La implicación de los jóvenes como premisa en cada proyecto

El compromiso de los docentes es uno de los pilares fundamentales para que el método tenga buen resultado.
María S. ChapinalMartes, 15 de enero de 2019
0

El aprendizaje-servicio tiene el mérito y virtud de conseguir adaptarse a todos los estudiantes independientemente de sus condiciones personales, capacidades psíquicas, posibilidades económicas o clases sociales. De la misma manera el método es capaz de moldearse y extrapolarse a cualquier asignatura académica posible.

El poder del método

La magia del sistema reside en conseguir la implicación emocional de los jóvenes que de pronto sienten una responsabilidad de cara a la sociedad y ven como su trabajo tiene unos resultados directos para el bienestar de la comunidad.

Todas estas propuestas anteriores son tan solo algunos ejemplos con los que diferentes centros educativos españoles han ido incluyendo el aprendizaje-servicio dentro de sus propuestas académicas.

Los estudiantes y docentes que han participado en este tipo de actividades comunitarias coinciden en que la realización de actividades basadas esta metodología consigue implicarles de un modo inalcanzable a través del sistema tradicional dentro del aula, gracias a la incorporación de una variable trascendental: la filosofía del enfoque educativo al servicio de la comunidad y la formación en valores para la vida real.

Compromiso social

Un ejemplo concreto viaja desde Málaga. Siguiendo esta premisa, el centro de enseñanza IES “Sierra de Yeguas” ha sido galardonado por el proyecto Una escuela construye otra escuela.  A falta de vías para participar en acciones solidarias de modo activo, la propuesta parte de la idea de implementar la solidaridad del alumnado y sus valores sociales, a través de la implicación en el proyecto de construcción de una escuela para 371 alumnos en India con la colaboración de la asociación Vicente Ferrer.

Para la recaudación de 12.000€, los estudiantes de 1º de ESO se implicaron en diferentes actividades relacionadas con las asignatura de Geografía, Historia y Valores Éticos: una carrera solidaria, representar obras de teatro o para otros centros, encuentros de reflexión, venta de objetos de diversa índole, etc.

Objetivos cumplidos

Los resultados en cualquiera de los casos siempre tienen una respuesta positiva por parte del profesorado, los alumnos, y el sector de la comunidad beneficiario directamente del proyecto.

En el caso de los profesores existe una constante en la que todos coinciden: se trata de una experiencia almente reconfortante en lo personal y  en lo profesional, pero para ello es innegable que se requieren docentes comprometidos. Sin este principio resulta muy complicado imponer el aprendizaje-servicio desde fuera.

Por otro lado, en el caso de los estudiantes es innegable que, además del rendimiento intelectual (evidentemente más satisfactorio que cualquier actividad dentro del aula) existe un componente humano que impulsa al desarrollo y gratificación personal, imposibles de conseguir de otra manera.

Resultado óptimo

Por último cabe hacer mención a la parte de la sociedad que se termina beneficiando directamente del proyecto y que siempre se muestra agradecida con el centro educativo y orgullosa de alimentarse de estos sistemas de aprendizaje-servicio.

0
Comentarios
  1. La implicación de los jóvenes de Sierra de Yeguas como premisa en cada proyecto – Diario Mi Pueblo
    19 de enero de 2019 16:55

    […] Noticia […]