Luces en la oscuridad

Manuel Carmona
Profesor universitario
15 de septiembre de 2020
0

Durante las pasadas vacaciones, hemos viajado por Andalucía, Castilla y León, Castilla- La Mancha, La Rioja y Madrid. Hemos transitado desde grandes ciudades como la capital de España o Sevilla, hasta urbes y pueblos de la España vacía (Soria, Miño de Medinaceli, Fuentearmegil), pasando por municipios de gran solera y con importante población como Sanlúcar de Barrameda, Carmona o Arnedo.

En cada uno de esos viajes, nos hemos tratado con precaución con familiares, amigos y gente que íbamos conociendo por esos caminos. Casi todo el mundo usando sus mascarillas y aplicándose las medidas de higiene básicas. En ninguno de esos lugares la pandemia del Covid 19 se ha vuelto a disparar, por ahora está controlada.

Frente a los datos sesgados que la mayoría de los medios de comunicación públicos y privados se obstinan por propagar, nuestro contacto con esas realidades y con estudios de investigación que estamos llevando a cabo, nos llevan a ser optimistas con moderación. Las cifras sobre las que tenemos que prestar atención a diario son el número de personas ingresadas, de éstas las que entran en las UCI y las fallecidas.

Los números de personas infectadas, porque se están haciendo en todas las regiones entre un 50% y 60% más de pruebas PCR, son solamente evidencias que muestran que desde junio hasta ahora se están practicando esos protocolos clínicos que antes solamente se hicieron a enfermos que llegaban con el Covid 19 a hospitales y centros de Atención Primaria, por no citar a los que fallecieron a causa del virus y fueron diagnosticados en sus autopsias.

Frente a los datos sesgados que la mayoría de los medios de comunicación públicos y privados se obstinan por propagar, nuestro contacto con esas realidades y con estudios de investigación que estamos llevando a cabo, nos llevan a ser optimistas con moderación

Esta es la realidad sanitaria con matices a día de hoy que el verano está llegando a su fin en España. Por eso frente al ruido tóxico de redes sociales, medios desinformados o que manipulan, y decisiones cobardes de determinados gobiernos a nivel internacional que muestran signos evidentes de nacionalismos, es menester explicaros esto.

Pero también las otras caras que muestra la realidad socioeconómica de España durante este estío en muchos puntos de nuestra geografía, sin llevar esta máxima a la generalidad. A diario, vemos en telediarios cómo se propone por parte de grandes touroperadores de otros países cancelar o acortar sus vacaciones a alemanes, británicos y demás. Y, sin embargo, en cada uno de los rincones de nuestro país por los que hemos viajado en el último mes hemos apreciado cómo las circunstancias son otras a las difundidas por los medios de desinformación masiva.

En Carmona (Sevilla), su Parador, una joya palaciega árabe magníficamente conservada, en los meses de junio y julio la ocupación ha sido del 100%. Y a mediados de agosto sus habitaciones estaban ocupadas al 90% por españoles, alemanes, franceses… Este último dato era una alegría para su personal porque durante agosto baja históricamente su ocupación de forma notable, y este 2020 está siendo al revés.

En Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), ciudad de donde partieron Magallanes y Elcano junto a 265 hombres para dar la primera vuelta al mundo en 1519 y a la que volvieron solo 18 en 1522, está viviendo un verano magnífico como nos comentaron los ejecutivos del Hotel Barrameda y los propietarios de restaurantes, bares y cafeterías. La alegría y el dinamismo era las notas predominantes en sus calles y establecimientos con la mayoría de la gente usando medidas de protección.

A diario, vemos en telediarios cómo se propone por parte de grandes touroperadores de otros países cancelar o acortar sus vacaciones a alemanes, británicos y demás

Los outlets Más por Menos de Arnedo (La Rioja) durante el estado de alarma no han sufrido una caída espectacular en sus ventas. El uso de páginas webs y otras app para las ventas de sus productos desde hace años les ha permitido torear con buen son la situación.

En Muñecas o Medinaceli (Soria) y en la propia capital Soria, los nativos o los veraneantes han estado dando vida a la economía local a través de sus bares, campings, hoteles, casas rurales, restaurantes y cafeterías. Era habitual sobre todo en Soria ver las terrazas ocupadas con la gente cenando.

En Sevilla, en un barrio emblemático como la Alameda, –desde las 7 de la tarde hora futbolera este verano para los sevillistas– hasta las primeras horas de la madrugada, se podía ver a vecinos y turistas dando vida a la hostelería. En Mercasevilla, en el sector de la venta mayorista de pescados y mariscos, durante los meses de marzo a julio, “se ha limpiado”, expresión del gremio para describir que se ha vendido todo casi todos los días.

Los grandes grupos de fabricación de automóviles en España desde este mes han contratado a personal para tres turnos diarios, e incluso uno de ellos por vez primera en la historia ha puesto un turno más los fines de semana. Esas importantes altas de trabajadores son frutos de la demanda de coches porque la gente tiene miedo a viajar en transporte público. Las proyecciones de esas empresas automovilísticas es acabar 2020 con 2.200.000 coches nuevos vendidos, 100.000 más que en 2019. Ya sus ventas fueron muy destacables en junio, julio y agosto y se mantiene la tendencia en septiembre.

Por no hablar de las cosechas agrícolas en todas esas provincias: aceite de oliva y aceituna, girasol, algodón, lavanda, vinos y uvas, trigo, cebada o centeno, yero. Todas con unas perspectivas halagüeñas para los labradores.

Para concluir esta radiografía nacional, pese a las dificultades que implica este tiempo como cualquier época de la Historia, ¿por qué no aprendemos a centrarnos en lo que va bien para impulsarlo y mantenerlo, y en lo que va mal para mejorarlo y transformarlo?

0
Comentarios