fbpx

Enrique Ossorio: “Las charlas que imparten las asociaciones Lgtbi no me parecen adoctrinadoras”

El consejero de Educación de Madrid critica la nula voluntad de diálogo del Gobierno sobre la ley Celaá y no ve necesario el PIN porque no han recibido ninguna denuncia por parte de las familias.
José Mª Moya y Beatriz GámezMartes, 10 de marzo de 2020
0

© JORGE ZORRILLA

En lo que llevamos de legislatura, el Gobierno madrileño no ha parado: ha extendido el programa bilingüe a las etapas más tempranas, ha ampliado la autonomía de los centros en cuanto a la definición de su proyecto educativo y la atención a la diversidad, y ha defendido la libertad de las familias a la hora de elegir. Pero quiere ir más allá y situarse como baluarte frente al “enfoque estatalista” de la Lomloe que ha aprobado el Gobierno. Ossorio reivindica Madrid como un espacio de libertad, donde no se pongan trabas a la escuela concertada y no se cuestione la libertad de las familias a elegir modelo educativo. En concreto, adelanta que atenderán las nuevas necesidades de escolarización mediante oferta pública, pero también con nuevos conciertos.

Pregunta. El Gobierno dice que quiere consensuar la Lomloe, pero la realidad parece ser otra. ¿Cuál es su valoración?
Respuesta. —Es muy negativa. Se trata de una ley cuya redacción no tiene el consenso ni de las comunidades autónomas, ni de los partidos políticos, ni de la comunidad educativa. Por tanto, está claro que el Gobierno actual no quiere hacer primero un pacto y luego una ley.

El escenario político ha cambiado respecto al momento en que se redactó la Lomloe. ¿Habrá giro a la izquierda en la tramitación parlamentaria?
—En efecto, tenemos un Gobierno socialcomunista y nos preocupa que incluso haya un giro aún más a la izquierda de las posiciones de entonces. Como también nos preocupan las declaraciones que ha hecho la ministra Celaá de corte estatalista, como que la función de los padres en la Educación de sus hijos es accesoria o cuestionando el 27.3 de la Constitución.

En muy probable que el Gobierno necesite los votos del PNV o de JxCAT. ¿Pueden hacer de muro de contención frente a esa deriva hacia la izquierda?
—Pues no está nada claro. El Gobierno de JxCAT con ERC en Cataluña acaba de publicar un decreto que pretende regular la escolarización sometiéndola a la programación educativa de la Generalitat y es muy lesiva con el derecho de las familias a elegir en libertad. Los padres solo podrán elegir sobre la programación ya realizada. Es decir, en vez de presentar las instancias en los centros educativos, se presentarán en las comisiones de escolarización municipales. A este paso vamos a acabar como en Corea o Cuba. Es muy preocupante.

“Tenemos un Gobierno socialcomunista y nos preocupa que aún haya un giro a la izquierda en las posiciones de esta nueva ley educativa”

En el Acuerdo PSOE-Podemos suprimieron el compromiso que aparecía en el programa del PSOE de mantener los centros de Educación Especial. ¿Siguen en riesgo?
—Sí, parece que están obsesionados con suprimir los centros de Educación Especial. Todavía creo que existe ese riesgo, pero sinceramente engañaría si no dijera que creo que está remitiendo de alguna manera. Pero sí que es verdad que de ese texto se podía interpretar que los colegios de Educación Especial segregan, cuando es todo lo contrario.

El último anuncio de la ministra hace pocos días fue ese año de prácticas que deberá hacer todo futuro profesor…
—No puedo hablar mal de ello porque en la región ya lo tenemos implantado. Para nosotros no supone ninguna novedad. Lo novedoso hubiera sido añadir un examen previo al acceso a la función docente.

Toca hablar del ‘pin parental’, ¿cómo ha quedado en Madrid?
—Ha decaído profundamente y ya no hablamos de él porque en Madrid no hay adoctrinamiento. Los padres en la Comunidad de Madrid están satisfechos con las charlas que se dan en los centros. Yo creo que Vox y gente que en esta materia opina como ellos tienden a decir que hay charlas que están adoctrinando. Y ese es el error. ¿Hay charlas? Claro que sí porque es bueno, pero en esas charlas no se adoctrina.

Por tanto, ¿las charlas que imparte las asociaciones vinculadas al movimiento Lgtbi no le parecen adoctrinadoras?
—No, no me lo parecen. Al final, lo que no conoces te da miedo y te produce rechazo. Por tanto, los alumnos tienen que conocer la realidad de nuestra sociedad y ser conscientes de que no se puede acosar a nadie por su identidad sexual. Además, tenemos la prueba de que no hay denuncias; es decir, si esas charlas fueran indebidas o excesivas en los contenidos tendríamos quejas por parte de las familias.

