fbpx

Escuelas deportivas, una forma de integrar

Son ya cuatro las escuelas deportivas de integración social y cultural que se han abierto en distintos puntos de la geografía española. Se trata de un proyecto que a través de la práctica del fútbol aspira a inculcar nuevos valores, actitudes y comportamientos que impulsen un cambio social.
Miércoles, 1 de June de 2005
0

Autor: Belén BRITO

Estas escuelas deportivas forman parte del proyecto Una infancia mejor, en el que colabora la Asociación de Deportistas para una Infancia Mejor (Addim). Su intención es ocupar el tiempo de ocio de los jóvenes con actividades deportivas y de refuerzo escolar para que consigan unos hábitos saludables, y se propicie así un cambio social.

Esta iniciativa ha supuesto la creación de cuatro nuevas escuelas en Madrid, Barcelona, Cáceres y Sevilla durante el curso 2004-05. Están ubicadas en centros educativos de enseñanza Infantil y Primaria de titularidad pública, que se encuentran en barrios con ciertas “necesidades sociales”. Se prevee la apertura de otras 14 escuelas en los próximos dos años, y que el proyecto englobe a cerca de 1.000 niños.

Padrinos de excepción

Este programa cuenta con deportistas de élite como padrinos de excepción. Se trata de aprovechar su influencia positiva sobre los chavales. De esta forma, los deportistas son todo un incentivo para los menores con dificultades sociales y muy necesitados de apoyo.

En el año 2004 se emprendieron las primeras cuatro escuelas deportivas, con sus respectivos padrinos: en el CEIP “Elisenda de Montcada” de Barcelona tienen como padrino a Samuel Eto´o; en el CEIP “La Hispanidad” de Cáceres, a César Sánchez; en el CEIP “Párroco Victoriano” de Alcorcón (Madrid), a Aguilera y a Guti, y en el CEIP “Los Bermejales” de Sevilla, a Capi y Antoñito.

El deporte estrella

Con este panorama, el fútbol se ha convertido en el vehículo ideal para llevar a cabo el proyecto. Las escuelas empezaron sus entrenamientos en octubre de 2004 y terminarán en la segunda semana de junio de 2005.

Las actividades tienen su punto central en los dos entrenamientos por semana que realizan; además, los sábados juegan en competición. Ambas actividades se complementan, ya que durante los entrenamientos aprenden y durante el fin de semana ponen en práctica lo aprendido. Sin duda, toda una motivación para los chicos. Por otra parte, durante el curso se organiza una salida de todos estos alumnos a un evento deportivo.

Estas competiciones establecen una relación con niños de otros barrios, promoviendo su interrelación. Además, les permite practicar normas deportivas como el respeto al contrario y a los jueces de línea o el cumplimiento de las reglas del juego, así como valores en la actuación deportiva, tanto en la victoria como en la derrota, reconociendo ante todo su propio esfuerzo.

Un ejemplo muy positivo

Recientemente, el CEIP “Párroco Victoriano” recibió la visita del delantero del Real Madrid, José María Gutiérrez “Guti”, quien respondió todas las dudas que sobre fútbol tenían los 48 niños de esta escuela deportiva, e incentivó toda clase de actividades deportivas. Los niños se mostraron ansiosos con la presencia de Guti y, por otra parte, contentos con la práctica del fútbol en estas escuelas. Cristina y Diego, dos pequeños integrantes del centro, comentaron: “Nos enseñan a jugar al fútbol y que si algo sale mal lo podemos rectificar”.

Uno de los monitores nos contó que se trata de un proyecto piloto, compuesto por niños y niñas de nueve y diez años , y que se están obteniendo muy buenos resultados. Aunque la integración a los niños de casas de acogida les cuesta mucho, terminan por sentirse parte del grupo y respondiendo positivamente, tanto a la enseñanza de deportes como a la Educación en Valores impartida.
 

0
Comentarios