El abandono educativo temprano continúa disminuyendo

Cada trimestre el INE publica la Encuesta de Población Activa, información de la que proviene la tasa de abandono educativo temprano, que se define como el porcentaje de personas de 18 a 24 años que no ha completado la educación secundaria de segunda etapa (Bachillerato, FP Media o FP Básica) y no sigue ningún tipo de estudio o formación en las cuatro semanas anteriores a la EPA.
Ismael Sanz
Profesor de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC)
19 de noviembre de 2019
0

Entre 2014 y 2019, la tasa de abandono educativo temprano ha pasado del 21,9% de 2014 al 17,2%, una disminución importante de 4,7 puntos porcentuales. Se trata de una evolución positiva. El abandono educativo se redujo en España aún con mayor intensidad entre 2008 y 2014, en los años de la crisis económica y los inmediatamente posteriores. Un mayor número de jóvenes continuaba estudiando cuando el mercado de trabajo no ofrecía posibilidades de empleo.

En cualquier caso, desde 2014 el abandono educativo ha seguido disminuyendo, aunque sea con menor intensidad, cuando España ya estaba en fase de recuperación económica y la tasa de paro bajando. Para que se mantenga en el tiempo esta reducción del abandono habría que incrementar la matrícula en FP Media, que en los últimos años ha tenido una repentina caída. La disminución del abandono temprano es uno de los objetivos de educación y formación de la UE para 2020.

En concreto, la Comisión estableció como meta reducirlo al 10,0% en el conjunto de la Unión y al 15,0% en España. País Vasco (6,6%), Asturias (11,9%), Galicia (12,7%) y Madrid (12,9%), son las Comunidades con menos jóvenes entre los 18 y 24 años que hayan abandonado sus estudios.

En cualquier caso, desde 2014 el abandono educativo ha seguido disminuyendo, aunque sea con menor intensidad, cuando España ya estaba en fase de recuperación económica

La reducción de la tasa de abandono educativo temprano en España se ha producido por el incremento en los graduados en Bachillerato, FP Media o FP Básica de los jóvenes entre 18-24 años El hecho de que más jóvenes españoles terminen sus estudios de secundaria de segunda etapa es positivo porque con esas enseñanzas elevan de su grado de competencia, tanto para la formación posterior como para el empleo, competencias que serían mucho más difícil desarrollarlas si abandonan sin finalizar Bachillerato, FP Media o FP Básica. A nivel individual, los jóvenes que tienen secundaria superior terminada tienen menos probabilidad de estar desempleados y mayor nivel de salarios, con respecto a los que sólo alcanzan la ESO.

0
Comentarios