fbpx

¿Cómo adquirir la competencia digital a través de entornos virtuales de aprendizaje?

Los entornos de aprendizaje virtuales han llegado para quedarse, por lo que es necesario que los docentes sean conscientes de los principales mecanismos a su alcance para facilitar que sus alumnos adquieran un nivel satisfactorio de la competencia digital.
Pablo Fernández y Diego VergaraMiércoles, 15 de septiembre de 2021
0

Es necesario conocer el potencial de las TIC para valorar su incorporación en una experiencia de aprendizaje virtual. © VALERY

A finales del pasado siglo XX surgió el término competencia transversal. Según la Real Academia Española (RAE), competencia es una “pericia, aptitud o idoneidad para hacer algo o intervenir en el asunto determinado”. Por otro lado, una de las afecciones del adjetivo transversal es que atañe a distintos ámbitos o disciplinas en lugar de a un problema concreto. Por lo tanto, el término competencia transversal se refiere a la aptitud para hacer algo en distintos ámbitos o disciplinas.

Tradicionalmente el término competencia transversal siempre ha estado muy relacionado con competencias o habilidades como el trabajo en equipo, el pensamiento crítico, la capacidad de comunicar, etc. Pero en los últimos años, este término ha evolucionado al término en inglés soft skills o habilidades blandas. Hoy entendemos este término como la combinación de todas las habilidades o aptitudes que nos permiten, además de trabajar y comunicarnos de forma efectiva, conocer nuestras emociones y las de los demás. Las habilidades blandas, complementándose con las competencias específicas –aquellas que derivan del conocimiento técnico adquirido–, nos permiten conseguir nuestros objetivos tanto personales como profesionales.

Las 'soft skills' se están desdoblando en dos nuevos términos en inglés: 'the power skills' (competencias que empoderan); y 'the essential skills' (competencias esenciales)

Pero a lo largo del presente siglo XXI, diferentes factores −(I) el cambio en las condiciones del entorno; (II) la sociedad del conocimiento; (III) la necesidad por parte de la sociedad y de las empresas de que los estudiantes de hoy adquieran nuevas competencias; y (IV) la digitalización− han originado que estas competencias adquieran una nueva relevancia, incluso a un nivel similar al que alcanzan las competencias específicas.

Estos factores están originando incluso un desdoblamiento de este término en dos nuevos términos en inglés: (I) the power skills (competencias que empoderan); y (II) the essential skills (competencias esenciales). En el primer término, the power skills, se engloban todas aquellas competencias que empoderan a las personas, mientras que, en el segundo término, the essential skills, se engloban todas aquellas competencias de carácter blando que caracterizan a las personas, que las enriquecen y hacen felices.

"

Es necesario que los nuevos entornos de aprendizaje virtuales incluyan mecanismos que permitan a los alumnos adquirir tanto competencias técnicas como las blandas

"

A consecuencia de los cambios laborales originados tras el Covid-19, principalmente la utilización masiva de plataformas digitales de comunicación, así como la implantación sin precedentes del teletrabajo, han originado el aumento de la importancia de la adquisición por parte de millones de profesionales de la competencia digital. Esta competencia engloba todas las habilidades técnicas y blandas que los profesionales deben adquirir para desarrollar su actividad en un entorno de trabajo digitalizado.

Además, el Covid-19 ha originado también en numerosos profesionales diferentes problemas psíquicos originados por los largos periodos de confinamiento, como el estrés, las adicciones o el trabajo bajo presión. Han originado que hoy más que nunca, las competencias blandas o soft skills, sean necesarias para poder hacer frente no solo a las consecuencias derivadas del Covid-19, sino también al futuro próximo, para que la sociedad pueda salir reforzada de esta pandemia mundial.

Por todos estos motivos, es necesario que los nuevos entornos de aprendizaje virtuales, implantados tras la pandemia originada por el Covid-19 y en fase de crecimiento en los próximos años, incluyan en su estructura y contenido, mecanismos que permitan a los alumnos de hoy y a los del mañana, adquirir no solo las competencias técnicas sino también las competencias blandas tan demandadas actualmente tanto en la sociedad como en el entorno profesional.

