fbpx

Miriam Prada (Aceim): "Estamos muy lejos de la universalidad y de la gratuidad del 0-3"

La presidenta de la asociación que agrupa a las escuelas infantiles privadas madrileñas aborda el modelo del cheque guardería, por el que apuestan PP y Vox, el reciente conflicto de las escuelas infantiles públicas de 0-6 o el destino de los fondos europeos para Educación Infantil 0-3.
RedacciónMartes, 14 de December de 2021
0

Miriam Prada, en la escuela infantil "La Luna" de Moralzarzal (Madrid).

Miriam Prada es la presidenta de Aceim, la asociación que engloba a las escuelas infantiles privadas de la Comunidad de Madrid. Su cargo le llegó en plena pandemia, un momento poco propicio para el sector, que, sostiene Prada, todavía no ha conseguido levantar cabeza. Hablamos con ella sobre la situación de las escuelas infantiles en la comunidad y las problemáticas que las aquejan.

Como Aceim, ¿qué les preocupa de la situación de las escuelas infantiles en la Comunidad de Madrid?
Nuestra situación es peculiar. Son las familias las que reciben las ayudas, no los centros. Las familias que inscriben a sus hijos en centros privados autorizados pueden solicitar un cheque de entre 100 y 160 euros. El 99% de las familias recibe 100, pero no llega a todo el mundo, no todo el mundo cumple los requisitos. Ahora mismo estamos muy lejos de la universalidad y de la gratuidad del 0-3.

¿No está funcionando bien este modelo madrileño?
Esa ayuda llega tardísimo y no a todas familias. Nosotros lo precobramos y se les descuenta en la mensualidad, pero el primer descuento este año ha sido en la cuota del mes de diciembre. Hasta entonces las familias lo han tenido que sufragar, y además ni siquiera han sabido si eran beneficiarias de esta ayuda hasta finales de noviembre, con lo que las hay que no matriculan a los niños hasta entonces. En nuestro centro, en la actualidad, de más de 50 niños solo dos familias reciben la ayuda de 160 euros, el resto reciben los 100 euros o no reciben nada, ningún tipo de ayuda.

"

El modelo de financiación de la Educación Infantil privada de 0-3 años de la Comunidad de Madrid no cubre las necesidades de las familias madrileñas

"

¿Sería mejor un modelo a la andaluza
–Sí, nosotros creemos que el modelo andaluz o el vasco son más efectivos, pues llega más ayuda a las escuelas y, de esta forma, hay menos que se ven avocadas a cerrar. Pero la Comunidad de Madrid mantiene su apuesta por el cheque guardería, y ahora anuncia que se va a incrementar gradualmente de aquí a cuatro años, el año que viene  33 euros. Esto no va a solucionar el problema actual. Faltan niños, y las familias que no les matriculan, no lo hará por el hecho de que se incremente en 33 euros el próximo curso. No creemos que esta subida, muy insuficiente y a muy largo plazo, solucione el problema de los centros que están agonizando, a punto de cerrar. Por el camino se van a cerrar muchas pymes, en las que trabajan mayoritariamente mujeres.

¿Podrían ser su oxígeno los fondos europeos ‘Next Generation’?
–El problema es que la Comunidad de Madrid no ha dicho qué va a hacer con los fondos. No ha rechazado el destino de los fondos, no ha movido ficha, tan solo ha dicho que no está de acuerdo con el porcentaje que recibirán con respecto a otras comunidades autónomas. Nosotros creemos que no se deberían crear nuevas plazas públicas, que se podrían usar las infraestructuras que ya existen, tanto públicas como privadas, para conseguir la gratuidad. Crear nuevas plazas es una trampa, pues luego hay que mantenerlas, y el coste es considerable. Desde Fenacein se ha solicitado a la comisión Europea que se replantee el destino de los fondos, no se deben utilizar para hundir más el sector, cuando su  uso debería ser el de paliar el daño económico generado por el Covid.

Desde Fenacein sostienen que hay miles de plazas libres en toda España.
–Sí, 120.000 plazas privadas, y lo peor es que, con la natalidad decreciente, se siguen creando plazas sin un estudio previo en la zona concreta. Nosotros no nos negamos a que se construyan, pero con un criterio, con un mapa de necesidades, y nos hemos ofrecido a la Comunidad de Madrid a colaborar en la mesa de trabajo para crear ese mapa. Lo que no tiene sentido es que se construya una escuela pública al lado de otra, como ha sucedido en Madrid. La red de escuelas municipales del Ayuntamiento, que se independizó de la red de la Comunidad de Madrid, surgida durante la época de Manuela Carmena, es un proyecto desde mi punto de vista estupendo, pero se ha construido una escuela pública de titularidad municipal al lado de otra pública de la Comunidad. Mi escuela linda con una Casa de niños, y tanto en mi escuela como en la pública hay vacantes.

