Alfonso Aguiló: “La LOE era la ley de Alejandro Tiana y es natural que regrese a ella”

Alfonso Aguiló, presidente de CECE, conoce la enseñanza de los distritos más desfavorecidos y considera que "una evaluación bien empleada puede ser de gran ayuda".
José Mª de MoyaMartes, 5 de febrero de 2019
0

Alfonso Aguiló fue nombrado presidente de CECE en mayo de 2015. ® Jorge Zorrilla

Alfonso Aguiló tiene la amabilidad de acercarse a la Redacción de MAGISTERIO. La dureza de sus acometidas contra el Gobierno contrasta con la flema –a veces estresante– con la que este imperturbable castellano va respondiendo a cada una de las cuestiones. No solo no escurre el bulto sino que acompaña con pícaras sonrisas las preguntas más incómodas como las referidas a la nueva concertada. Porque Aguiló tiene varios “oficios”, al menos tres declarados en la bio de su perfil de Twitter: presidente de CECE nacional, de CECE Madrid y de la Fundación Arenales. Y es esto último lo que le hace titular o gestor de 16 colegios, la mayor parte de nueva concertada. Es razonable (o no) que su posición al respecto diste de la su homólogo de Escuelas Católicas, cuya entrevista publicamos la semana pasada.

Pregunta. ¿Cuál es su valoración del anteproyecto presentado por la ministra de Educación?
Respuesta. —Esperábamos que fuese un anteproyecto elaborado con las organizaciones y nos hemos encontrado con un escrito que es una vuelta a la LOE y en el que casi todos los elementos que comentamos con respecto a anteriores adelantos sobre el texto no han sido considerados.

¿Se ha negociado o es un documento no consensuado?
—Creo que nos han escuchado. Hay que decir también que la cordialidad ha sido notable, y tanto la ministra como el secretario de Estado son personas muy educadas que saben dispensar un trato magnífico, pero de la cordialidad y la escucha creo que no hemos pasado. Por tanto, se puede decir que no ha sido un documento consensuado en absoluto.

¿Cree que es un retroceso, una vuelta al pasado, quizás?
—Sí. La LOE era la ley de Alejandro Tiana y es natural que regrese a ella, pero creo que hay elementos que se deben modificar. Por ejemplo, me parece que eliminar atribuciones al director y dárselas al Consejo Escolar no va en la línea de lo que necesita ahora la escuela, que requiere que el director aglutine mayores competencias y autonomía en la conformación de su plantilla. La Educación es difícil que funcione si se somete a un sistema asambleario.

Existe un párrafo en el cual se priva a las confesiones religiosas de la potestad de regular los contenidos

¿Qué opina sobre medidas como evaluar por ciclo, limitar la repetición o titular con una asignaturas suspensa?
—Diría que repetir curso sirve para muy poco, y suspender demasiado no considero que sea la mejor la solución. Creo que lo que se debe realizar es un diagnóstico temprano y rápido de los problemas y tomar medidas efectivas para recuperar a la gente que se queda atrás desde un primer momento. Si todo el dinero que se destina a repetir curso se dedicara al diagnóstico y apoyo temprano nos iría mucho mejor.

¿Cuál es el equilibrio entre el derecho a planificar de las administraciones y el derecho de las familias a elegir centro?
—Con el descenso de natalidad que ha habido del 20% en los últimos 10 años, hoy por hoy existen plazas libres en todos los centros públicos y concertados de España. Hay un equilibrio pacífico y, por tanto, se trata de una controversia inexistente en la práctica.

¿Cuál es su opinión en cuanto a la asignatura de Religión?
—La Religión se ha caído de la lista de la normativa básica y tendrán que regularla las comunidades autónomas en base a los acuerdos Iglesia–Estado. También es preocupante que se prive a las confesiones religiosas de la potestad de regular los contenidos de la materia. Pero parece evidente que se ha querido dejar el tema para un segundo asalto.

La Educación es difícil que funcione si se somete a un sistema de gobierno asambleario

Ceapa presentó un informe que hacía públicas las cuotas que cobran los concertados. ¿Fue un golpe bajo?
—Creo que existe una campaña política que intenta desacreditar al sector. Pero opino que no tiene mucho recorrido.

¿Convendría actualizar el modelo de conciertos como planteó la LOCE con fórmulas de copago?
—No creo que sea necesario. En muchos países europeos, los centros concertados reciben la misma cantidad por alumno que la escuela pública y es lo natural. Las zonas más difíciles deberían recibir más, tanto si son públicos como concertados. Lo natural es que no se discrimine a nadie por ser de uno u otro.

El copago no le entusiasma…
—No. La grandeza del sistema de conciertos es que cualquiera puede acceder al mejor centro concertado de la ciudad sin pagar.

Hay un equilibrio pacífico entre Pública y Concertada. Por tanto me parece una controversia inexistente

¿Qué opina de la asignatura de Religión y cuál es la perspectiva de CECE sobre su valor académico?
“Entiendo que cualquier asignatura tiene valor académico, porque les llega a los padres una nota. El asunto de que no cuente para la EvAU, para becas o para superar el curso, por ejemplo, me parece que es una cosa negociable”.

Por último, quería preguntarle por la llamada “nueva concertada”, el pago de cuotas y la amortización.
“Bastantes colegios tardan 25 años en acabarlos. Pero entonces el colegio necesita otra inversión que no será tan grande como la primera, pero sí la mitad por ejemplo, porque una escuela tiene un importante desgaste del inmueble. Entonces podrían revisarse las cuotas que aportan voluntariamente las familias”.

0
Comentarios