fbpx

"Hay que enseñarles a leer emociones igual que les enseñamos a leer letras"

Por Gema Eizaguirre. Periodista y responsable de Comunicación de Teatro de Conciencia.
En Sus ZapatosViernes, 15 de enero de 2021
0

Conversamos con Pax Dettoni Serrano, creadora del método de alfabetización emocional “En Sus Zapatos” quien acaba de publicar el cuento “Talambote”, que inicia en la educación emocional a niños y niñas de 3 a 6 años y cuenta con una guía didáctica gratuita (descárgala aquí). El 25 de enero presentará vía Zoom la Escuela Teatro de Conciencia que ofrece formación en Educación Emocional a docentes, educadores y familias (Info e inscripción)

-¿Qué cantidad de emociones siente el ser humano?

Cualquier experiencia que vivimos despierta en nosotros emociones, ni buenas ni malas, solo emociones. Si fuéramos plantas no sería así, pero somos seres humanos. Y eso significa que tenemos cuatro dimensiones que nos condicionan la existencia. Por un lado, tenemos un cuerpo físico con el que podemos ACTUAR en el mundo exterior, también tenemos un cuerpo de pensamiento con el que podemos PENSAR en nuestro mundo interno, otro de emoción con el que podemos SENTIR también en el mundo interno y finalmente tenemos también un SER, un YO que puede ser consciente de lo que SENTIMOS, PENSAMOS Y ACTUAMOS.

-¿Cuándo educar a los más pequeños en las emociones?

En ese proceso de educación –o socialización– que empieza cuando nacemos, educamos a los niños ya desde muy temprana edad en su ACTUAR, y les decimos: “límpiate las manos antes de comer”, ‘’no pegues’’, ‘’déjale tu juguete a tu hermano’’… También les educamos en su PENSAR, sobre todo cuando empiezan la escuela y empiezan su aprendizaje de lectoescritura y el cognitivo también con las diferentes asignaturas. Aunque también antes, cuando les enseñamos los colores o que nos llamen “mamá”, ‘’papá’’ o aprendan a decir ‘’perro’’ y ‘’gato’’.

¿Y qué ocurre con el SENTIR? Bueno, pues el Sentir no tiene asignaturas en el cole… de momento… Así que el sentir de las emociones generalmente se autoeduca, como se puede.  Fundamentalmente copiando modelos familiares, que para quién no tiene la suerte de que sus familias tengan educación emocional pues es un problema… Es por ello, que se debe prestar atención a este aspecto generalmente desatendido en la educación de los más pequeños.  Sobre todo, porque el sentir si no está educado puede ‘’jugarte muy malas pasadas’’ en la niñez y en la vida adulta.

Antes de lanzarnos a comprar mil libros de educación emocional para nuestros pequeños, nos deberíamos preguntar ¿cómo es mi alfabetismo emocional?

-¿Las emociones deben ser dirigidas, dominadas…?

Las emociones son energía pura, ni buena ni mala insisto, solo energía. Esa energía tiene que tener un comandante que la dirija, si no es así, esa energía se desborda por donde quiere y cuando quiere. Y con ello puede, y de hecho así es, hacer daño a uno mismo y a los otros también. Es, por tanto, importante que los niños y las niñas aprendan que las emociones no son buenas ni malas, primero, para que luego sin miedo a ninguna de ellas puedan aprender a gestionarlas, a adueñarse de ellas para expresarlas de la manera que ellos deciden y no bajo secuestro emocional.

-¿Cuál es el primer paso a dar?

El primer paso de una educación emocional, de lo que llamamos alfabetización emocional, es aprender a saber leer y escribir emociones, tal y como hacemos con las letras. Adquirir la capacidad de reconocer la rabia, el miedo, la alegría o la tristeza –leer– y también adquirir la capacidad de expresarlas de una manera que no sea dañina para nadie –escribir–.

Este aprendizaje, como hemos dicho generalmente se hace siguiendo los modelos familiares, y quiero incidir en esto porque antes de lanzarnos a comprar mil libros de educación emocional para nuestros pequeños, nos deberíamos preguntar ¿cómo es mi alfabetismo emocional? ¿Cómo yo como madre o padre o educador me relaciono con mis emociones? ¿Las reconozco? ¿Las expreso yo o se expresan ellas a su gusto? ¿Puedo reconocer qué emociones sienten los niños y niñas? ¿Puedo entenderlas? …

Es importante no tener ‘’miedo’’ a sentir ninguna emoción, es decir aceptar todo lo que se siente, y para ello hay que conocerlo y normalizarlo.

-Y “Talambote” ofrece ese paso de identificar…

‘’Talambote’’ puede servir para adultos, además de para los más pequeños. Pues es la alfabetización emocional el objetivo de este cuento. Enseña a los niños – o adultos-, a través de la historia de Miguelito, las emociones que sentimos con más frecuencia – o sobre las que se levantan el resto de emociones- las básicas: la rabia, el miedo, la alegría y la tristeza- y que ellas por sí mismas no son ni buenas, ni malas.  Es importante no tener ‘’miedo’’ a sentir ninguna emoción, es decir aceptar todo lo que se siente, y para ello hay que conocerlo y normalizarlo.  Ojo, que sentir no significa dejarse llevar por su impulso, solo significa eso: sentir en el cuerpo, reconocer lo que se siente y ponerle un nombre.

