Aunar mentes para un futuro común: colaboración docente y trabajo en red

Con la finalidad de compartir ideas, ilusiones y mejorar experiencias docentes, la Fundación Colegio Base y la Asociación Espiral, Educación y Tecnología, reunieron recientemente a un centenar de docentes en la jornada Colaborar para Enseñar, en el espacio MediaLab Prado de Madrid.
Gema EizaguirreMartes, 12 de marzo de 2019
0

La Fundación Colegio Base y la Asociación Espiral reunieron a un centenar de docenes en la jornada “Colaborar para Enseñar”. MÓNIKA SANTOS

El punto de arranque supuso ya todo un reto, recordando palabras del profesor Hargreaves: “Las escuelas ya no pueden ser castillos fortificados dentro de sus comunidades, han de abrirse y superar las barreras que se generan dentro del aula”. Desde esta idea, los organizadores del encuentro remarcaron que “la escuela tienen que promover las relaciones e interacciones entre las personas, generando y promocionando comunidades de aprendizaje que impulsen una transformación social y educativa”.

Entre los ponentes estuvo Carlos Magro, vicepresidente de la Asociación Educación Abierta y consultor, que insistió en la necesidad de desarrollar la capacidad colectiva con la colaboración docente y del trabajo en red, y señaló la urgencia de “profesionalizar la enseñanza”. En el desarrollo de esta idea indicó tres pasos: “Reclamar el carácter profesional del docente, por eso no aceptamos discursos derrotistas de que las cosas van de mal en peor”; “oponernos a los que simplifican la profesión” y “aumentar el capital profesional: el humano y el decisorio”.

En su intervención, Pere Marquès, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, señaló la necesidad de cambio de mirada hacia la innovación. “Innovar no es ir más allá de lo conocido sino conocer lo que los alumnos necesitan hoy con la tecnología de hoy”, explicó.

La escuela tienen que promover las relaciones e interacciones entre las personas, generando y promocionando comunidades de aprendizaje que impulsen una transformación social y educativa

En este contexto de mejora, y apoyado en la base de medir lo que funciona para poder compartirlo, Marquès habló de las novedades de la propuesta del Grupo DIM-EDU: El programa Proyecto Centros Innovadores, en el que ya participan 700 colegios de toda España.

De carácter abierto a todos los centros, la dinámica de este proyecto consiste en recoger los datos de un centro escolar sobre innovación para analizar las dificultades, buscar una solución y la ponerlo al servicio de todos los centros. “El objetivo del proyecto es que haya una mejora en la satisfacción y mejora en el resultado del alumnado”, señaló Marquès.

Incubadora de proyectos
Bajo el título de “Incubadora de proyectos colaborativos”, se presentaron cuatro talleres de diversos centros. Uno de los más curiosos fue “Litterati”, una app para limpiar el planeta. La aplicación permite identificar y geolocalizar la basura, recopila datos sobre marcas y envases, para así hacer mapas de las zonas problemáticas y poder actuar sobre ello con los fabricantes y organizaciones gubernamentales. La iniciativa cuenta también con un proyecto educativo multidisciplinar para concienciar y generar un cambio personal en los alumnos.

Las otras propuestas fueron: “Colabora entre tableros”, un taller de aprendizaje basado en el juego; “Aprendizaje para la sociedad”, de aprendizaje servicio, y “Convierte tu clase en un estudio de TV”.

0
Comentarios