“Nuestro fin prioritario es dar una Educación de calidad y no medirla en función del gasto”

¿No le parece que esas charlas tienen un enfoque antropológico determinado, como lo tendría si las impartiera una asociación religiosa?
—La realidad de la sociedad española es divers y que los niños conozcan esa diversidad yo creo que es bueno. No nos podemos poner una venda. Ese personal externo ha sido seleccionado por el centro y la dirección ha considerado que era positivo. Además, siempre hay un profesor del centro durante las charlas. Finalmente, la Inspección comprueba que no se produce nada indebido. Y, como digo, la prueba del algodón es que no haya denuncias.

La inversión en Educación no universitaria es tan solo del 3,6% del PIB. ¿De qué forma van a conseguir elevar la inversión al 7%?
—Esta es una de las cuestiones que plantea la Lomloe y el acuerdo entre Unidas Podemos y PSOE. Sin embargo, nosotros lo que siempre hemos defendido es conseguir buenos resultados educativos, puesto que gastar por gastar no es el objetivo. El dinero que se invierte en Educación es un dinero que aportamos todos con los impuestos. Por lo tanto, nuestro fin prioritario es dar una Educación de buena calidad, no medirla en función del gasto. No obstante, cada vez tenemos más peticiones de personal de Pedagogía Terapéutica (PT), Audición y Lenguaje (AL), personal de apoyo, de aulas de Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD)… y eso cuesta dinero. Esto es bueno, pero hay que invertir con racionalidad y eficiencia.

En este sentido, el número de especialistas en PT y AL actual, según el Informe 2019, no cumple con las ratios legales. ¿Cómo van a aumentar el número?
—Nosotros sostenemos que cumplimos las ratios, pero cada vez los equipos de orientación nos piden más PT, AL y aulas TGD. Por tanto, en esa materia tenemos que avanzar. Esta medida está en el programa electoral de Gobierno con Ciudadanos. Por ejemplo, para el curso 2019-20 las aulas TGD se han incrementado en un 94%.

Según subraya el sindicato ANPE, la mayoría de los centros educativos madrileños no cuenta con la figura del enfermero escolar. ¿Por qué no se implanta?
—Queremos avanzar en ello porque también es una de las 155 medidas del programa de Gobierno que pactamos con Ciudadanos. No obstante, la situación actual es que en todos los centros educativos donde un médico ha certificado que un alumno necesita el apoyo de un graduado universitario en Enfermería, lo tiene. De hecho, tenemos 350 en Infantil y Primaria y 50 en Secundaria. En total, 400 enfermeros en centros educativos. Con ellos cubrimos todas las prescripciones médicas que hemos recibido. De todas formas, queremos seguir avanzando, porque lo tenemos en el programa de Gobierno, pero lo queremos hacer con sensatez; es decir, no podemos tener personal sanitario especializado en los centros educativos sin hacer nada.

Han anunciado que van a modificar la escolarización de los gemelos para que no se les separe en los centros escolares. ¿Por qué?
—Nos hemos reunido con distintas asociaciones que nos han presentado estudios que indican que lo preferible es juntar a los gemelos. Antes se pensaba que lo mejor era separarlos, pero estudios más recientes recomiendan lo contrario. Así pues, a partir de ahora, en las normas de los centros se va a indicar que los gemelos deben estar en la misma aula. Solamente en caso de que la familia o el centro consideren por determinadas razones que no deben estar juntos, estarán separados.

“La OCDE ya no quiere una relación directa con nosotros”

¿Qué posibles concursos hay para nuevos centros concertados?
—Lo primero que quiero decir es que nosotros no tenemos ningún complejo; es decir, vamos a atender la demanda de las familias. Por eso, estamos analizando las necesidades de escolarización de zonas que están creciendo como El Cañaveral, Villalbilla, Las Tablas, Arroyomolinos, Rivas Vaciamadrid, Valdemoro y el Ensanche de Vallecas. En estos momentos, el más cercano es el de El Cañaveral. Por otro lado, en Rivas hemos pedido terrenos para construir un centro concertado y no nos los conceden por puro sectarismo. Cuando ellos tienen dos concertados y uno que depende del propio ayuntamiento.

¿Hay bloqueo en algún otro ayuntamiento?
—En general los ayuntamientos de izquierdas no quieren ceder terrenos para construir centros concertados.

¿Por qué el Programa Bilingüe genera peores resultados que el Programa Sección?
—Sección da mejores resultados y tenemos que evolucionar hacia él en todos los centros, pero de manera paulatina. De momento, hemos incrementado el bilingüismo en las etapas de 0-3 y en 3-6, así como en Primaria. Si esto funciona bien, podríamos rebajar el inglés en Secundaria y especialmente en Bachillerato para que los alumnos den en castellano determinadas asignaturas.

