fbpx

La Comunidad de Madrid cree que todo PISA está "contaminado"

La Comunidad de Madrid cree que no se deben publicar los datos del Informe PISA que está previsto dar a conocer el próximo 3 de diciembre debido a errores no solo en la prueba de Lectura, ya reconocidos por la OCDE, sino en las demás competencias (Ciencias y Matemáticas).
Diego Francesch / Saray MarquésMiércoles, 11 de diciembre de 2019
0

El consejero de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, ha sido quien primero ha puesto en duda la credibilidad de PISA.

Los datos de PISA de la Comunidad de Madrid (y eventualmente de otras comunidades) no deberían publicarse el próximo 3 de diciembre, como estaba previsto, debido a errores en la aplicación de las pruebas que no solo afectarían a la competencia de Lectura sino tambien a Ciencias y Matemáticas. En el primer caso (Lectura), la OCDE ya reconoció unas “anomalías” que afectarían a los resultados, por lo que ya habían anunciado que no se darían a conocer el 3 de diciembre.

Sin embargo, la Comunidad de Madrid cree que todas las pruebas estarían “contaminadas” por lo que no son partidarios de dar a conocer los resultados. Por otro lado, según fuentes consultadas por MAGISTERIO, la Comunidad de Madrid pasaría del grupo de cabeza de PISA al de cola, lo cual también motivaría el rechazo de estas pruebas.

De todos modos, tanto desde el Ministerio como desde la OCDE insisten en que “no hay fraude ni boicot ni malas intenciones. España ha hecho un excelente trabajo en la implementación [de la prueba] como siempre”.

La Comunidad de Madrid pasaría del grupo de cabeza de PISA al de cola, lo cual también motivaría el rechazo de estas pruebas.

En cualquier caso, ya había algo que chirriaba cuando la propia OCDE emitió un comunicado el pasado 15 de noviembre en el que afirmaba que había decidido aplazar la publicación de los resultados de Lectura estatales y regionales de PISA 2018 de España. “No se incluirán en el conjunto inicial de informes que se publicarán el 3 de diciembre de 2019”, señalaba la OCDE. “Sin embargo, los resultados de España de Matemáticas y Ciencias se publicarán en esa fecha”, matizaban.

“Los datos de España han cumplido los Estándares Técnicos de PISA y no se ha apreciado ningún error técnico ni manipulación de los mismos”, decía el comunicado. “Sin embargo, algunos datos muestran un comportamiento de respuesta inverosímil por parte de los estudiantes. Por consiguiente, la OCDE no puede asegurar una plena comparabilidad internacional de los resultados de España por el momento. España está de acuerdo en seguir la recomendación de la OCDE de aplazar la publicación de sus resultados y datos a la vez que se investiga sobre las posibles fuentes de estas anomalías”, señalaba el comunicado.

Los argumentos

La Comunidad de Madrid defiende que todos los alumnos realizan la prueba de Lectura, la protagonista en esta edición, pero no las de Matemáticas (un 40% la hizo) y Ciencias (40%). Sin embargo, a estos alumnos también se les puntúa en esas competencias teniendo en cuenta varios factores, entre ellos el resultado en Lectura. Por tanto, las anomalías en fluidez lectora afectan también a las otras competencias. Según fuentes de la OCDE el resultado de la prueba principal tiene una influencia de apenas 5 puntos en los de las otras dos.

Según fuentes de la OCDE el resultado de la prueba principal tiene una influencia de apenas 5 puntos en los de las otras dos.

La Comunidad de Madrid incide asimismo en un mayor número de errores de los alumnos con tres grupos de aplicadores en concreto de los nueve que administraron la prueba en los 177 centros de la Comunidad de Madrid participantes en PISA 2018. Así, en los grupos 2, 3 y 6 se obtuvo el triple de resultados inverosímiles, a pesar de que estos pasaron la prueba en zonas tradicionalmente con altos resultados, como la zona oeste. De esta forma, si se eliminaran los resultados de los alumnos que tuvieron estos aplicadores, la Comunidad de Madrid ganaría 12,5 puntos. Si solo hubieran participado esos alumnos que tuvieron a los grupos 2, 3 y 6 de aplicadores, caería 28,5 puntos.

Como en el resto de España, los grupos de aplicadores procedían de la empresa Typsa Estadística y Servicios S.L., adjudicataria de la aplicación de las pruebas tanto en la muestra país como en las muestras ampliadas por comunidades (en Madrid 27 centros eran de la muestra país y 150, de la ampliada).

Añaden, además, errores en la base de datos de PISA 2018 y que todo esto lo han detectado con un análisis realizado con medios escasos y en apenas dos meses, el tiempo transcurrido desde que conocieron los resultados de Madrid en PISA, por lo que emplazan a la OCDE a retrasar la publicación de los resultados de Madrid en PISA 2018 hasta que se aclare el alcance de los errores y se analicen las causas.

Respecto a la repercusión en otras comunidades, reconocen que al menos han tenido contacto con otras tres consejerías que también han detectado resultados anómalos y que algunos de los equipos de aplicadores cuestionados se desplazaron fuera de la Comunidad de Madrid.

Tras la aparición en escena de la Comunidad de Madrid, la OCDE se ha reafirmado: “Los resultados en Ciencias y Matemáticas de España reúnen todos los estándares técnicos y la OCDE no ha encontrado en ellos anomalías que cuestionen su publicación; por tanto, serán publicados el 3 de diciembre”.

0