fbpx

El 80% de los jóvenes entre 10 y 14 años son lectores frecuentes

A partir de los 15 años se reduce la proporción de lectores, que pasa del 78,9% al 54,8%. El 82,7% de padres lee a sus hijos menores de 9 años de forma habitual.
Diego FranceschMartes, 23 de January de 2018
0

El Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros 2017 elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) revela que la mayoría de los niños menores de 9 años lee o sus padres le leen de forma habitual. El 82,7% de los padres consultados señalaron que él o alguien de su familia leía a sus hijos. Además, el 85,5% de los niños entre los 6 y los 9 años lee libros que no son de texto.

Por otra parte, el 99,6% de los niños de entre 10 y 14 años y el 92% de los niños y jóvenes entre 15 y 18 años son lectores de libros. Sin embargo, a partir de los 15 años se reduce la proporción de lectores frecuentes, el 54,8% de los jóvenes, frente al 78,9% de los niños entre 10 y 14 años.

Mayoritariamente, los lectores jóvenes leen libros en papel, si bien conforme se incrementa la edad crece la proporción de lectores en soporte digital.

No obstante, hay que destacar que la práctica totalidad de los adolescentes lectores (15-18 años) lee algún tipo de contenido en digital (95,4%) y un 34% lee libros en formato digital. Esta cifra contrasta con el 27% de lectores de libros en formato digital entre la población adulta.

Por otro lado, el 90,5% de los niños de entre 10 y 14 años leen por estudios y en su tiempo libre. Esta cifra se reduce hasta el 77% entre los jóvenes entre 15 y 18 años. En ambos casos, su lugar de lectura preferido es el hogar.

Mayor índice de lectura
El porcentaje de lectores de libros en España mayores de 14 años se ha incrementado desde 2012 hasta situarse en el 65,8% de la población, 2,8 puntos porcentuales más. Se reduce así un poco más la distancia que aún nos separa de la media europea, que sitúa el porcentaje de lectores en esta franja de edad en el 70% de la población.

Si tenemos en cuenta solo a la población que afirma leer en su tiempo libre, al margen de la lectura por estudio o trabajo, se observa también un crecimiento, aunque menor (0,6 puntos porcentuales), hasta situarse en el 59,7%. Es decir, un 40,3% de la población no lee nunca o casi nunca por ocio.

Por otro lado, el porcentaje de lectores frecuentes, aquellos que leen al menos una vez a la semana, se ha incrementado desde 2012, y ya representan el 47,7% de la población mayor de 14 años, si bien se ha reducido el número de lectores que leen todos o casi todos los días, que pasa del 31,2% al 29,9%.

Esta es la primera encuesta de hábitos de lectura y compra de libros que se realiza desde 2012. El Barómetro también ha analizado la evolución de la lectura de otro tipo de contenidos y refleja que, desde el año 2012, se ha producido un crecimiento de la lectura de libros en general y de contenidos digitales, mientras se detecta un descenso en el número total de lectores de publicaciones periódicas (prensa y revistas) y cómics.

La lectura de libros en tiempo libre sigue siendo mayor entre las mujeres, 64,9% que en los hombres 54,4%. Estas también son más lectoras de revistas y redes sociales. Las mayores diferencias entre hombres y mujeres se producen en el tramo de edad entre 45 a 54 años (21 puntos) y las menores diferencias se dan entre los jóvenes de 14 a 24 años (tres puntos porcentuales).

La lectura de libros en tiempo libre se reduce con la edad. Los jóvenes entre 14 y 24 años siguen siendo el grupo de población más lector, no obstante, se observa un abandono del hábito entre la población de 25 a 34 años.

Entre la población femenina se recupera el hábito entre los 35 y los 54 años. Es importante destacar que, desde 2010 se observa un incremento continuado de la lectura de libros entre la población de mayor edad.

Otro factor que determina el hábito lector es el nivel de estudios. El 80,7% de la población con estudios universitarios se declara lectora, si bien se detecta una caída en el número de lectores con respecto a 2012 (84,2%). También resulta significativa la mejora registrada en los últimos cinco años en la tasa de lectura de la población con estudios primarios.

Lectura y estudiantes
La ocupación también condiciona la lectura. La población estudiante es tradicionalmente la más lectora (75,7%) y, hasta 2012, era seguida por la población ocupada. Sin embargo, el Barómetro de 2017 refleja un descenso en este grupo de población (61,5% en 2017 frente a 63,4% de 2012). La población en situación de desempleo muestra un mayor interés en la lectura, el 63,2. La lectura de libros en tiempo libre parece estar mejorando en los grupos de población con índices de lectura tradicionalmente más bajos (amas de casa y jubilados).

Madrid, por delante
El Barómetro muestra también un incremento del porcentaje de lectores en todas las comunidades autónomas desde 2011, excepto en Extremadura. Madrid sigue siendo la región con mayor índice de lectores (71,4%), 11 puntos más que la media nacional (59,7%). Junto a ella, otras ocho comunidades autónomas presentan cifras superiores a la media: Navarra (65,1%); País Vasco (63,9%); La Rioja (63,6%); Cantabria (63,3%); Cataluña (62,7%); Aragón (61,8%); Comunidad Valenciana (61,2%); Baleares (60%).

Navarra, La Rioja, Asturias, Murcia, Castilla-La Mancha y Andalucía son las comunidades autónomas que desde 2011 registran un mayor crecimiento de la lectura de libros en tiempo libre.

Respecto a los géneros, para el 74,6% de los lectores el último libro leído era de literatura. Para el 9,9% fue un libro de humanidades y ciencias sociales. El 89,6% eligió un libro escrito en español, un 4,2% en catalán y un 3,5% en inglés.

La falta de tiempo sigue siendo el principal argumento de los no lectores para explicar su falta de hábito (47,7%), especialmente entre la población entre 35 y 44 años.
 

0