fbpx

Aumento de la inteligencia humana, ¿espejismo o realidad?

El conocido como Efecto Flynn demuestra que cada generación tiene un cociente intelectual tres puntos superior al de la anterior, en el que influye la adaptación de la sociedad a los cambios.
Alba BartoloméMiércoles, 11 de noviembre de 2020
0

Un total de 129.498 estudiantes superdotados, el 90%, están escolarizados en nuestro país, pero no han sido identificados y no reciben Educación específica. © MATIASDELCARMINE

En numerosas ocasiones se escucha a los padres decir que sus hijos son más listos que ellos. Una generalización que, según los expertos, podría llegar a ser cierta.

En el año 1984, James R. Flynn, investigador neozelandés, descubrió que el cociente intelectual (CI) de los seres humanos se había incrementado de forma sorprendente en todos los países a lo largo de todo el siglo XX.  El incremento se estaba produciendo en cada país de forma diferente, pero constante. En España, el cociente intelectual de la población había aumentado en 19 puntos en tan solo 28 años. Un descubrimiento al que en el libro americano The Bell Curve llamaron el Efecto Flynn y que provocó el nacimiento de numerosos estudios con el fin de explicar el porqué de este incremento. La alimentación, la situación socioeconómica, la genética, el género o la raza fueron algunos de los conceptos en los que grandes investigadores y psicólogos basaron sus teorías que, aún en la actualidad, siguen creando gran controversia en todo el mundo. 

Efecto Flynn

Los estudios de Flynn demuestran que cada generación tiene un cociente intelectual tres puntos superior al de la generación anterior. Si una persona hiciera la prueba de cociente intelectual utilizada hace un siglo sacaría un promedio de 130. Mientras que, si la población de hace 100 años efectuara el test de hoy, tendría un CI promedio de 70, el punto por debajo del cual se considera que la persona tiene una discapacidad.

Existen múltiples teorías que intentan dar respuesta a este suceso. Muchas investigaciones hablan del papel que juega la genética en los rasgos de comportamiento de la persona, como la inteligencia y la personalidad. Sin embargo, Flynn no cree que la inteligencia de la población dependa solamente de la herencia y, por lo tanto, de la genética. En su opinión, las pruebas de inteligencia miden la inteligencia académica, la que se aprende con la práctica y el aprendizaje y, por lo tanto, el efecto del aumento en las puntuaciones de las pruebas de inteligencia tendría que ver más con el ambiente que con un mejor desarrollo del cerebro humano, razón que podría explicar también las diferencias raciales en base al diferente desarrollo cultural.

La neurociencia afirma que el uso de tecnologías digitales no solo nos facilita la vida, sino que genera beneficios cerebrales

Los cambios que ha sufrido la Educación podrían ser la explicación de este aumento. Cada vez más personas asisten a la escuela y los métodos de enseñanza han evolucionado, apartándose de la simple memorización de nombres, fechas y hechos para centrarse en el razonamiento. La segunda hipótesis tiene que ver con los cambios sociales, y con la idea de que las personas han aprendido a trabajar mejor en un tiempo más reducido, enfocándose al tipo de razonamiento que miden los test de cociente intelectual. La tercera hipótesis habla de la mejora de la alimentación y, por tanto, de un mayor rendimiento en todos los ámbitos de la vida.

El estilo de crianza que busca empujar a los niños para que logren objetivos desde una edad temprana podría ser otro factor, así lo dice Flynn en su charla TED sobre el Efecto Flynn, donde también habla de como en los países mas industrializados la curva de crecimiento del cociente intelectual cada vez se aplana más, ya que el aumento no puede durar para siempre y es posible que en los países más desarrollados se haya llegado a un estancamiento en el crecimiento. 

Nativos digitales

Actualmente, para muchos científicos la explicación del aumento del cociente intelectual se debe a la complejidad que presentan las nuevas tecnologías, que permiten al niño “alternar como si nada la mensajería instantánea con el correo electrónico para poder comunicarse con sus amigos y sumergirse en inmensos mundos virtuales adoptando nuevas tecnologías multimedia y resolviendo los problemas con toda la naturalidad del mundo”, dice el escritor norteamericano Steven Johnson.

