Thureau: “No somos el vagón de tercera. Queremos un espacio en el vagón de 'Premium'”

El director de la asociación española de Escuelas de Segunda Oportunidad habla de un modelo que, dice, no quiere dejar en evidencia a la escuela tradicional, sino ayudarla.
Saray MarquésMartes, 11 de junio de 2019
0

Para Thureau, el reto es un sistema educativo inclusivo. E2O ESPAÑA

El último gran éxito de la Red Española de Escuelas de Segunda Oportunidad (E2O) ha sido su IV Encuentro Nacional, el pasado abril en Madrid. Ha servido para visibilizar un modelo con 35 socios, 39 centros acreditados en base a una auditoría externa en ocho comunidades autónomas (Aragón, Madrid, el País Vasco, Cataluña, Andalucía, la Comunidad Valenciana, Navarra y Canarias), 750 profesionales y que llega a 7.500 jóvenes.

La ministra de Educación, Isabel Celaá, inauguró vuestro encuentro anual, ¿qué le pedís a la Administración educativa más allá de estos gestos?
—Es una petición que viene de los propios jóvenes que están en las E2O: “Queremos integrar el sistema educativo. Somos parte de la educación de este país”. Necesitamos continuidad de nuestra actividad, sostenibilidad, complementariedad con otros dispositivos. Desde el inicio asumimos que tenemos que colaborar con la Administración: Educación, Empleo, Servicios Sociales… A todos los niveles: nacional, autonómico, municipal. Desarrollamos una relación cotidiana de acompañamiento integral de los jóvenes, y estamos en contacto con entidades que gestionan temas como la salud, el alojamiento, los papeles… También colaboramos con los institutos de donde proceden.

Pero surgen como alternativa.
—Cuestionamos algunas metodologías actuales del sistema educativo que abocan a un resultado al cual pretendemos aportar una solución, el abandono escolar temprano, la dificultad de un número inaceptable de jóvenes para permanecer en el sistema. Son jóvenes que salen sin nada, a veces con menos de lo que tenían, con poca confianza en sí mismos, convencidos de que no tienen talento, de que no son capaces. Queremos formar parte de un sistema educativo inclusivo que cuente con una respuesta adaptada a cada joven, no de uno que centrifugue a los que no encajan con una única manera de aprender. Más que entrar en un marco administrativo se trata de cómo las E2O podemos aportar a la educación del país, ayudando a cualquier profesional del sector de la Educación a solucionar problemas desde experiencias que han funcionado. No queremos ser la escuela de los fracasados sino una escuela de éxito. No queremos oponernos sino aportar.

"

Pretendemos aportar una solución al abandono escolar temprano, la dificultad de un número inaceptable de jóvenes para permanecer en el sistema

"

¿Qué aportan?
—No inventamos, pero aplicamos de manera muy exigente, altamente profesional, metodologías de toda la vida para adaptarnos a diferentes maneras de aprender (aprender haciendo…), escuchando a la persona para comprender su dificultad. Se refuerzan las competencias básicas enfocadas a la necesidad del joven de encontrar y construir su proyecto personal y profesional. La declaración de la vocalía joven en los encuentros dice que sienten que se les escucha, que se les considera en su complejidad, con sus problemas, no solo educativos –familiares, de violencia, de salud mental, de pobreza…– y que encuentran una mirada. Que se les ayuda y se les da tiempo para aprender a su ritmo.

¿Con qué respaldo cuentan?
—Tenemos convenios con la Universidad de Valencia o Deusto. Queremos ofrecer un modelo educativo exigente, con el apoyo de los mejores expertos independientes, que nos evalúen. Y colaboramos con las empresas para adaptar las formaciones a sus necesidades. Con la Fundación J.P. Morgan estamos iniciando el proyecto Competencias Transversales 2020 en nuestra apuesta por convertirnos en una referencia nacional de buenas prácticas.

Su modelo nace en Francia.
—Sí, allí no es parte del sistema reglado, pero el Estado aporta un tercio de la financiación y la acreditación es reconocida por los ministerios de Empleo y Educación. No son lo mismo la red francesa, la española y la portuguesa, pues los marcos son distintos. En España el relacionado con las prácticas en empresas es mucho más rígido que el de Francia, donde las E2O están más orientadas a lo dual. En España hay más proximidad con el sistema educativo. Acogen a jóvenes de 15 a 29 años, pero la mayoría están entre los 15 y los 22 y muchos entran justo al salir del instituto o siguen siendo su responsabilidad al entrar en la red. En Francia muchos jóvenes salen del sistema, están en la calle y a los 22 años llaman a entidades sociales que les orientan a la red.

"

En España el marco relacionado con las prácticas en empresas es mucho más rígido que el de Francia

"

¿Hay puntos en común?
—Las tres redes respondemos al libro blanco de la Comisión Europea Enseñar y Aprender: Hacia la Sociedad del Conocimiento y contamos con cinco principios: Reconocimiento de las Administraciones, Favorecer la integración profesional y social duradera, Desarrollo de competencias sociales y profesionales, Colaboración con las empresas y Trabajo en red. Y estamos trabajando en una red europea.

El sociólogo Julio Carabaña lamentaba que cuando se suprimió en España la FP1 fue como cuando Renfe acabó con la tercera clase en los sesenta, que lo justo y lógico habría sido esperar a que se quedara sin demanda.
—No somos el vagón de tercera, la opción para los fracasados, los malos alumnos, los violentos, los rebeldes, los locos, los estúpidos. No lo vemos así. Vemos que todos tienen talentos, pero que necesitan otra forma de aprender, pues por dificultades familiares, o de pobreza, o las que sea, no han estado en condiciones de aprender en un momento dado, el sistema educativo no ha sido capaz de ayudarles. Queremos un espacio en el vagón de Premium con una metodología inclusiva, individualizada, adaptada al perfil de todos los jóvenes, y de manera prioritaria de los que fueron expulsados del sistema educativo.

"

No somos la opción de los fracasados, los malos alumnos, los violentos, los rebeldes, los locos, los estúpidos

"

Si cayera el abandono escolar temprano, ¿desaparecería su red?
—Las E2O solo desaparecerían para dejar espacio a un sistema educativo que no rechaza sino que incluye, que permite el desarrollo de las competencias y talentos de las personas para prepararlas para una ciudadanía completa. Hasta que nuestra educación no sea lo que hemos soñado seguiremos luchando, porque todo el mundo debe poder viajar en el tren en un vagón de Premium.

Tres años de ilusión

Marzo de 2016. Nace la asociación, a raíz de un manifiesto firmado en Barcelona a finales de 2015 por seis entidades que trabajan por la inserción social y profesional de los jóvenes. Inicialmente la componen Fundación Tomillo, Fundación Adsis, Fundación Federico Ozanam, Peñascal Kooperatiba, Fundación Don Bosco y Fundació El Llindar. Las propias entidades piden a Thureau que estructure la red nacional, algo que él considera un honor. Nacido en Francia hace 49 años, Thureau trabaja primero en una multinacional para volcarse desde hace 18 años en la inclusión sociolaboral desde una perspectiva de economía social.

0
Comentarios