¿Esa rebaja en Secundaria y Bachillerato es porque perjudica a la adquisición de conocimientos?
—No, los resultados son mejores porque al final los alumnos que dan más inglés, que son los de Sección, sacan muy buenas notas. No solo en inglés, sino en el resto de asignaturas.

Entonces, ¿por qué rebajan el bilingüismo en esas etapas?
—Porque pensamos que en Secundaria y Bachillerato es bueno que determinadas asignaturas como Historia o Geografía se den en castellano y porque es en las edades tempranas cuando los idiomas se aprenden con más facilidad.

Lo pregunto porque algunos profesores culpan al bilingüismo de los malos datos obtenidos en PISA.
—Los datos que tenemos demuestran lo contrario. Sí que es verdad que hay una gran diferencia entre los de Sección y Programa, pero si obtienes la media sacan mejor nota los alumnos de bilingüismo.

Hablando de PISA, ¿se ha aclarado si toda la prueba estaba contaminada y no solo la de Comprensión Lectora como admitió la OCDE?
—Hemos estado en contacto con la OCDE desde que publicaron los resultados. Nos han dicho que seguirán investigando, pero que ya no quieren tener una relación directa con nosotros. Yo creo que el Ministerio no ha actuado bien porque hubo problemas de aplicación evidentes. El control de calidad ha bajado radicalmente y ese es el problema. Es una pena que unas pruebas que eran serias y que para mí eran referente estén en tela de juicio absoluto.

¿Se han planteado salir?
—Existe la posibilidad, pero por ahora no la contemplamos.

La decisión de aumentar una hora de Educación Física ha recibido criticas. ¿Tocar el currículo siempre levanta suspicacias?
—En efecto, ha habido críticas, pero yo creo que está consolidada la idea de que se quiere una hora más de esta materia. Y solo se pueden hacer dos cosas: o poner una hora más o quitarla de otra asignatura. El primer caso hubiera sido rechazado. Y en el segundo, puestos a quitar algo, no quisimos quitar ni Matemáticas ni Lengua. Así pues, viendo en Secundaria la lista que hay de asignaturas de libre configuración autonómica y específicas voluntarias, que son entre 10 y 14, pensamos que lo mejor es que cada centro educativo elija una. CCOO nos pidió quitar la Religión, pero no la podemos eliminar porque es de oferta obligada para el centro y voluntaria para los alumnos.

Otros frentes abiertos

  1. Exámenes de septiembre. Respecto a si los exámenes de recuperación van a seguir siendo en junio, el consejero subraya que ya no hay vuelta atrás. “Esta medida ayuda a la conciliación familiar y los informes realizados indican que se están obteniendo resultados positivos”. Sin embargo, Ossorio admite que hay algunos temas que todavía hay que pulir. “Este modelo da menos tiempo para impartir el currículo y hay que dar una solución para que los que aprueban en primera convocatoria no pierdan el tiempo”.
  2. Programa Accede de gratuidad de libros de texto.
    La valoración del programa es muy positiva pese a los problemas que surgieron de puesta en marcha. “El acuerdo marco fue recurrido y quedó suspendido. Entonces, se buscó una solución basada en contratos menores. Yo sufrí mucho porque en la Administración las tramitaciones son largas, había que agrupar todas las facturas, hacer un expediente, llevarlo a la Intervención general, etc. De verdad que no pudimos hacer más para que todo fuera rápido, pero la Administración tiene sus tiempos. Ahora el acuerdo marco ya está vigente y confiamos en que el año que viene vaya mejor”.
  3. Programa Raíces de gestión de centros.
    Bastantes centros se han quejado del mismo debido a su ineficacia. No obstante, Ossorio afirma que Raíces está en una continua mejora. “Se implantó en el año 2018 y ahora está instalado en el 90% de los centros. Es cierto que su implantación ha sido dura como ocurre siempre que se adopta un programa integral de gestión en la Administración, pero cada vez funciona mejor. Además tenemos Roble, que es la aplicación para el contacto entre las familias y los centros”.
  4. Escuelas infantiles.
    El Informe 2019 del Consejo Escolar de Madrid insta a la Consejería a sustituir la política de cheques-guardería para las plazas del primer ciclo de Infantil por la creación de una amplia red de escuelas infantiles públicas de gestión directa. Ossorio, aunque dice respetar la opinión del Consejo Escolar, se reafirma en la posición de no solo mantener, sino de aumentar los cheques: “Apostamos por la doble vía. Tenemos una en Infantil 0-3 en los públicos y en los conveniados gratuita y de la que se benefician 36.500 niños. Además, 33.000 alumnos reciben cheque escolar y nuestra idea es extenderlo”.
0
Comentarios
  1. Noticias | Del 6 al 13 de marzo - UCETAM
    11 de marzo de 2020 07:05

    […] ⇒ Leer más ⇐ […]