El Ministerio no sabe cuándo volverán los alumnos a las aulas ni si lo harán y tampoco qué evaluar

El 11 de abril se decidirá en Conferencia Sectorial si se vuelve en mayo o incluso junio durante 15 o 20 días. Las asociaciones de estudiantes reclaman que se impida la repetición de curso.
Diego FranceschMartes, 31 de marzo de 2020
0

Reunión telemática de la Conferencia Sectorial de Educación la semana pasada. MEFP

En este momento, entre las dudas que tiene el Ministerio de Educación acerca de este complicado final de curso, la principal de todas es cuándo volverán los alumnos a las aulas y si lo harán finalmente. La ministra, en declaraciones a los medios de comunicación en los últimos días, confía en que los alumnos puedan volver al colegio “en mayo o incluso junio”, un asunto que previsiblemente se resolverá el próximo 11 de abril en la próxima Conferencia Sectorial de Educación. “Miraremos las circunstancias que acontecen el 11 de abril y días siguientes para poder saber si efectivamente podemos proporcionar una vuelta al colegio en mayo o si tenemos que articular otros mecanismos que nos permitan continuar el curso” para que “nadie lo pierda por la pandemia”, ha dicho en declaraciones a TVE.

Educación quiere que todos los alumnos “sean evaluados con justicia, equidad y de acuerdo con las circunstancias de cada uno”. “Nos gustará mucho, tenemos la esperanza, la confianza abierta en que los alumnos puedan al menos regresar 15 o 20 días, en mayo o junio incluso”, reiteró.

Respecto a la EBAU –que se va a realizar entre el 22 de junio y el 10 de julio–, el nuevo modelo de prueba aprobado de acuerdo con las comunidades “permitirá que ningún alumno pierda el curso” y que se garantice un acceso a la universidad “en términos de equidad y justicia para todos”. Eso no impide que se incluya “todo el temario” pero con la posibilidad de que cada estudiante seleccione “un número de preguntas por bloque de composición amplia”.

El Ministerio de Educación quiere que todos los alumnos “sean evaluados con justicia, equidad y de acuerdo con las circunstancias de cada uno”

Tampoco existe en este momento la posibilidad de dar por finalizado el curso. En esto, la ministra ha sido tajante: “De ninguna de las maneras” está previsto el final de curso antes de lo correspondiente.

Proceso de escolarización

Otro asunto es el de la escolarización de los alumnos para el próximo curso y, en este sentido, las administraciones educativas ya han dicho a los padres que “no se preocupen” porque “se hará todo por vía telemática y se van a simplificar los trámites y procedimientos para que con este estado de confinamiento sea más fácil actuar desde casa y a través de un ordenador”, ha dicho por ejemplo el presidente andaluz, Juanma Moreno.

En Asturias, los equipos directivos han solicitado a la consejera indicaciones precisas sobre la evaluación y el calendario, sobre la unificación y coordinación de tareas, la formación en TIC, sobre si hay que avanzar o no en las materias y sobre la información que hay que trasladar a las familias. La consejera se ha comprometido a aclarar estas cuestiones, si bien ha advertido de que algunas de ellas son competencia del Ministerio.

En Asturias, los equipos directivos han solicitado a la consejera indicaciones precisas sobre la evaluación y el calendario, sobre la unificación y coordinación de tareas, la formación en TIC, sobre si hay que avanzar o no en las materias y sobre la información que hay que trasladar a las familias

No obstante, también hay quienes abogan por una prolongación del curso. Es el caso del presidente de CECE, Alfonso Aguiló, quien en Twitter ha manifestado que “parece conveniente que el mes de junio pueda aprovecharse lo mejor posible y que las pruebas de recuperación sean en septiembre en todas las comunidades”.

Qué evaluar y cómo hacerlo

Otra cuestión es la de qué evaluar y cómo hacerlo. En este ámbito, el teletrabajo ha enseñado a reducir el temario y quedarse con lo esencial. El director del IES “Bovalar” de Castellón, Toni Solano, afirma con ironía: “No ocurrirá, pero ¿y si este fuese el año en el que descubrimos que la mayoría de deberes que se mandan no tienen ningún valor añadido? ¿Y si fuese la ocasión ideal para que las tareas pusiesen en marcha procesos de aprendizaje autónomo y no mera copia y repetición?”.

Otra dificultad que ha desvelado la teledocencia es la de la brecha digital. Ni todos los alumnos tienen internet en casa ni algunos profesores se ven capacitados para enseñar a distancia. “Muchos de nosotros llevamos años compartiendo experiencias en las redes, en blogs de aula, en plataformas ‘ilegales’ para la Administración, en sitios web. Siempre he intentado que ningún alumno se quede atrás”, afirma en este sentido Toni Solano.

Al final, este director es optimista y cree que “esta crisis nos va a cambiar, o debería hacerlo. De alguna manera, se hará visible el ingente trabajo de los docentes fuera del aula. También se verá la necesaria actualización de equipos informáticos de los centros y de las plataformas educativas”.

