Claroscuros en las aulas

Manuel Carmona
Profesor universitario
21 de septiembre de 2020
0

Avanzamos en las primeras semanas del nuevo curso académico en colegios e IES, y las universidades se van sumando de forma progresiva al inicio del mismo. Ante tales circunstancias, el maestro Rúas y un servidor estamos recorriendo los caminos de España para pulsar la realidad del día a día de millones de docentes, estudiantes y familias. En este primer trayecto digital, recorremos las provincias de Sevilla, Málaga, Palencia, Huelva, Madrid, Valencia, Ciudad Real y Toledo. Viajamos por 5 de las 17 regiones: Andalucía, Castilla León, Madrid, Comunidad Valenciana y Castilla La Mancha.

En los últimos cuarenta años, el arranque del curso siempre ha estado marcado por una serie de circunstancias comunes. Una de ellas ha sido la progresiva incorporación de nuevos docentes a las escuelas y a los institutos durante todo el mes de septiembre y parte de octubre. Sobre el puente de la Hispanidad, los claustros de docentes se completaban. Esas plazas no estaban cubiertas desde primeros de septiembre fruto de dos realidades: la burocracia de las administraciones públicas cogía sus vacaciones veraniegas y no lo dejaba resuelto.

Y la inepta clase política, salvo minoritarios ejemplos loables, permitía y consentía ese vacío de las plantillas de las instituciones educativas. Así limitaban la inversión en personal que sabían desde el final del curso anterior que estaban obligados a hacer.

En sucesivos estudios de campo que Rúas, otros investigadores y yo estamos realizando, se puede cotejar. Véase por ejemplo éste de la Fundación Signo realizado con 17 hospitales de Tercer nivel de España de todas las Comunidades Autónomas. O lo que está pasando en este IES de Daimiel, donde su Dirección y Jefatura de Estudios de común acuerdo con el resto de docentes se han negado a empezar el curso de forma presencial hasta que no se cumplan las medidas exigidas.

Y la inepta clase política, salvo minoritarios ejemplos loables, permitía y consentía ese vacío de las plantillas de las instituciones educativas

A día de hoy en muchos centros no se están cumpliendo las medidas básicas, y sus claustros también han de mirar más allá de cobrar su plus de Dirección y ciertas AMPAS o familias más allá de dejar a su hijo o hija en el colegio o en el IES para irse a trabajar. Es la pescadilla que se muerde la cola, pero el dolor del mordisco será más grave para unos y otros, para todos, conforme se disparen los casos de contagios, las hospitalizaciones, los casos en UCI y fallecimientos.

En un colegio concertado de Sevilla con todas las líneas desde Infantil hasta 2º de Bachillerato, a pesar de todas las medidas que están implantando dentro de sus recursos y posibilidades, a diario lucha con la falta de más personal y de otros materiales comprometidos por las autoridades administrativas y políticas. Éstas se concentran en crear una carga normativa hecha por gente que desconoce la realidad de los centros y ajena a las circunstancias actuales.

En un IES de la provincia de Huelva, referente en formación y comunicación digital, se ven obligados a hacer las reuniones de docentes vía online para garantizar la salud de todas las personas. Y lo más grave para esta entidad y muchas otras de la comarca es la carencia de nuevos profesores de apoyo para atender las necesidades diarias. La Consejería de Educación de Andalucía solo les ha contratado 5 profesores de apoyo Covid para el desdoble de algunas asignaturas. Con la particularidad de que solamente los ha contratado hasta noviembre. Clama al cielo porque durante el mes de diciembre se termina de formar y evaluar a los discentes.

Además, para una labor fundamental como la limpieza y desinfección, solo ha podido incorporar a una limpiadora nueva en horario de mañana. Y para colmo, debido a las características arquitectónicas de las aulas del centro, como en la mayoría de IES, apenas hay tres palmos entre mesa y mesa y un metro entre cada estudiante de la fila. A destacar un aula nueva abierta para el grupo de alumnado con unas necesidades educativas y formativas especiales.

En un colegio de primaria de Málaga, tras el positivo de una profesora, todo el equipo docente y laboral está de cuarentena, y se ha vuelto a la formación online.

En un colegio de primaria de Málaga, tras el positivo de una profesora, todo el equipo docente y laboral está de cuarentena, y se ha vuelto a la formación online

En un IES de Palencia, los profesores de refuerzo que se solicitaron no han llegado a 21 de septiembre. Y dada la singularidad de sus edificios y pasillos, hay que hacer malabarismos para impedir la aglomeración de los jóvenes cuando van a entrar o salir de las clases. El profesorado se ocupa de cumplir a diario con la limpieza del mobiliario e instrumental básico para ejercer sus responsabilidades.

¿Dónde hay rayos de luz?

En la Primaria de la ciudad y provincia de Toledo, se han reforzado con todos los docentes que se han pedido, duplicándose las aulas en aquellos centros que su arquitectura lo ha permitido.

En cambio, en Secundaria y Bachillerato, también en las tierras toledanas hay falta de desdoble de aulas porque no hay suficientes nuevos profesores contratados. La ratio no baja de los 30 estudiantes por clase, la misma de cursos anteriores. Se repiten las dificultades a la hora de las entradas y salidas que resultan caóticas. Por supuesto, cumpliéndose con el uso de geles y mascarillas en todas las materias incluso en Gimnasia, donde se ha optado por ejercicios y juegos individuales.

También nos llegan rayos de esperanza desde un instituto de Formación Profesional en Valencia especializado en la rama sanitaria, entre otros itinerarios formativos, en el que su equipo directivo, docente y de administración están pudiendo cumplir con las medidas de contingencia dictadas por la Consejería de Educación. Incluso cumplen con la ratio que marca la distancia social entre estudiantes.

Y en un IES catalogado de excelencia en el centro de Madrid, sí disponen del espacio suficiente para cumplir con las distancias de seguridad, y se han desdoblado los grupos que pueden seguir al profesorado de forma presencial y en simultáneo al conectar dos clases con cámaras. Asimismo, toman la temperatura de los jóvenes al llegar cada día. Y cada curso tiene una puerta de entrada y salida para acceder al recreo. Completan las medidas de higiene con 3 limpiadoras de refuerzo en horario matinal.

 

0
Comentarios