El desarrollo laboral junto a sistemas inteligentes

Los cambios laborales producidos por el progreso tecnológico van a exigir mayor capacidad de interactuar con las máquinas pero también van a valorarse las habilidades puramente humanas.
Adrián ArcosMartes, 8 de octubre de 2019
0

El mundo laboral está en continuo movimiento y las habilidades requeridas para un trabajo actual pueden cambiar en cuatro o cinco años. En la última edición del informe del Foro Económico Mundial se exponen, entre las diez habilidades más demandadas para 2022, la capacidad de aprender de forma activa, tener pensamiento analítico, conocimientos de programación, inteligencia emocional o poseer influencia social.

Alberto de Torres, profesor de ESIC Business & Marketing School, ha analizado cuáles son las capacidades que serán claves para generar una transformación de las empresas y cuáles están en declive. Es decir, qué hay que tener para encajar con lo que buscan.

Los profesionales del futuro que tendrán más facilidad para poder desarrollar una carrera profesional creciente y con responsabilidad son aquellos cuyas competencias estén relacionadas con estudios STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). Pero tener conocimientos técnicos en tecnologías habilitadoras como el internet de las cosas, big data o ciberseguridad no será suficiente.

Las 'soft skills' serán claves para contribuir a la incorporación de la tecnología a los procesos.

Las soft skills serán claves para contribuir a la incorporación de la tecnología a los procesos. Por eso, las empresas valorarán la capacidad de trabajar en equipo, de tomar decisiones, la empatía, la tolerancia a la presión o la resolución de conflictos. Así, De Torres apuesta por “un responsable de marketing que trabaje con soluciones de Inteligencia Artificial y big data, un abogado experimentado en blockchain y smart contract o un director de operaciones que lidere proyectos de automatización”.

Es también a lo que se refiere Elena Ibáñez, fundadora de Singularity Experts –en la entrevista que publicamos este número–,  cuando habla de la importancia que van a tener “la resolución de problemas complejos, el pensamiento crítico, la adaptabilidad, la estabilidad emocional, la creatividad, habilidades de comunicación…”. E incide también en aquellos empleos humanistas que pueden tener éxito en un futuro, como los que tienen que ver con aspectos éticos, legales o artísticos de la tecnología y la Inteligencia Artificial.

Por otro lado, habilidades como la destreza manual, el manejo de recursos materiales y financieros e incluso el mantenimiento tecnológico están en declive, ya que la automatización de los procesos relegará a un segundo plano ciertas tareas que hoy se realizan manualmente. “Los nuevos profesionales tendrán que trabajar junto a sistemas inteligentes y robots”, afirma Alberto de Torres, “y su motivación no será principalmente monetaria, sino los retos que supone su trabajo”.

Qué piensan los jóvenes

JobTeaser, plataforma de contratación y orientación de jóvenes talentos, ha publicado un estudio sobre el futuro laboral y su impacto en el sistema educativo. El informe, elaborado junto con la Cumbre Mundial para la Innovación en Educación (WISE), ha contado con la participación de más de 3.000 personas de entre 18 y 25 años en España, Francia, Alemania, Reino Unido y Bélgica. Para los jóvenes europeos, las competencias más importantes en el mundo laboral para los próximos años son las habilidades informáticas y la capacidad de interactuar con las herramientas de Inteligencia Artificial.

Una creencia que contrasta con la opinión de los miembros del sistema educativo y de los expertos en contratación, que destacan el hecho de que los jóvenes sean flexibles y tengan capacidad de adaptación. Los jóvenes españoles son conscientes de la importancia de las habilidades interpersonales, pero consideran que los responsables de contratación no le dan la relevancia que esperan.

"

Esta generación de jóvenes también es la más exigente y entiende realmente que la formación constante es la clave del éxito en el futuro

"

Por su parte, la plataforma de formación Udemy ha publicado la segunda edición de su estudio Carencias de Capacidades, a partir de encuestas realizadas a más de 1.000 trabajadores españoles. Según este estudio, las áreas que los trabajadores piensan que deben desarrollar para avanzar en su carrera profesional son, en primer lugar, las habilidades técnicas y digitales, y todo lo que tiene que ver con programación, analítica de datos, diseño web, marketing, SEO, etc.

Después vendrían el liderazgo y la gestión –trabajo en equipo, resolución de conflictos, dirección de equipos…–, así como las habilidades de productividad –gestión del tiempo o priorización–. Las que aparecen en los últimos lugares son las habilidades sociales y todo aquello relacionado con el pensamiento crítico, la resolución de problemas y la comunicación, así como las relaciones con las personas adecuadas en el trabajo.

El vicepresidente de Marketing de Udemy, Llibert Argerich, señala que “esta generación de jóvenes también es la más exigente y entiende realmente que la formación constante es la clave del éxito en el futuro”.

Ecosistema emprendedor

Otro de los factores que nos muestra hacia dónde se dirige el mercado laboral es la situación del panorama emprendedor en nuestro país. La VI edición del Mapa del emprendimiento, elaborado por Spain Startup-South Summit, tras el análisis de cerca de 1.720 startups, nos confirma la consolidación del ecosistema emprendedor en nuestro país, al registrarse un 54% de emprendedores en serie en el último año, es decir, que han creado dos o más startups.

Sin embargo, todavía queda pendiente incrementar la presencia entre sus filas de otro tipo de talento: el femenino y el de los profesionales de más de 45 años. Por tanto, el perfil del emprendedor español se mantiene estable durante los últimos años: hombre (81%), con una edad media de 34 años y estudios universitarios (92%).

La situación de las 'startups' españolas

  • Diferencias por géneros. Según el último informe del ‘Mapa del emprendimiento’, salud, tercer sector y robótica son los sectores preferidos entre las emprendedoras. Ellos, sin embargo, eligen proyectos de robótica, ‘big data’ e ‘insurtech’. Este último formado por ‘startups’ que utilizan tecnologías como los ‘blockchains’, ‘big data’ o la computación en la nube para crear dentro del sector de los seguros nuevas formas de ofrecer productos y servicios al cliente.
  • Las más fuertes. En este ecosistema emprendedor que se encuentra en continuo crecimiento, están entrando con mucha fuerza las industrias relacionadas con la salud, la Inteligencia Artificial y el ‘proptech’ – aplicación de nuevas tecnologías para el sector inmobiliario–. Se mantienen con un histórico consolidado las relacionadas con el turismo, ‘fintech’ (tecnofinanzas) e ‘insurtech’, y pierden pulso las enfocadas al marketing, moda y ‘blockchain’.
0
Comentarios