fbpx

El pleno del Congreso aprueba la ley Celaá por 177 votos a favor, 148 en contra y 17 abstenciones

El pleno del Congreso ha aprobado este jueves la reforma educativa del Gobierno, la Lomloe, que ahora pasa al Senado en su recta final parlamentaria antes de poder convertirse en la octava ley educativa en democracia.
RedacciónJueves, 19 de noviembre de 2020
0

La ministra Celaá en una de las sesiones del Congreso.

El proyecto de ley con el que se quiere derogar la Lomce o ley Wert ha obtenido 177 votos a favor, 148 en contra y 17 abstenciones. Al tratarse de una ley orgánica, se necesitaba de una mayoría absoluta (176 de los 350 diputados de la Cámara alta).

En esta última sesión del Congreso se han aprobado también las últimas enmiendas y se han rechazdo otras. Así, se ha aprobado que los alumnos de ESO deberán conocer el papel social de los impuestos y la justicia fiscal dentro de la asignatura de Valores Cívicos y Éticos que fija la Lomloe. Se ha establecido a través de la enmienda transaccional entre Compromís y Más País Equo y a la que se han unido PSOE, Unidas Podemos, Grupo Republicano y Junts per Catalunya.

En uno de los cursos de Secundaria se tiene que estudiar Valores Cívicos y Éticos y, según la enmienda, se prestará “especial atención” a la reflexión ética, se incluirán contenidos referidos a la Constitución, al conocimiento y respeto de los Derechos Humanos y de la Infancia, a la Educación para el desarrollo sostenible y la ciudadanía mundial, a la igualdad de mujeres y hombres, y al valor del respeto a la diversidad. Además, ahora se suma el comprender “el papel social de los impuestos y la justicia fiscal, fomentando el espíritu crítico y la cultura de paz y no violencia”.

Se habían presentado para debate y votación este jueves un total de seis enmiendas transaccionales. Además de la citada sobre el conocimiento de los jóvenes sobre los impuestos, había otra sobre los centros concertados con la firma de PNV y Junts per Catalunya, a la que habían mostrado su apoyo PP, Ciudadanos y Vox, pero que no se ha aprobado. En ella se especificaba que las enseñanzas reguladas por esta ley se programarían por las administraciones educativas teniendo en cuenta la oferta existente de centros públicos y la autorizada en los centros privados concertados. Y se añadía que las administraciones educativas “programarán la oferta educativa de modo que garanticen la existencia suficiente de plazas públicas y aquellas que garanticen la prestación del servicio público de la educación, especialmente en las zonas de nueva población”.

Tampoco han salido adelante otras tres enmiendas transaccionales acordadas entre el PP y UPN en defensa de los centros concertados y una última para que el alumnado elija entre una asignatura sobre religión confesional y otra aconfesional.

0