¿Por qué aprendes?

Ana Municio
Licenciada en Psicopedagogía y maestra
17 de julio de 2020
0

“La realidad no nos enseña nada. Sólo se limita a responder a nuestras preguntas. Si no le preguntamos nada, no nos dirá nada”. Werner Heisenberg, físico.

¿Te has planteado alguna vez por qué aprendes lo que aprendes?, ¿por qué hay veces que sientes un impulso de aprender algo y se convierte casi en una obsesión?, y además, como te interesa tanto, encuentras información relacionada con ello por todas partes.

Cuando te encuentras con el deseo de saber y te entusiasmas con un tema, aprender se convierte en un placer. Esto suele ocurrirnos cuando el objeto de nuestro aprendizaje no está entre nuestras tareas obligatorias, cuando responde a nuestros intereses personales, a nuestras aficiones o a acontecimientos muy importantes que van a cambiar nuestra vida.

¿Cómo convertir el aprendizaje en el motor de su motivación interna, de modo que le doten de sentido, de que experimenten ese placer por el saber? Puestos a hacernos preguntas, deberíamos partir de ésta para lograr el mejor aprendizaje de nuestros alumnos.

Durante estos meses en los que hemos experimentado la necesidad de motivar en remoto a nuestros alumnos, de sujetarles en las conexiones, quizás sea más pertinente que nunca preguntarnos, ¿cómo conseguir que nuestros alumnos se motiven por lo que aprenden, que trabajen de forma autónoma y disfrutando de seguir formándose?

Podemos darle vueltas al aprendizaje significativo de Ausubel (1960), al diseño instruccional del e-learning, al aprendizaje profundo sobre el que estamos reflexionando después de leer a Hattie (2017), podemos seguir dándole muchas vueltas…

Sin embargo, todas nos van a llevar a una conclusión, aprendemos de forma efectiva cuando aprendemos lo que queremos aprender. Cuando el aprendizaje deja de vivir en el campo de lo obligatorio y pasa al campo de lo que tiene sentido, aporte valor o nos empodere. Es entonces cuando disfrutamos aprendiendo.

¿Cómo convertir el aprendizaje en el motor de su motivación interna, de modo que le doten de sentido, de que experimenten ese placer por el saber?

¿Qué mejor momento, que en este escenario insólito en el que nos ha puesto el Covid19, para plantear otro tipo de aprendizaje para nuestros alumnos? Uno que les implique, en que se fomente la autonomía desde la voluntad de querer aprender y la curiosidad. Tenemos que dar vida al currículo, de manera que el aprendizaje se fundamente en la disposición del estudiante como sujeto que se apropia del sentido de lo que aprende.

‘‘Descubrir el conocimiento como un paraíso perdido es quizás la meta más profunda que una escuela pueda proponer a sus estudiantes: no lo hará de manera aislada, se necesita un verdadero ecosistema que atraviese el currículo, la didáctica, la organización escolar y el sistema completo”, Alex Rivas, 2019

David Perkins comienza su libro Educar en un mundo cambiante diciéndonos que no nos va a responder sobre qué merece la pena aprender hoy en día; en la línea de la pregunta que os planteo, creo que es una buena postura. Por que sí, existen grandes temas de comprensión que son imprescindibles considerar desde el aprendizaje formal, pero ¿por qué los van a aprender? Igual que Perkins en su libro, considero que aprendemos aquello que parte de nuestros propios cuestionamientos, determinar estas preguntas, enmarcar los contenidos dentro de esos grandes temas de compresión, junto a nuestros aprendices, nos facilitará que se apropien de la necesidad de aprender.

Leyendo a los investigadores del Proyecto Zero de Harvard, que llevan años visibilizando el pensamiento y otros autores que están estudiando cómo se llega a aprendizajes profundos, una idea, ya descubierta en la práctica del aula, se ha afianzado en mí:

“El pensamiento se define no solo por la adquisición de habilidades, sino que es modelado por motivaciones, actitudes, valores y disposiciones. Por lo que la enseñanza debe provocar sentimientos, de valor, disfrute y sentido”, (Tishman, Perkins y Jay 1994).

Feliz verano lleno de aprendizajes voluntarios. Sería genial conocer qué has aprendido de manera informal, y cómo lo has hecho, durante este tiempo de desaceleración tan necesario.

Para saber más:

  • Entrevista a David Perkins: ¿Qué vale la pena aprender en la escuela? Visto en https://www.educaixa.com/es/-/entrevista-a-david-perkins-que-vale-la-pena-aprender-en-la-escuela- (Recuperado 2020/07/12)
  • David Perkins. (2016) Educar en un mundo cambiante. Ediciones SM
  • Héctor Ruiz Martín. ¿Cómo aprendemos? Una aproximación científica al aprendizaje y la enseñanza. Ed. Graó
  • José Antonio Marina. (2011) La educación del talento. Ed. Ariel
  • Alex Rivas (2019) ¿Qué hay que aprender hoy? Ed21 Fundación Santillana.

Visto en https://fundacionsantillana.com/publicaciones/que-hay-que-aprender-hoy2/ (Recuperado 2020/07/12)

0
Comentarios
  1. Resumen semanal de noticias del 12 al 18 de julio - Agenda Educativa
    19 de julio de 2020 13:12

    […] ¿Cómo convertir el aprendizaje en el motor de su motivación interna, de modo que le doten de sentido, de que experimenten ese placer por el saber? […]

  2. Elouise
    16 de agosto de 2020 10:43

    Great web site. Plenty of helpful info here. I am sending
    it to several friends ans also sharing in delicious.
    And obviously, thank you for your effort!