Elena Ibáñez: “Hay muchos trabajos humanistas que son también del futuro”

Ibáñez considera un error pensar que los empleos del futuro solo van a estar relacionados con perfiles técnicos, y destaca que se necesitarán expertos éticos, legales o artísticos.
Adrián ArcosMartes, 8 de octubre de 2019
0

Anima a ver la Inteligencia Artificial (IA) como un reto que hay que adaptar, integrar y ponerla al servicio del ser humano. Elena Ibáñez es la fundadora de Singularity Experts, una plataforma de IA que ayuda a los jóvenes a identificar sus habilidades y les muestra cuáles son sus trabajos ideales y lo que deberían estudiar para prepararse de cara al futuro. El objetivo es perfeccionar el sistema de orientación para que los alumnos puedan escoger mejor su formación.

¿Qué se sabe a día de hoy sobre los trabajos del futuro?
—Las áreas que más van a crecer son aquellas que tengan asociada una tecnología exponencial. Por ejemplo, todos los campos en los que se involucre la IA, como la salud o a automoción, o todo lo que tenga que ver con la nanotecnología, drones o biotecnología.

"

Aquellos trabajos donde haya un mayor componente humano, van a seguir siendo patrimonio de las personas

"

¿Qué tipos de trabajos van a hacer los robots y cuáles las personas?
—Todo lo que sea automatizable, repetitivo, lo va a hacer un robot; y aquellos trabajos donde haya un mayor componente humano, van a seguir siendo patrimonio de las personas. Por eso siempre decimos que cuanto más avanza la tecnología, más tenemos que desarrollar las capacidades humanas.

¿Cuáles son las competencias clave para este tipo de trabajos?
—Todas las soft skills que tienen que ver con las resolución de problemas complejos, el pensamiento crítico, la adaptabilidad, la estabilidad emocional, la creatividad, habilidades de comunicación… Todo esto es justamente en lo que nos tenemos que centrar los humanos y, de hecho, ya hay muchas empresas que están empezando a contratar por capacidades y no por conocimientos.

"

La IA sí que tiene una capacidad altísima, muy por encima de los seres humanos, para hacer ciertas actividades muy especializadas

"

¿Es lo que nos diferencia de la Inteligencia Artificial?
—La IA sí que tiene una capacidad altísima, muy por encima de los seres humanos, para hacer ciertas actividades muy especializadas, pero justamente donde falla es en la visión holística de todo. Por ejemplo, una IA puede ganar a un humano jugando al ajedrez, pero de forma global esa IA no supera la inteligencia de un niño de 2 años.

¿Realmente se está formando para ese tipo de competencias?
—Ya sabemos todos que la Educación va muy por detrás de los cambios tecnológicos y, por ende, de los cambios en la sociedad. En España, sigue muy centrada sobre todo en la transmisión de conocimientos, y además de una manera totalmente reglada y ordenada. Nosotros ya estamos viendo que la Educación va hacia una atomización brutal, hacia una liquidez que nunca ha tenido, y esto pasa justamente por una formación en temas mucho más multidisciplinares y de una manera más continua. Es lo que en Sigularity Experts llamamos “Leonardo beta permanente”: continuamente estás aprendiendo y además de todo, porque justamente son los perfiles que necesitamos cada vez más.

"

Ya pasó la fase en la que uno hace una ingeniería mecánica y ya no vuelve a formarse en la vida

"

¿Cómo debería entonces formarse un alumno de cara al futuro?
—Yo le recomendaría la orientación que hacemos en Singularity Experts, que primero consiste en tener muy claro qué actividad se te va a dar bien, qué te va a hacer feliz, y en función de eso elegir un itinerario académico que siempre va a estar compuesto de distintas vías formativas complementarias. Ya pasó la fase en la que uno hace una ingeniería mecánica y ya no vuelve a formarse en la vida.

¿Qué ocurre con el plano vocacional en los empleos del futuro, sobre todo en las ramas humanísticas?
—Siempre tendemos a pensar que estos empleos futuros están relacionados con trabajos técnicos y no es así. Hay muchos trabajos humanistas que también son del futuro y que están relacionados con perfiles especializados en filosofía, derecho o enseñanzas artísticas. Por ejemplo, todos los perfiles éticos que están relacionados con la IA, como la conducción autónoma y el comportamiento moral de un coche en caso de prever un accidente, y que además ese comportamiento es cultural porque en cada país cambia la percepción de esa moral. Es un claro ejemplo de una cuestión que tiene que resolverla un equipo de expertos éticos.

Otros ejemplos pueden ser un experto legal en modificación genética de alimentos o los diseñadores de visualización de datos, que tienen que ser personas con un gran interés artístico-creativo. No debemos caer en el error de confundir empleo humanista con falta de empleabilidad. Todos los alumnos que tengan vocaciones humanistas, si eligen bien ese empleo hacia profesiones de futuro, seguro que se van a encontrar una alta empleabililidad.

"

Las niñas suelen responder: 'Es que las ingenierías son carreras para gente inteligente'

"

¿Cómo se puede reducir la brecha de género que existe sobre todo en las materias STEM?
—En España tenemos un problema de formación en STEM, con solo un 26% de matriculados y decayendo, mientras que la UE está previendo una falta de empleos cualificados en esa formación de aquí a cinco años. Esto supone un problema brutal de competitividad para nuestro país, y la solución pasa por motivar a las personas para que se formen cada vez más en STEM. En Singularity Experts estamos encontrándonos desgraciadamente con niñas que necesitan un mayor empoderamiento.

Cuando presentamos nuestros informes, a las niñas en muchas ocasiones les asignan empleos que implican una ingeniería. Sin embargo, solemos encontrarnos con la siguiente respuesta: “Es que las ingenierías son carreras para gente inteligente”. Entonces nosotras les demostramos que sus perfiles están por encima de la media en inteligencia fluida, que es la inteligencia típica de los ingenieros. Les demostramos que ellas se encuentran entre ese 20% de la población con mayor capacidad de razonamiento. Eso las ayuda a empoderarlas, a conocer sus capacidades, porque es evidente la minusvaloración que existe en muchas de ellas.

El profesor del futuro

  • Más conocimiento. “Toda la formación on line va a permitir a los profesores tener un conocimiento de sus alumnos que nunca han tenido, conocer las temáticas en las que están más interesados y el ritmo de aprendizaje de cada uno”.
  • Inteligencia Artificial. “La IA les va a permitir tener herramientas para poder personalizar esa Educación en temas como la realidad aumentada, que permite enseñar a través de las emociones, más que simplemente a través de la traslación de conocimientos”.
0
Comentarios