¿Lo peor ha pasado?
–No, lo peor no ha pasado. Hay mucha gente con muchos empleados en ERTE, que no sabe qué va a hacer cuando los ERTE se acaben y que no está recibiendo más matriculación. En Moralzarzal han cerrado dos de las cuatro escuelas que había. Este año ya no han abierto. Quedan dos privadas y una pública, y todas tienen plazas libres.

Con bajas más largas, la maternidad cayendo, los coles recibiendo a parte del ciclo 0-3, fragmentándolo, el sector está verdaderamente en crisis.

No es partidaria de que se fragmente el 0-3, y justo este fin de semana había una manifestación de una decena de escuelas infantiles públicas de Madrid, de las pocas supervivientes que mantienen el 0-6 completo.
–Yo creo que los niños de 0 a 3 deben estar en centros infantiles, públicos o privados, no en colegios, por sus necesidades a escala pedagógica, emocional, asistencial… Si nos remontamos, fue un error partir el 0-6. Hubo un momento en que muchas escuelas, públicas y privadas, ofrecían el 0-6 completo. Pero ante la bajada de la natalidad, con aulas vacías en los colegios, se decide llenarlos. No hubo otro motivo.

Ahora las escuelas públicas de 0 a 6 son ya un modelo muy minoritario, pero digno de alabar, y de nuevo el motivo para querer romper es económico. Cuando pesa lo económico frente a lo educativo y las necesidades de la infancia, es un error.

En la Comunidad Valenciana ahora hay muchos niños de 2-3 ya en colegios públicos.
–Sí, empezaron en aulas piloto y ya están los niños de 2-3 en los colegios. Nuestro temor es que eso se contagie, porque el único motivo es el económico. Nadie piensa en las necesidades de un niño de dos años. A nosotros se nos piden espacios adecuados, espacios exteriores independientes que en cambio los colegios no tienen, pero da igual, están ahí. De momento en Madrid no lo encontramos en el sistema público, pero en la Privada y la Concertada la mayoría ofrecen desde 1-2 años.

Las escuelas de 0-6 públicas ven un agravio comparativo frente a la Privada.
–Yo creo que están defendiendo su modelo con uñas y dientes, y es normal, pero ahí la Privada no pinta nada, es una decisión política. Privadas que ofrezcan completo el 0-6 hay muy pocas. Ofrecerlo es complicado, aunque sea un proyecto a nivel pedagógico estupendo. El problema es que esos niños, al salir a los seis, a no ser que vayan a la escuela pública, van a tener difícil el acceso a la Concertada. Es el mismo motivo por el que muchos niños ya empiezan en la Concertada en 2-3, pues esta transmite “O le metes ya o luego no entras”. Es una especie de extorsión, y eso es lo que se le hace llegar a las familias.

¿Ha podido ojear las enseñanzas mínimas para Infantil en el marco de la Lomloe?
–Cambia la nomenclatura, pero el fondo es el mismo. Se habla de periodo de acogida, de acompañamiento respetuoso, de movimiento libre, de juego, experiencias, provocaciones, de cuidados de calidad, de observación por parte del adulto, de vínculo de apego… y es importante ver todo esto plasmado en un decreto ley, pero yo creo que la buena intención no se refleja luego en las competencias.

Tampoco estoy de acuerdo cuando se refiere a la lectoescritura (“actividades lúdicas de aproximación al lenguaje escrito”) porque, por muy lúdico que sea, “actividad” me suena a lo de siempre: a dirigido, a todos haciendo lo mismo a la vez. Para mí gusto se están adelantando. Es absurdo una aproximación a primeras grafías y producciones gráficas en 0-3 cuando ni en 3-6 debería ser un objetivo propio de etapa, porque los niños madurativamente no están preparados.

Y echo en falta que se hable de la organización de los espacios, de los materiales, de los tiempos, fundamental para favorecer el juego libre como potenciador del aprendizaje. También echo de menos que se mencione la participación de las familias.

¿Cómo es su centro educativo?
–La Escuela Infantil “La Luna” lleva 17 cursos abierta en la sierra de Madrid, en la zona noroeste, en Moralzarzal. Ha habido años muy duros, a partir del 2007 o 2008 nos vimos muy afectadas por la crisis, y veníamos arrastrando esta situación desde entonces. Cuando parecía que ya empezábamos a ver la luz llegó la pandemia.

“La Luna” es una escuela de 0-3 años con un proyecto basado en pedagogías respetuosas y metodologías activas. Seguimos una línea poco convencional, poco tradicional, y bebemos de influencias como el enfoque de Reggio Emilia, Emmi Pikler, y la Disciplina Positiva.

Tras un viaje para conocer las escuelas de Reggio Emilia comenzó nuestro cambio, la transformación, fue algo muy reflexionado. Somos un equipo de ocho personas, todas con formación específica en estas corrientes pedagógicas. Todo el personal es fijo y bastante estable desde hace 15 años.

0
Comentarios