Una experiencia que transforma miradas

Rafael Jesús Almazán. Director del CEIP La Alhóndiga (Getafe. Madrid).
En Sus ZapatosJueves, 17 de septiembre de 2020
0

Rafael Almazán, director del centro, en una de las sesiones de "En Sus Zapatos".

Recuerdo el día en que la Jefa de Estudios de mi centro, Paula Romero Cabanillas, me dijo que quería impartir en el colegio un seminario denominado “En sus zapatos”, un Programa de Educación Emocional y Teatro de Conciencia para la mejora de la convivencia escolar. Al principio dudé, a pesar de la golosa propuesta, puesto que debido a las características del centro no tenía todas conmigo de que fuera a funcionar.
Tras la formación de “En Sus Zapatos” en el centro he de decir que ha nacido en nosotros el deseo de ayudar a esa persona que puede estar sufriendo y no tiene otra manera de manifestarlo que con violencia. Puedo afirmar, como Director del centro que dirijo, que se ha producido en muchos de nosotros un “cambio de mirada” hacia las personas que nos rodean, familias, alumnos, compañeros…

En el 100% de los casos, hemos resuelto en conflicto con prácticas restaurativas evitando la expulsión de nuestro alumnado.

Sesión de formación a docentes
1 de 5
Los alumnos practican la respiración consciente
2 de 5
Docentes en una actividad del programa
3 de 5
Alumnos en una sesión de "En Sus Zapatos"
4 de 5
Una sesión de formación a familias
5 de 5

Durante las sesiones del programa “En Sus Zapatos” se ha creado un clima de afecto y confianza, porque gracias a la estructura del programa hemos podido compartir reflexiones y sentimientos entre nosotros. Parece increíble que personas que nos conocemos desde hace tanto tiempo, nos cuenten ahora, situaciones de su vida personal que desconocíamos totalmente, y pudiendo empatizar con ellas.

Hemos adquirido una alfabetización emocional, técnicas para buscar la calma y para realizar una gestión alejada de la violencia, creando de esta forma una cultura de paz y una mejora de la convivencia. También nos han enseñado técnicas asertivas para la resolución positiva del conflicto, prácticas restaurativas frente a los castigos punitivos, y mostrado la importancia del perdón verdadero.

Algunos de los resultados de lo aprendido y puesto en práctica es que un 100% de los casos, hemos resuelto en conflicto con prácticas restaurativas evitando de esa manera la expulsión de nuestro alumnado.

Para poder llegar a lo anterior, el aprendizaje se ha dado primero en todos los docentes, ya que, de lo contrario, no se ofrecería un correcto modelaje a los alumnos. Hemos hecho un ejercicio de voluntad para poder integrar en nuestro día a día la correcta gestión emocional.

Un aprendizaje mediante el teatro

El programa “En Sus Zapatos” está diseñado de una manera que permite adquirir los aprendizajes a través del teatro; un teatro que escenifica las emociones. A los alumnos les ha facilitado visualizar aspectos de la persona que no podrían verse de otro modo, por ejemplo, las emociones y los pensamientos de las que éstas se alimentan.

Del mismo modo, el hecho de que dos personas interpreten al personaje y a su emoción, es clave para captar la idea que la persona no es su comportamiento. Cuando se logra hacer esa distinción, se manifiesta la empatía, nos ponemos “En Sus Zapatos” y entendemos mejor lo que le está pasando.

“Por último, no me gustaría concluir este escrito sin destacar la mejora que este programa ha significado en nuestras vidas, tanto a nivel familiar como profesional. Donde antes se originaba un conflicto, con consecuencias irreversibles en muchos casos, ahora se ve una solución y un aprendizaje de dicho conflicto. Y seamos realistas, ya que los conflictos forman parte de nuestras vidas y es algo con lo que tenemos que convivir, lo debemos tomar como oportunidades para crecer emocionalmente.

Como decía el filósofo chino Confucio…

“Es posible conseguir algo luego de tres horas de pelea, pero es seguro que se podrá conseguir con apenas tres palabras impregnadas de afecto.”

Dar las gracias a todos/as los que han hecho posible que este seminario llegue a nuestras vidas, en especial a la Jefa de Estudios del centro el cual dirijo.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

 

0
Comentarios