fbpx

Convertir el aula en una pirámide para estudiar el Antiguo Egipto

Los alumnos de 1º y 2º de Primaria del Colegio "Sant Josep" de Carmelitas Misioneras de Barcelona aprenden competencias y contenidos en el antiguo mundo de los faraones.
Martes, 10 de marzo de 2020
0

Acercar el Antiguo Egipto a los niños puede ser algo complicado. Pero las docentes Carme Díez y Natalia Salvat demuestran que no solo no es complicado, sino que puede ser muy divertido y entretenido.

En el proyecto que lleva por nombre: Egipto, ¡Vaya lío!, participan conjuntamente los cursos de 1º y 2º de Primaria y forma parte del proyecto vertical del Colegio “Sant Josep” de las Carmelitas Misioneras de Barcelona denominado La máquina del Tiempo. Este proyecto vertical pretende despertar la curiosidad en los alumnos y dar a conocer algunas de las etapas más interesantes de la historia para, a través de ellas, poder interpretar mejor la realidad actual.

Para el colegio y los profesores el trabajo por proyectos es fundamental. Parte de un elemento sorpresa muy motivador con el fin de despertar en los alumnos las ganas de descubrir, hacerse preguntas y ser protagonistas de su propio aprendizaje de manera significativa. Este trabajo por proyectos permite llegar más allá de lo que se conseguiría con un sistema de aprendizaje convencional.

"

Había tantas cosas que nos fascinaban que enseguida nos entusiasmamos con las posibilidades que nos ofrecía el proyecto

"

En ¡Vaya lío! Se abordan las principales características de la vida en el Antiguo Egipto: quiénes eran los egipcios, cómo era su cultura, los inventos que han llegado hasta nuestros días, los jeroglíficos, el arte, las creencias, su estructura social, sus pirámides y templos… Las maestras afirman: “Había tantas cosas que nos fascinaban que enseguida nos entusiasmamos con las posibilidades que nos ofrecía el proyecto”.

El primer día, los alumnos se encontraron la clase convertida en una gran pirámide. En su interior, les daban la bienvenida un misterioso sarcófago y unos jeroglíficos para descifrar que contenían el título del proyecto.

Una vez presentado el proyecto, se formaron los equipos de trabajo cooperativo que rápidamente empezaron a organizarse buscando nombres originales para el equipo, repartiendo los roles y estableciendo los principales objetivos. A través de distintas destrezas y rutinas de pensamiento fueron compartiendo este maravilloso viaje:

  • “Veo, pienso, me pregunto” en las actividades audiovisuales donde los alumnos mostraban la curiosidad, la capacidad de exploración y la creatividad. Asimismo, permitía potenciar las habilidades sociales de intercambio de ideas y la participación.
  • “Compara y contrasta”, que permitía a los alumnos analizar y estructurar la información que habían aportado para trabajar aspectos como la pirámide social.
  • Estrategias de trabajo cooperativo como “Folio giratorio” para desarrollar la importancia del rio Nilo para los habitantes del Antiguo Egipto.
  • “Uno, dos, cuatro” o “Lápices al centro” para que todos los miembros del equipo tuvieran las mismas oportunidades de participar, de aprender juntos, de interactuar entre ellos y ayudarse a sacar conclusiones. Por otro lado, “El saco de las dudas” en todas las actividades permitía resolver las dudas que pudieran surgir durante el proyecto.
Una clase convertida en una gran pirámide
1 de 4

Los alumnos han tenido la oportunidad de trabajar en diferentes áreas curriculares y con diferentes agrupaciones, con niños de su propia clase y en sesiones conjuntas de ambas clases. Las profesoras aseguran: “Tenemos claro que en Carmelitas Misioneras la diversidad del alumnado es un valor que enriquece el contexto educativo”.

La motivación por parte del alumnado ha sido muy llamativa y su buena actitud ante el proyecto ha quedado patente al realizar las actividades, poemas, adivinanzas, un mini sarcófago con su momia, máscara de Tutankamón, como a través de las impresiones manifestadas por las familias y la cantidad de información y objetos aportados desde casa.

Actividades en clase
1 de 3

Una de las actividades que más expectación creó fue la visita al Museo Egipcio de Barcelona. Según Díez y Salvat: “Fue una experiencia extraordinaria. Los niños estaban emocionados interactuando con el guía, observando todos aquellos objetos que les permitían constatar en directo todo lo que habían aprendido e imaginado”.

La visita al museo acabó con la realización de un taller de momificación. Además, un miembro del equipo del Museo visitó las instalaciones del centro y quedó muy sorprendido del desarrollo del proyecto e incluso el Museo publicó un tweet en el que los felicitaba por hacer llegar la egiptología a los más pequeños.

El producto final fue un gran mural que plasmó una imagen de la vida cotidiana en el Antiguo Egipto con todos los elementos que configuraban sus características culturales, económicas y sociales alrededor de su eje vertebrador: el río Nilo.

Visita al Museo Egipcio de Barcelona
1 de 1

A lo largo del proyecto, en las diferentes metacogniciones, los alumnos han expresado que se sentían como verdaderos egiptólogos y que les encantaría viajar a Egipto. Para la Celebración del aprendizaje se preparó un Kahoot para jugar conjuntamente alumnos y familiares. Finalmente, los niños explicaron las diferentes actividades realizadas y el producto final.

Las cinco semanas en las que ha tenido lugar este viaje en el tiempo han hecho de los alumnos de este colegio del barrio de Gracia en Barcelona sean los verdaderos protagonistas de su propio aprendizaje.

0
Comentarios
  1. Fernando Boillos
    10 de marzo de 2020 14:14

    Felicidades a mis compañeras que han realizado este magnífico proyecto. Unas cracks!!!

  2. yo
    27 de noviembre de 2020 00:44

    #QUEDATE EN CASA