fbpx

Los peques, a favor de la paz

El Instituto Egipcio de Estudios Islámicos acoge durante esta semana una muestra que, desbordando color e imaginación, reúne los trabajos más destacados del último certamen del Premio Escolar Paz y Cooperación.
Martes, 5 de March de 2002
0

Dibujos y fotografías de distintos países, con sabores y colores autóctonos y mostrando realidades diferentes, pero a la vez cercanas a nosotros. Ésta es la interesante oferta de una exposición, la que alberga el Instituto Egipcio de Estudios Islámicos, que, organizada por los Premios Paz y Cooperación 2002 –con la colaboración de la Embajada de Egipto y el citado instituto–, muestra los trabajos galardonados y algunos de los más destacados de la pasada edición de este certamen.

La inauguración de la muestra, que tuvo lugar la pasada semana y contó con una amplia representación diplomática internacional, estuvo presidida por Mohammed El Amir Khalil, embajador de Egipto en España, y por Joaquín Antuña, presidente de Paz y Cooperación. El tema de la exposición es La globalización, el gran reto del milenio, pues éste fue el título de la pasada convocatoria del concurso escolar, en la que participaron más de un millón de estudiantes y profesores de todo el mundo. Los primeros premios recayeron en jóvenes de Indonesia, Yugoslavia, Méjico, Cuba, Ganha, así como en centros escolares de Egipto, España, Indonesia, Irán, Méjico, Paraguay, Perú y Yugoslavia.

Un mundo mejor

En la vigente edición del certamen se invita a estudiantes y profesores de todo el mundo a reflexionar sobre los resultados de la Cumbre de la Tierra de Johannesburgo, así como a esforzarse en la defensa y protección del medio ambiente. Y es que el pasado 10 de febrero la sede de Naciones Unidas ubicada en Nueva York fue el escenario del lanzamiento de la XVIII edición del Premio Escolar Paz y Cooperación 2003: Un mundo mejor para todos.

No en vano, uno de los fines de la Fundación Paz y Cooperación, recogido en sus estatutos, es la defensa del medioambiente. A este noble fin va dirigido este concurso, que a la vez invita a una serie de actuaciones y soluciones prácticas encaminadas a lograr el equilibrio de nuestro planeta –haciendo compatible el desarrollo económico y la protección del medioambiente–.

Bases del certamen

Las bases del concurso establecen cinco categorías. La primera, de dibujo, es para los niños de hasta 7 años. Se trata de que el pequeño dibuje y coloree en un folio un lugar o paisaje imaginario donde le gustaría vivir. Para los chicos de entre 8 y 11 años hay una categoría epistolar que consiste en escribir una carta dirigida a alguna autoridad para hacerle ver los problemas medioambientales, a la vez que se promueven soluciones.

Por su parte, los chavales de entre 12 y 14 años están emplazados a realizar un reportaje gráfico sobre el deterioro del medio ambiente. En cambio, los mayores de 15 han de inventar una canción que hable de las bellezas naturales de nuestro planeta. Por último, el profesorado se tiene que centrar en la innovación educativa, esto es, en exponer una experiencia realizada con escolares cuyo objetivo fuera la protección del medio. 

0
Comentarios