Herramientas profesionales para conquistar el futuro

Diversas sesiones formativas acercaron a los alumnos riojanos las habilidades, recursos y competencias que deben tener para acceder con éxito al mercado laboral.
Sonia BarradoMartes, 2 de abril de 2019
0

Los talleres sirvieron para conectar a los estudiantes con lo que demandan las empresas y poder presentar su mejor perfil.

Empleabilidad, autoconocimiento, competencias digitales y pensamiento creativo. Sobre estos cuatro ejes versaron los diferentes talleres que durante los dos días de las jornadas se impartieron para acercar a los estudiantes riojanos, por parte de representantes de empresas locales, nacionales e internacionales, la conexión entre los centros educativos y los de trabajo mediante la exposición de casos de éxito.

Sesiones formativas que sirvieron también para que pudieran saber qué perfiles profesionales buscan las empresas, cómo tiene que ser su formación para aumentar al máximo sus posibilidades de encontrar un empleo y cuáles son las herramientas que deben usar en este camino.

Elaborar un currículum vitae

La utilización de recursos digitales para elaborar el currículum vitae fue uno de los aspectos abordados. “Hay que poner palabras clave, ser concisos, directos y concretos, nosotros leemos de manera transversal el currículum y vamos descartando porque nos piden una serie de objetivos”, precisó a los jóvenes participantes Paula Rojas, especialista en formación y desarrollo de RR.HH en ManpowerGroup.

Y les explicó, para que pudieran saber qué resalta en cada uno, que la parte derecha del cerebro es la creativa, mientras que la izquierda es la racional. Para descubrir cuál domina en cada persona les enseñó el conocido como ejercicio de la bailarina, una ilusión óptica que llamó la atención a los asistentes.

Cómo sorprender en una entrevista de trabajo

Otro de los múltiples talleres que se ofrecieron les instruyó sobre cómo sorprender en una entrevista de trabajo y aprender a diferenciarse del resto. “Hay que saber venderse; aprovechad lo que hacéis en vuestro día a día y lo que os gusta porque enseña competencias”, les dijo Maite Sáenz, del Observatorio de RRHH.

Recomendó que una entrevista diferida no durara más de minuto o minuto y medio, “cuanto más concisos, mejor”, y que elijan el lugar adecuado, aseguren los ajustes técnicos, se preparen y anticipen –con la importancia de escribir un guion–, y que ensayen y repitan para obtener el mejor resultado.

Les mostró, asimismo, las diferencias entre una entrevista cara a cara con un gerente o directivo –orientada esta a los conocimientos técnicos relacionados con el área profesional–, y con el personal de recursos humanos, centrada en habilidades blandas, en valores y en el encaje del candidato con la cultura organizativa de la empresa.

Valores personales

Pensar en esos valores que poseemos y que nos han inculcado forma parte del autoconocimiento y en los talleres se aportaron pautas para que cada persona se analice y conozca su perfil, estableciendo metas medibles y realistas, y sepa los métodos que puede emplear para conseguir los objetivos fijados.

Se trata del primer paso para poder iniciar una búsqueda formativa y laboral adaptada a los propósitos de la persona. “Si a alguno le funciona algo, que lo siga haciendo y lo que no le funcione, que lo intente cambiar”, constató Marta Fuerte, de la consultora Coaching On Focus. Debe existir una mirada interior para saber qué es necesario cambiar, qué no y cómo somos. Porque conocernos “nos va a ayudar en el mundo laboral”.

“Podemos ser muy autónomos o tener más sentimiento de afiliación, de grupo; ser más competitivos o cooperativos; tener un perfil más altruista o uno pragmático; un perfil de logro, conseguir las cosas con esfuerzo, o por el contrario un perfil hedonista; tener más curiosidad y ser más exploradores en vez de conservadores…”, ejemplificó, mientras se mostró convencida de que la denominada zona de confort del ser humano “no la tenemos porque desde que nacemos vamos cambiando”. Y expuso mediante fotografías las seis emociones básicas identificadas a nivel global: miedo, sorpresa, alegría, ira, asco y tristeza.

En estas sesiones formativas se incidió igualmente en las nuevas herramientas que dan como resultado nuevos procesos en el trabajo.

En estas sesiones formativas se incidió igualmente en las nuevas herramientas que dan como resultado nuevos procesos en el trabajo. No podía obviarse en ello la futura revolución en el mercado laboral: la inteligencia artificial y los robots.

El uso de robots genera puestos innovadores y modifica la manera habitual de producción, un cambio que explicó Pedro Sellarés, de Kuka Robotics Ibérica. Los alumnos asistentes se interesaron por saber qué es una celda robótica, qué es un robot o cómo se elige.

El desarrollo de las nuevas tecnologías y su aplicación en el entorno laboral llegó con las exposiciones sobre el empleo de habilidades informáticas y el manejo de las redes sociales, así como el conocimiento de las aplicaciones móviles profesionales más importantes.

En los talleres se expuso que conocer dónde se encuentran los profesionales y las empresas de nuestro sector permite acceder de manera sencilla a las ofertas de empleo, “además de que un contacto directo con profesionales de nuestro entorno enriquece nuestra propia labor en la empresa”.

El destino de los jóvenes en la FP

Las sesiones formativas no dejaron indiferentes a los alumnos, interesados en conocer además las “profesiones que arrasarán en 2020”, título de uno de los talleres. “Ingeniería, informática, diseño… son algunas de las que nos han hablado, todas enfocadas a la tecnología”, dijo a MAGISTERIO Alejandro Argüello, estudiante del GM de Informática y Comunicaciones.

“También nos han dicho que hay que saber moverse en diferentes ámbitos, no solo quedarte en lo que has estudiado, sino ir actualizándote y complementando tu formación para saber hacer de todo”, un carácter polivalente que ya se afanan en lograr jóvenes que como Alejandro ven futuro en la FP, “que es donde más trabajo va a haber.

0
Comentarios