Toni Solano "

Esta crisis nos va a cambiar, o debería hacerlo. De alguna manera, se hará visible el ingente trabajo de los docentes fuera del aula

"

Por el momento, sabemos que un porcentaje de centros y hogares no tienen posibilidad de aplicar las nuevas tecnologías porque no disponen de ellas. La Comunidad de Madrid, sin ir más lejos, ha informado de que el 92,72% de los centros de la región utilizan el teletrabajo desde la primera semana de la suspensión de las clases, mientras que el 7,28% restante emplea un sistema mixto, por el cuál también facilitan las actividades impresas a los alumnos.

En la actualidad, los docentes están utilizando todas las vías disponibles para tener una relación constante con las familias, desde las plataforma educativas, páginas web de los centros, correos electrónicos, o WhatsApp. El correo electrónico (sobre todo en Primaria) es el medio más utilizado para el envío de los trabajos, de cara a que estos puedan ser corregidos y evaluados por el profesor, así como para el planteamiento de dudas y comentarios. Muchos docentes también utilizan blogs donde se publican las soluciones, para su autocorrección por los propios alumnos. En este sentido, expertos como el exdirector del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), Ismael Sanz, admite que “una parte del aprendizaje podría no recuperarse”.

Que ningún alumno repita curso

  • La Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (Canae) ha solicitado al Ministerio una modificación de la normativa que regula la repetición. En un comunicado, la asociación ha indicado que “se debe evitar el grave perjuicio para la permanencia en el sistema educativo que supondría para un estudiante repetir curso en estas circunstancias”.
  • Canae añade que “la repetición ya se plasma en la normativa como una situación excepcional y debemos tomar las medidas oportunas para que así sea”. La entidad ha mostrado también su preocupación sobre la Educación a distancia y solicita que se busquen fórmulas para que se realice en igualdad de oportunidades.
  • La presidenta de la organización, Andrea G. Henry, indica que “en esta situación excepcional debemos ajustar el calendario académico para que perjudique lo menos posible a los estudiantes, siempre de forma consensuada”.
0
Comentarios
  1. Noticias | Del 28 de marzo al 3 de abril - UCETAM
    31 de marzo de 2020 08:31

    […] ⇒ Leer más ⇐ […]

  2. Chao
    1 de abril de 2020 11:05

    o Ministerio aínda non sabe……..

  3. Mónica
    1 de abril de 2020 12:22

    En Madrid lo que está ocurriendo es que las actividades escritas se están haciendo gracias a las impresiones que hacemos los progenitores en nuestras casas, con nuestros recursos. Ojalá hubiera cambiado de verdad el sistema, pero no, se siguen repitiendo los mismos errores y las mismas estrategias. La imposibilidad de cambio se ha evidenciado en parte por la obvia brecha digital (no sólo de progenitores, sino también tristemente entre el cuerpo docente) y por la menos nombrada brecha económica, esa que impide que en todos los hogares haya una impresora, un ordenador (como mínimo) y una buena conexión a internet.
    Como decía un compañero en el artículo, a ver si así los docentes (y los progenitores) nos damos cuenta de que la mayoría de las veces los deberes repetitivos y generalizados no ayudan a reforzar nada y que es mucho más útil despertar el interés de nuestro alumnado, que es mucho más eficaz y sencillo motivarles con herramientas que usan en su día a día, que igual va siendo hora de abandonar técnicas y estrategias decimonónicas (que sí, que ya se que hay muchos y muchas docentes que han/hemos cambiado su/nuestra forma de trabajar, pero, por favor, que un grupo numeroso de árboles no nos impida ver la extensión del bosque)

  4. Laura
    1 de abril de 2020 15:18

    Pasar de curso implicaría un aprobado general que es absurdo habiendo pasado dos evaluaciones. Lo lógico sería la media de las dos evaluaciones más la calificación de este trimestre en un porcentaje positivo de un 15 %. Existe otro medio maravilloso que es la relación humana a través del teléfono, la “llamadita”, instantánea y cercana.

  5. Yudith
    1 de abril de 2020 17:32

    Por favor, que puedan lograr que ningún alumno repita curso, tengo dos hijos, haciendo la Eso uno en segundo y otro en 4to. Los dos han repetido curso y sería un perjuicio grande para ellos y para otros que estén en las misma circunstancia. Gracias y que pronto termine esto. Que tengáis salud.

  6. Elsa Amoedo Cobian
    2 de abril de 2020 00:18

    ¿Y que pasa con la situación en la universidad? ¿Por qué siguen los alumnos haciendo trabajos prácticos que sólo cuentan como asistencia a clase? Creo que como mínimo, en estas condiciones especiales deberían puntuar todos como parte esencial del examen.

  7. María
    13 de mayo de 2020 12:43

    Deberíamos tener la posibilidad de hacer, al menos, los exámenes, aunque fuera en el patio, dividiendo las clases, y con la separación de seguridad necesarias. Por turnos, y siempre siguiendo las medidas de seguridad.
    Se debería probar en Junio porque como se deje para Septiembre, con la cantidad de cosas que hay que preparar y hacer… va a ser un caos.