-¿Qué enseña cada una de las emociones básicas?

El cuento es un proceso, un viaje en su interior, y también en el mundo exterior. Así el protagonista irá encontrándose y conociendo a las cuatro emociones y cada uno de sus impulsos. La tristeza le enseñará como la pérdida nos lleva a la pena, al llanto; la rabia le enseñará como cuando nos frustramos queremos gritar, y pegar; el miedo le enseñará que cuando sentimos amenaza queremos escondernos o huir, y finalmente la alegría le enseñará que cuando sentimos gratitud y conseguimos lo que queríamos queremos reír, y bailar. Y este es, en última instancia el viaje que hacemos todos cuando estamos vivos.

 

Si vemos las emociones como algo que no es bueno ni malo, tan solo es inevitable, dejamos entonces lo bueno y lo malo para la dimensión del actuar, del comportamiento, y no del SER.

-El cuento “Talambote va acompañado de una guía didáctica gratuita ¿En qué consiste?

Es un cuento didáctico con el que se puede trabajar con un grupo de niños y niñas esta primera competencia de inteligencia emocional. Por ello, este cuento se ha convertido en un recurso también de nuestro método ‘’En Sus Zapatos’’ para la alfabetización emocional y la convivencia.

Y en este sentido hemos desarrollado la guía didáctica ‘’Jugar-Aprender con Talambote’’ – con la colaboración de cuatro maestras y facilitadoras acreditadas en el método ‘En Sus Zapatos’’: Paula Romero, Vannesa Sánchez, Atenea Alonso y Claudia Rodríguez. Esta guía didáctica tiene este título, porque la propuesta es aprender sobre las emociones jugando –de hecho, cuando más y más fácil se aprende es jugando–.

En ella podéis encontrar una metodología para trabajar en el aula durante siete semanas seguidas la identificación de las cuatro emociones básicas, a través de dos tipos de dinámicas: las reflexivas y las teatrales. De hecho, el resultado final es llevar con el grupo, “Talambote” a la escena, es decir representarlo. Para ello, los niños más mayorcitos tendrán más facilidad.

-¿Cómo es la metodología que utiliza este cuento y que es también la de “En Sus Zapatos”?

Sí, se basa en la metodología de Teatro de Conciencia, que muestra las emociones como personajes independientes de la persona, de manera que un niño que siente miedo pueda verse él a sí mismo con miedo, y no verse como un niño miedoso –que es muy diferente el matiz. Lo mismo insisto que ocurre con los adultos. Si vemos las emociones como algo que no es bueno ni malo, tan solo es inevitable, dejamos entonces lo bueno y lo malo para la dimensión del actuar, del comportamiento, y no del SER. Y eso en educación es muy importante, porque el SER del niño no debiera tocarse nunca, porque ahí tiene las raíces su autoestima, su autoimagen y su personalidad segura, firme, confiada, esperanzada, comprometida y responsable. Como también en su SER tiene la raíz su capacidad de Amar.

-Este cuento es infantil, pero recoge profundas enseñanzas y valores: compromiso, respeto a la vida, gratitud…

En el cuento, todas las emociones le llevan a Miguelito al final a actuar bien. Sin embargo, nos podemos preguntar ¿qué es bien? Pues ‘’bien’’ pienso que es en última instancia las acciones que se dirigen hacia la Bondad, la Belleza y la Verdad. En este caso Miguelito podrá con su Actuar mostrar bondad, salvará una vida – la de ‘’Talambote’’, es ejerciendo su responsabilidad y compromiso con el mundo, con todos los seres vivos. Y con ello, dará un motivo de alegría a su amiga Fátima, a la vez que sentirá la gratitud por esa amistad que le ayuda a resolver la situación.

-El objetivo de Teatro de Conciencia es contribuir a la convivencia pacífica…

Paz es el destino cuando hablamos de convivir, por tanto, cuando hablamos de educar, la dimensión del SER, la del YO consciente es la que la única dimensión que puede adueñarse de las otras, – la del actuar, la del pensar y la del sentir- adueñarse en el mismo sentido que un capitán o capitana de barco se adueñan de las velas y el timón para poder navegar cualquier marea.  Ese adueñamiento puede durar una vida o varias, pero es importante no dejar de intentarlo, de educarse para ello y educar para ello. Porque solo cuando seamos plenamente conscientes de nuestro actuar, pensar y sentir seremos Libres. Y la Paz es fruto siempre de la Libertad.

El libro se puede adquirirse en: https://yalavueltalaluna.com/producto/talambote/

Todos lo recaudado irá destinado a promover nuevos proyectos de Educación Emocional de la Asociación Teatro de Conciencia.

____________________________________
Desde la Asociación Teatro de Conciencia, y desde el programa “En Sus Zapatos”, queremos seguir facilitando la alfabetización emocional de adultos y niños, en este caso sin teatro–como lo hacemos habitualmente, pero sí con otros recursos. Puedes sugerirnos temas escribiendo a: info@teatrodeconciencia.org 
Si quieres formarte en nuestro método de alfabetización emocional,  te puede interesar nuestro Postgrado en Educación Emocional con Teatro de Conciencia. Método “En Sus Zapatos”.  Puedes informarte aquí
0
Comentarios