En esta misma línea, Patricia Greenfield, de la Universidad de California en Los Ángeles, afirma que los niños expuestos a los medios audiovisuales, habituales desde la primera infancia, desarrollan habilidades específicas de análisis visual en las que superan a sus padres, puesto que es una generación mucho más audiovisual que las anteriores, capaz de identificar y extraer solo la información relevante, recordando las ideas claves sin incluir más información. La neurociencia afirma que el uso de las tecnologías digitales no solo nos facilita la vida, sino que también nos genera beneficios cerebrales.

Población actual

Entonces, ¿nos estamos volviendo más inteligentes? Flynn no cree que tenga que ver con una mayor capacidad intelectual, sino con la existencia de “una gama más amplia de problemas cognitivos que podemos resolver mejor que las personas de principio de siglo. Pero eso es solo porque la sociedad nos pide que lo hagamos”. Es posible que hayamos mejorado en algunos aspectos que miden los test de cociente intelectual, pero que no lo hayamos hecho en otros. La discusión sigue abierta y solo el tiempo podrá resolver esta cuestión. Mientras tanto, los datos muestran la realidad de un sistema educativo que no atiende como debería las necesidades de los niños con más capacidad intelectual.

Solo están identificados 34.113 alumnos con altas capacidades, de los 8.161.144 alumnos en total escolarizados.

Según las estadísticas más recientes del Ministerio de Educación y Formación Profesional sobre el curso 2017-18 solo tenemos identificados 34.113 alumnos de altas capacidades (AA CC), de los 8.161.144 alumnos en total escolarizados en nuestro país, lo que representa un porcentaje de apenas el 0,42% del total. Esto supone que 129.498 estudiantes superdotados, el 90%, están escolarizados en nuestro país, pero no están recibiendo Educación específica.

La situación actual complica la identificación y apoyo a la Educación de los niños con altas capacidades. “No se pueden escudar en el virus y no atenderles alegando que tienen mucho retraso, ni poner impedimentos para convalidar los informes privados, que les han realizado otros psicólogos, para poder saber que les pasa y poner medios para su atención”, denuncia Alicia Rodríguez, presidenta de la Asociación Española de Superdotados y con Talento para niños, adolescentes y adultos. Rodríguez señala que la formación online permitió a los niños con AA CC avanzar libremente en los contenidos. “La experiencia online fue muy buena, pero todos sabemos que es imprescindible la relación con el colegio”.

Alicia Rodríguez, presidenta de la Asociación española de Superdotados y con Talento "

No se pueden escudar en el virus y no atender las necesidades de los niños con AA CC

"

Desde la Asociación recuerdan la necesidad de “motivar a estos niños y no obligarles a repetir contenidos que ya saben”. Entienden que la situación actual es difícil y destacan el papel clave de las familias y los profesores para que los niños sufran lo menos posible. “Intentamos que no les lleguen las noticias más alarmantes, pero es imposible y esto les produce más interés”.  No debemos olvidar que aunque sean “muy conscientes de la situación actual” no dejan de ser niños en pleno desarrollo cognitivo, pero también emocional.

Estereotipos y mitos de los superdotados

A lo largo de los años, la sociedad ha ido normalizando una serie de estereotipos sobre los superdotados, ejerciendo sobre ellos fuertes influencias que solo la ciencia puede destruir:

  • “Superhombres”. Una concepción errónea que lleva a la sociedad a tener actitudes de rechazo y prevención hacia las personas superdotadas.
  • Todo lo hacen bien. Algunos sí presentan habilidades en todas las  áreas, otros solo lo hacen en algunas específicas.
  • Inestabilidad emocional. Un estereotipo  que sigue a la orden del día. No todas las personas superdotadas son “débiles” o presentan problemas de adaptación al medio.
  • Éxito sin ayuda. La Educación Especial y el apoyo diferenciado ayuda a estos alumnos a desarrollar todo su potencial cognitivo.
  • Resultados escolares. Muchos niños con altas capacidades tienen malos resultados escolares, no todos sacan sobresalientes pues se aburren o sufren situaciones de acoso en clase.
  • Test de inteligencia . Algunos tipos de superdotación y de talento no son evaluados sólo mediante los test de inteligencia, sino que entran en juego otros  factores.
  • Rasgo estable y evidente . Algunos superdotados desarrollan muy pronto su capacidad, estable durante toda la vida; otros, no son detectados hasta que son adultos.
0
Comentarios