Nieves Tapia: “Elaboramos vínculos entre los estudiantes y la realidad”

El aprendizaje-servicio rompe fronteras y permite la asimilación de competencias fuera del aula, a disposición de la comunidad.
María S. ChapinalMartes, 15 de enero de 2019
0

Entrevistamos a Nieves Tapia, profesora de Ciencias Sociales en la universidad y especialista en la metodología del aprendizaje-servicio. En un acto organizado por Edebé, Tapia expone todos los beneficios que el aprendizaje-servicio está trayendo a los países que lo implementan en el sistema educativo e ilustra cómo la adquisición de conocimientos se vuelve mucho más efectiva y motivadora si se realiza a través de actividades orientadas al servicio a la comunidad.

¿Por qué en Argentina tiene tanto éxito esta metodología?

—En Argentina, al ser un país federal, muchas provincias tienen sus propios programas de aprendizaje-servicio. Dicho esto, es cierto que ha pasado por momentos de crisis y por gobiernos de distinta orientación, así que no siempre es una política central, pero podríamos hablar de que a estas alturas es una política de Estado.

"

Se ha demostrado que existe un impacto en todos los estudiantes tengan las condiciones que tengan, aunque es cierto que más en jóvenes con situaciones de mayor vulnerabilidad

"

¿Cómo se está incorporando en España?

—En España es muy interesante cómo empezó fortaleciéndose en las distintas comunidades autónomas y ahora hay muchos municipios que están implicados directamente en la promoción del aprendizaje-servicio.

¿Cómo incide el aprendizaje-servicio en el aumento de la autoestima de los estudiantes?

—Cualquiera que entienda de pedagogía sabe que la autoestima es el fundamento indispensable para que un niño se crea capaz de hacer cosas. En el caso del aprendizaje-servicio se ha demostrado que  existe un impacto en todos los estudiantes tengan las condiciones que tengan, aunque es cierto que es  más impactante en jóvenes con situaciones de mayor vulnerabilidad.

Por tanto, ¿es aplicable a cualquier situación?

—Claro, uno de los ganadores del premio es una escuela especial que ha desarrollado trabajos en jardinería. Eran chicos con síndrome de Down explicando a adolescentes de un centro de recuperación de adicciones, cómo tener su propia huerta orgánica. Este cambio de rol da una dignidad enorme y fortalece tremendamente la autoestima. Incluso existe un impacto en la disminución de la deserción, de un mayor compromiso con el aprendizaje o incluso en la  posibilidad de pensar en estudios posteriores.

"

Escuelas que tenían un 70% de deserción a 2% de deserción en tres años por haber implementado buenos proyectos de aprendizaje-servicio

"

¿Qué impactos positivos puede llegar a tener a nivel académico?

—Hay resultados realmente muy llamativos: escuelas que tenían un 70% de deserción a 2% de deserción en tres años por haber implementado buenos proyectos de aprendizaje servicio.

¿Cree que el aprendizaje-servicio puede equilibrar la Educación economicista hacia la formación de ciudadanos?

—Una de sus magias es que permite en el mismo proyecto abordar contenidos y competencias para la ciudadanía. Nuestros estudiantes tienen muy interiorizado eso de estudiar para aprobar, pero es una motivación muy efímera y débil. Sin embargo, cuando uno pone sus conocimientos al servicio del bien común, ahí de pronto, el aprendizaje se vuelve mucho más exigente y motivante. Nosotros elaboramos vínculos entre los estudiantes y la realidad, que la escuela tradicional no genera.

"

Lo que sí es innovador y revoluciona el sistema, es que la comunidad se vuelve espacio de aprendizaje y desafía lo que pasa en el aula

"

¿Es extrapolable a cualquier ámbito social?

—Esa es otra ventaja, el sistema es muy maleable y cumple funciones distintas dependiendo del contexto donde está. A quienes viven en una realidad muy aislada, o una generación que se conecta más con lo virtual que con lo real les sirve para asumir responsabilidades. En el caso de los sectores más vulnerables se  apunta sobre todo a fortalecer su su capacidad de resiliencia frente a las dificultades.

¿También a cualquier asignatura?

—Yo todavía no he encontrado un campo donde no se pueda hacer. Un ejemplo sorprendente fue en la Facultad de Ingeniería de una universidad colombiana donde el mejor proyecto era en la asignatura Pavimentos  porque habían demostrado que la fórmula química que usaba la ciudad para pavimentar no estaba adaptado al clima y estaban gastando más recursos de los que debían.

¿Quieren diferenciarse de las tendencias actuales y huir de la etiqueta de moda?

—Hoy todos necesitamos hablar de innovación educativa y todos queremos ser Finlandia. El aprendizaje en base a proyectos ha cumplido un siglo. Lo que sí es innovador y revoluciona el sistema, es que la comunidad se vuelve espacio de aprendizaje y desafía lo que pasa en el aula.

"

El principal riesgo es que la sociedad ve estos proyectos como una forma de usar a los jóvenes como mano de obra barata

"

¿Qué diferencia hay entre el aprendizaje-servicio y el aprendizaje en base a proyectos?

— El aprendizaje en base a proyecto empieza y termina en el aula, mientras que el otro hace una aportación concreta y válida para la comunidad. Esa diferencia impacta en la calidad y el sentido del aprendizaje.

¿Qué aspectos negativos puede llegar a tener el aprendizaje-servicio?

—El principal riesgo es que la sociedad ve estos proyectos como una forma de usar a los jóvenes como mano de obra barata sin detenerse a pensar qué pueden aprender con esta tarea. Por otro lado, se puede caer muy fácilmente en un activismo ingenuo que termina siendo contra producente.

¿Cómo lo incluiría dentro de la Educación?

—Está muy demostrado que siempre se necesitan docentes comprometidos porque requiere un acompañamiento personal. Por otro lado, tiene que funcionar dentro de la tradición educativa de una institución. Además, como padres siempre nos preocupamos sobre qué futuro vamos a dejar a nuestros hijos y creo que habría que empezar a preocuparnos sobre qué hijos le vamos a dejar al futuro de nuestros países.

0
Comentarios