¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a adaptarse a un nuevo colegio?

Cambiar de colegio puede ser estresante para los niños y también para los padres. Por suerte, con unos pocos consejos útiles tu hijo y tú podréis estar listos para zambulliros en el nuevo colegio sin pasar por el típico periodo de bajón inicial.
Deanna Mason
Experta en educación y salud familiar
17 de septiembre de 2019
0

Cuando un niño cambia de colegio, la mayor parte del estrés está vinculado al hecho de tener que enfrentarse con algo desconocido. Así pues, para reducir el nivel de estrés del niño es útil darle de antemano tanta información como sea posible.

Tres pasos sencillos para darle a tu hijo la información básica que necesita para sentirse seguro cuando cruce el umbral de la puerta el primer día de colegio:

  1. Si es posible, ve a ver el colegio y recórrelo con tu hijo antes de que llegue el primer día. Pregunta por la posibilidad de conocer en persona al director del colegio, al personal administrativo y al profesor de tu hijo durante esa visita. Establecer una conexión personal con el profesor antes de entrar en clase posiblemente calme los nervios de tu hijo y le ayudará a estar a gusto y a sentirse parte del colegio.
  2. Pide en el colegio que te cuenten cómo transcurrirá, para tu hijo, un día de colegio típico: a qué hora empiezan y terminan las clases, a qué hora es la comida, si hay una pausa para el almuerzo, cómo funciona el servicio de autobús, si hay una enfermera en el colegio y cuáles son los procedimientos previstos en caso de emergencia.
  3. Trata de conocer a otras familias del colegio y quedad para jugar en el parque (si los niños son más pequeños) o simplemente para que se conozcan y charlen un rato (si los niños son más mayores).

Pide en el colegio que te cuenten cómo transcurrirá, para tu hijo, un día de colegio típico: a qué hora empiezan y terminan las clases, a qué hora es la comida, si hay una pausa para el almuerzo, cómo funciona el servicio de autobús, etc

Desde un punto de vista emocional, a tu hijo el cambio de colegio le puede resultar de lo más angustioso. Otras cosas sencillas que puedes hacer para ayudar a tu hijo a sentirse tranquilo:

  • Comprueba que el colegio haya recibido el expediente académico de tu hijo (en algunos colegios necesitan también el historial médico y el de conducta) para así garantizar que colocan a tu hijo en la clase que resulte más apropiada para él.
  • Habla con tu hijo sobre cómo se siente y hazle saber que es totalmente normal sentir ansiedad o miedo o estar de mal humor en estos días previos. Hazle saber que no está solo y que estás ahí, a su lado, para ayudarle en todo lo que necesite.
  • Haz lo posible por que tu hijo esté sano y fuerte durante la transición al nuevo colegio: haz que se vaya a la cama a una hora razonable y que tome un desayuno saludable antes de ir al colegio para que el cuerpo y la mente estén listos para sacar el máximo partido de las clases.
  • Ayuda a tu hijo a marcarse nuevos objetivos en su nuevo colegio. Los objetivos pueden ser de tipo social (p. ej., encontrar un “mejor amigo”), académico (p. ej., sacar mejores notas en Matemáticas) o extracurricular (p. ej., pasar las pruebas para la obra de teatro). Estos objetivos le pueden proporcionar un aliciente; algo que estará deseando que llegue.

Habla con tu hijo sobre cómo se siente y hazle saber que es totalmente normal sentir ansiedad o miedo o estar de mal humor en estos días previos

  • Asegúrate de que la mochila de tu hijo contenga todo lo que va a necesitar en su primer día de colegio. Llama al colegio y pregúntales qué tipo de material va a necesitar, si hay que meterle algo para el almuerzo y si necesitará ropa de recambio para la clase de Educación Física. Proporcionarle a tu hijo todas las herramientas que necesita para encajar en su nuevo entorno le ayudará a sentirse parte de él.
  • Para terminar, anima a tu hijo a que identifique en voz alta algunos aspectos positivos de su nuevo colegio. Enseñar a los niños a identificar las cosas buenas que les brinda la vida (p. ej., una Educación de calidad) es una manera de fomentar la gratitud. Si tu hijo se centra en los aspectos positivos de su nuevo colegio, eso le ayudará a llevar a cabo la transición y a evitar caer en la negatividad.

Cambiar de colegio nunca es fácil; ni para los padres, ni para los hijos. Sin embargo, puedes hacer que la transición sea menos dura tomando algunas medidas de manera proactiva para preparar a tu hijo para lo que está por venir.

0
Comentarios