestro, porque no tiene aptitudes personales, eso sería problemático. Básicamente nos movemos por aquello que se pueda medir, pero sí que es cierto que una vez accedes al ámbito laboral, en la enseñanza concertada y privada, no hay ningún sistema de regulación, mientras que en la pública sí lo hay.

¿Cómo se garantiza la eficacia docente una vez se accede a una plaza?
No es un problema de los maestros, es un problema de funcionariado. Pienso que los inspectores pueden realizar esto. Hay centros donde existe un trabajo cooperativo, que es una herramienta que garantiza que la actividad educativa de un docente progrese. Y eso es una clave.

0