Mecanismos para la adquisición de la competencia digital a través de entornos virtuales de aprendizaje

Para que los alumnos de hoy y de mañana puedan adquirir la competencia digital a través de entornos virtuales de aprendizaje, es necesario que se den los siguientes factores:

  • Correcto diseño instruccional del entorno virtual de aprendizaje: a la hora de diseñar y planificar un entorno virtual de aprendizaje, que permita a los alumnos adquirir las distintas competencias técnicas y blandas como para alcanzar el nivel deseado de competencia digital, es necesario realizar un correcto diseño tanto del entorno como de la acción formativa. Es necesario que se realice una fase inicial de la misma, donde se incluya tanto el objetivo general de la acción formativa como su estructura. Del mismo modo, es necesario realizar un correcto diseño de los objetivos de aprendizaje, en función del dominio del aprendizaje que queramos que nuestros alumnos alcancen. Por último, debemos definir desde el principio factores tan relevantes como tiempo, nivel de interacción, evaluación y feedback. Además, hay que ser consciente de que estos factores no se pueden definir del mismo modo que se haría en la fase de diseño de un entorno de aprendizaje tradicional.
  • Utilización de las metodologías de aprendizaje adecuadas: son muchas las metodologías al alcance de los docentes, sin embargo, es necesario conocerlas en profundidad para poder valorar su grado de idoneidad en función de los objetivos de aprendizaje definidos y de las habilidades a desarrollar. Metodologías ágiles, trabajo colaborativo, aprendizaje basado en proyectos… son algunas de las metodologías que los docentes pueden incorporar en un entorno virtual de aprendizaje.
  • Correcta implantación de las TIC: al igual que ocurre con las metodologías, son numerosas las TIC al alcance de los docentes actuales. Del mismo modo, es necesario conocer el potencial de las mismas para valorar su incorporación en una experiencia de aprendizaje virtual. Simulaciones, realidad virtual y aumentada, gamificación, inteligencia artificial… son algunas de las tecnologías a disposición de los docentes encargados del diseño y planificación de entornos virtuales de aprendizaje.
  • Evaluación y mejora continua: antes de analizar el impacto de la acción formativa a través de un entorno virtual de aprendizaje es necesario definir previamente ciertos indicadores. Estos deben permitir cuantificar tanto el nivel de adquisición por parte de los alumnos de las competencias blandas identificadas en los objetivos, como la calidad de la acción formativa. Del mismo modo, es necesario un proceso de mejora continua para mantener tanto la efectividad como la calidad del entorno virtual de aprendizaje para la adquisición de competencias de carácter blando.
Conclusiones

Los cambios sociales y profesionales implantados a lo largo de esta pandemia del Covid-19 para hacer frente a sus consecuencias supondrán un cambio en las competencias de carácter blando a adquirir por las futuras generaciones de estudiantes. Será necesario que adquieran un elevado nivel de competencia digital para desenvolverse con destreza. Del mismo modo, estos cambios han supuesto una necesidad inmediata de transformación de los entornos tradicionales de aprendizaje.

Los entornos de aprendizaje virtuales han llegado para quedarse, por lo que es necesario que los docentes sean conscientes de los principales mecanismos a su alcance para facilitar que sus alumnos adquieran un nivel satisfactorio de la competencia digital.

Entre los principales mecanismos a disposición de los docentes que afrontan el reto de diseñar un entorno virtual de aprendizaje facilitador de la adquisición de la competencia digital, se encuentran: (I) un correcto diseño y planificación del entorno; (II) la utilización de las metodologías de aprendizaje adecuadas; (III) la correcta utilización de las TIC; y (IV) un proceso de evaluación y de mejora continua de la efectividad y de la calidad del entorno virtual de aprendizaje.

Pablo Fernández Arias y Diego Vergara Rodríguez. Universidad Católica de Ávila

0
Comentarios
  1. Desireé Martínez
    2 de octubre de 2021 01:08

    Hola, soy estudiante de maestría y estoy desarrollando una investigación sobre la relación entre las competencias digitales docentes y la calidad de los ambientes virtuales de aprendizaje. ¿Podría recomendarme contenido similar a ello? Esta publicación me pareció bastante enriquecedora. Saludos